Agua destilada, nuevo sabor vital





Agua destilada, un nuevo sabor vital

Una destiladora doméstica para obtener agua pura de Aguapur


El agua del grifo se deposita en la cubeta (1), por efecto de una resistencia eléctrica en la base se caliente y hierve (2), el vapor pasa por su serpentin (3) y se condensa (4) para finalmente atravesar un filtro de carbón activo (5) antes de depositarse en el recipiente (6).


Con el agua destilada descubriremos nuevos sabores a los alimentos cocinados




El agua destilada nos limpia de toxinas
Una de las principales funciones del agua es eliminar las toxinas y la sal inorgánica del cuerpo. Por esa razón el agua destilada o agua pura contribuye a nuestra salud. En este sentido es conveniente hacer ayunos periódicos de un día tomando únicamente agua pura. Una correcta cantidad de agua destilada ayuda a mantener el nivel de colesterol bajo. Muchos higienistas aconsejan el agua destilada por sus beneficiosas propiedades. Las personas nerviosas precisan una mayor cantidad de agua destilada pues no olvidemos que las células cerebrales se componen en un 70 % de agua. La sangre, que se renueva cada noventa días, podemos aligerarla de la carga de minerales inorgánicas y toxinas tomando abundante agua ya sea con alimentos ricos en agua pura o bebiendo agua destilada. El secreto de una buena salud reside en una limpieza interna. Y los minerales inorgánicos que constituyen una fuente de problemas de salud pueden limpiarse con el agua destilada. Una correcta hidratación de nuestro cuerpo es esencial. Muchos de los trastornos de salud, sin embargo, pueden solucionarse con una dieta no tóxica ortotrófica (no salada y si rica en minerales orgánicos, no seca y concentrada y si hidratada, no hiperproteica y si hipoproteica, no hipercalórica y si energética, no hipertóxica y si atóxica) a base de alimentos crudos, esencialmente vegetales. Pero, insistimos que beber agua destilada puede ser un ayuda muy saludable para mantener un organismo limpio. Algún día reconoceremos que disponer de agua potable no es lo esencial sino disponer de agua pura como lo era antaño el agua de lluvia. Mientras continuemos sumergidos en la contaminación química que nos rodea la destilación del agua es una alternativa para gozar de una buena salud.

Agua pura, agua vital
El agua es imprescindible para la vida. Los humanos somos en casi tres cuartas partes agua. Reponer este preciado líquido es esencial para garantizar los procesos metabólicos básicos. Obtener agua potable se ha convertido en a lo largo de la historia de la humanidad en un requisito básico de toda civilización. Los manantiales, los ríos y lagos han sido fuentes naturales para aprovisionarse de agua. Sin embargo, en nuestra sociedad la obtención de agua potable se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza de la población dado el elevado grado de contaminación. Actualmente, ni el agua de lluvia está exenta de contaminación. Aunque en esencia el agua de las nubes es agua evaporada por la energía solar y que podríamos definir como agua pura, destilada, al precipitarse capta todas las sustancias tóxicas presentes en la atmósfera. Y ya no digamos de las aguas de ríos y manantiales que llevan disueltas sustancias tóxicas como nitratos, fenoles, radioactividad, insecticidas, detergentes, metales pesados, etc. Todo ello sin olvidar a los microorganismos que aprovechan el alto contenido de materia orgánica para desarrollarse. Microorganismos en la mayoría de los casos patógenos y que pueden incluso causarnos la muerte. Ante esta realidad las autoridades han definido los estándards para definir el agua como potable. Para ello se la somete a un tratamiento físico-químico para extraer las sustancias más tóxicas y los microorganismos patógenos. Sin embargo, esta agua definida como potable no está exenta de minerales y sales diversas que según el origen geológico de donde se obtiene puede contener hasta un total de sólidos disueltos (TDS) en valores de 1.000 ppm.

Destilar el agua para liberar su potencial químico
Probablemente, hayas oído hablar de que el agua destilada es perjudicial para la salud. Sin embargo, el agua es tan sólo agua. La carga mineral que pueda contener no es más que un añadido. Cuando nuestro organismo utiliza en sus procesos fisiológicos el agua sólo utiliza el H2O y debe deshacerse de la carga mineral inorgánica que lleva. O sea, que cuando bebemos agua con sales de calcio, magnesio u otros estas deben ser eliminadas puesto que no son asimilables. Esta carga mineral del agua puede mezclarse con el colesterol y otras sustancias orgánicas contribuyendo a formar una gruesa placa en las arterias. Puesto que el agua destilada es tan sólo agua no contribuye a cargar de minerales inasimilables. En realidad cuando tomamos fruta el agua que nos aporta es equivalente al agua destilada. El agua destilada no ejerce acción alguna sobre las moléculas orgánicas de nuestra estructura celular. El riñón es una órgano que limpia sólo lo inútil y dañino como la cal o el sodio y otras sustancias que pueda contener el agua. Por ello la afirmación que el agua destilada se lleva los minerales del cuerpo es totalmente falsa. El agua destilada lo que hace es limpiar los minerales inorgánicos que no son asimilables por nuestras células.

El agua fuente de salud
Una pérdida de agua del 22 % del peso corporal es mortal. La deshidratación es la causa de la muerte en algunos procesos como la disentería. El 25 % del valor calórico de los alimentos se disipa en la sudoración a través de los poros de la piel de forma que de este modo podemos regular nuestra temperatura. El agua se necesita en el proceso de la respiración y también para el buen funcionamiento de las mucosas. El mejor lubrificante del cuerpo humano es el agua. Y, sin embargo, el cuerpo humano se comporta como una si fuera una jarra sin fondo que continuamente está perdiendo agua que hay que renovar. El agua que hay que renovar equivale a unos 2,5 litros diarios de agua que debemos obtener de los alimentos o directamente ingiriendo agua. Especialmente, rico en agua es la aportación que hacen las grasas. Sabemos que unos 10 kg de grasa pueden aportar 10,71 kg de agua. Este es el mecanismo que le permite sobrevivir al camello que permiten que un centenar de kilos de grasa de su giba le proporcionen 107 kg de agua. En realidad, si tomáramos una dieta rica hidratada como son las verduras, frutas, etc. a penas necesitaríamos beber agua y además nos aportan toda el agua destilada imprescindible. Sin embargo nuestra dieta dista mucho de ser de este estilo. Por todo ello es imprescindible beber más agua. Que quede claro que la necesidad de beber agua en cantidad obedece a una dieta escasamente hidratada.

El agua destilada como alternativa
El agua es H2O con la cual cuando nuestro cuerpo necesita agua no hace distinciones de donde la obtiene. Recordemos que de todas maneras la solución no está en beber mucho en adoptar una dieta cruda y suficientemente hidratada. Nuestro organismo precisa de agua, pero químicamente pura. En este sentido sólo el agua obtenida por una destiladora es 100  % 100 puro hidrógeno y oxígeno. Es indispensable como disolvente tomando parte en todas las funciones fisiológicas de nuestro cuerpo. El agua destilada es siempre beneficiosa, especialmente si procede de los vegetales o de frutas.

Desgraciadamente el agua potable que se nos suministra viene cargada de minerales. Por ello, una destiladora es un electrodoméstico muy útil para obtenerla en nuestro hogar. Algunos higienistas consideran que una destiladora no es un lujo sino algo necesario para la supervivencia en este contaminado mundo. El agua destilada es una agua que ha sido vaporizada por el calor de una resistencia eléctrica y precipitada por condensación al ser enfriada. Las sales, minerales inorgánicos así como todos los contaminantes que lleva disueltos o en suspensión quedan depositados al fondo de la cubeta en su mayoría. La destilación nos provee del agua más pura que existe y tiene el sabor suave del agua de lluvia en un espacio no contaminado y es la mejor agua para beber.


La destiladora como electrodoméstico
Una destiladora nos evita de la dependencia de las aguas embotelladas que, por otra parte, tampoco están exentas de minerales que erroneamente se consideran beneficiosos. La destiladora nos permite obtener con un consumo de unos 3 kWh unos 4 litros de agua. Normalmente, van equipadas con un desconectador que las detiene al terminarse el agua en el recipiente del aparato de forma automática. El residuo que queda en el fondo en forma de crosta calcárea puede ser fácilmente eliminada con una pequeña aportación de vinagre u otro  y dejando reposar para que lo disuelva en unas horas y limpiar así el  recipiente.

En muchas ciudades el agua de boca es muy dura, en otras palabras muy cargada de sales. A parte de tener un sabor poco agradable esta agua está demostrada que no es nada buena para la salud. Existen otras metodologías para reducir los sólidos disueltos en el agua como la ósmosis inversa. Sin embargo, la destilación a pesar de que supone un consumo energético evita el rechazo que provocan las membranas osmóticas que llega a ser del 60 %. El única agua mineral orgánica y beneficiosa es la que aportan frutas y verduras. El agua embotellada de baja mineralización sólo puede ser aconsejable como alternativa al agua potable con exceso de carga mineral. Sin embargo, la cuestión es porqué alimentar a las multinacionales que explotan los manantiales naturales y nos llenan de residuos plásticos si podemos liberarnos de las mismas destilando el agua del grifo y obtener agua sin carga mineral. También existen destiladoras solares, aunque lamentablemente, precisan de una mayor superficie que la disponible en nuestras viviendas y no están al alcance de la mayoría como las destiladoras eléctricas.


Artículo inspirado en el libro Water Connection de Marc Ams