You are here

Al Gore: un desafío generacional para reenergizar América (1/2)





Al Gore: un desafío generacional para reenergizar América
Traducción completa del discurso de Al Gore del 17/07/2008.
El texto original y el vídeo del discurso se encuentran en www.wecansolveit.org

El 17 de Julio de 2008, en Washington DC, el ex-vicepresidente de Estados Unidos Al Gore pronunció un inspirado discurso para dar a conocer y promover la idea y la necesidad de que Estados Unidos opte por un sistema de generación eléctrica basado 100% en energías renovables libres de carbono. Gore hace un llamamiento a la movilización nacional para afrontar la crisis económica, de seguridad nacional y climática a la que se enfrenta la población estadounidense y el mundo entero. Llama a la sociedad de EE.UU. a liderar el desafío que supone reconvertir el sistema energético nacional para superar la dependencia extrema del petróleo importado que sufre el país.






Al Gore en Washington DC, en Julio del 2008, en el discurso en que propuso transformar el sistema energético americano en 100% renovable.


El coste de la gasolina no para de subir en EE.UU. y en todo el mundo.










Las energías renovables y la eficiencia, como los ejes clave sobre los que sostener una política de renovables 100%.






Damas y caballeros:

Hay épocas en la historia de nuestra nación en las que nuestra propia forma de vida depende de disipar ilusiones y despertar al desafío de un peligro actual. En tales momentos, estamos llamados a movilizarnos rápida y audazmente para sacudirnos de encima la autocomplacencia, dejar de lado viejos hábitos y elevarnos, con la mirada clara y alerta, a la necesidad de grandes cambios. Los que, por cualquier motivo, rechazan hacer su parte, deben ser persuadidos a que se unan al esfuerzo o pedirles que se aparten del camino. Así es este momento. La supervivencia de los Estados Unidos de América como la conocemos está en peligro. Y aún más - si más fuera requerido -, el futuro de la civilización humana está en juego.

No recuerdo una época en nuestro país en que tantas cosas parecían ir tan mal simultáneamente. Nuestra economía está en una baja forma terrible y va a peor, los precios de la gasolina están aumentando dramáticamente, así como las tarifas de la electricidad. Se están externalizando los trabajos. Las hipotecas domésticas están en apuro. Los bancos, las empresas de automóviles y otras instituciones de las que dependemos están bajo una presión cada vez mayor. Distinguidos altos cargos de negocios están diciéndonos que esto es apenas el principio a menos que encontremos el coraje para realizar algunos cambios importantes rápidamente.

La crisis del clima, particularmente, está empeorando mucho - mucho más rápidamente de lo previsto.
Los científicos con acceso a los datos de los submarinos de la Marina que atravesaban por debajo el casquete glaciar del Polo Norte han advertido que ahora hay una probabilidad del 75 por ciento de que en el plazo de cinco años el casquete glaciar entero desaparezca totalmente durante los meses del verano. Esto aumentará la presión de deshielo sobre Groenlandia. Según los expertos, el glaciar de Jakobshavn, uno de los más grandes de Groenlandia, se está deshaciendo actualmente a una velocidad más rápida que nunca, perdiendo 20 millones de toneladas de hielo a diario, equivalente a la cantidad de agua usada cada año por los residentes de New York City.

Dos estudios importantes de expertos de la inteligencia militar han advertido a nuestros líderes sobre las peligrosas implicaciones en la seguridad nacional por la crisis del clima, incluyendo la posibilidad de centenares de millones de refugiados del clima que desestabilizarían naciones en todo el mundo.

Hace apenas dos días, 27 altos estadistas y líderes militares retirados advirtieron de la amenaza en la seguridad nacional de un “tsunami de energía” que sería activado por la pérdida de nuestro acceso al petróleo extranjero. Mientras tanto, la guerra en Iraq continúa, y ahora la guerra en Afganistán parece que empeora.

Y a propósito de ello, ¿nuestro tiempo se está volviendo extraño, no es así? Parece que hayan más tornados que los que nuestra memoria recuerda, sequías más largas, aguaceros mayores e inundaciones récords. Incendios sin precedentes están quemando en California y en otras partes del oeste americano. Temperaturas más altas nos llevan a una vegetación más seca que facilitan los mega-fuegos de la clase de los que han estado rabiando en Canadá, Grecia, Rusia, China, Suramérica, Australia y África. Los científicos del Departamento de Geofísica y Ciencia Planetaria en la Universidad de Tel Aviv nos dicen que por cada aumento de un grado en la temperatura, las tormentas de relámpagos aumentarán un 10 por ciento. Y es el relámpago, después de todo, el principal responsable actualmente de encender la deflagración en California.

Como a mucha gente, a mí me parece que todos estos problemas son más grandes que las soluciones que hasta el momento se han propuesto para ellos, y esto me está preocupando.
Estoy convencido de que una de las razones por las que hemos parecido paralizados frente a estas crisis es nuestra tendencia a ofrecer viejas soluciones a cada crisis por separado - sin tomar en cuenta las otras. Y estas propuestas anticuadas no sólo han sido ineficaces: casi siempre incluso hacen empeorar las otras crisis.

Con todo, cuando miramos estos tres desafíos aparentemente insuperables al mismo tiempo, podemos ver uno hilo de rosca común en su funcionamiento, profundamente irónico en su simplicidad: nuestra peligrosa sobre-confianza en los combustibles basados en el carbono está en la base de estos tres desafíos: las crisis de la seguridad económica, ambiental y nacional.

Estamos pidiendo prestado el dinero de China para comprar petróleo del Golfo Pérsico para quemarlo de manera que destruye el planeta. Cada parte de esto tiene que cambiar.

Pero si cogemos un extremo de este hilo de rosca común y tiramos fuerte de él, todos estos problemas complejos comienzan a desenredarse y nos encontraremos con la respuesta correcta a todos ellos en nuestra mano. La respuesta es terminar con nuestra dependencia extrema de los combustibles basados en el carbono.

En mi búsqueda por genuinas respuestas eficaces a la crisis del clima, he sostenido una serie de “cumbres de soluciones” con ingenieros, científicos, y CEOs (Chief Executive Officer, en inglés el encargado de máxima autoridad de la gestión y dirección administrativa en una empresa, organización o institución). En esas discusiones, una cosa se ha puesto claramente de manifiesto: cuando conectas los puntos, resulta que las verdaderas soluciones a la crisis del clima son las mismas medidas necesarias para renovar nuestra economía y para escapar de la trampa de los costes siempre crecientes de la energía. Por otra parte, son también las mismas soluciones que necesitamos para garantizar nuestra seguridad nacional sin tener que ir a la guerra en el Golfo Pérsico.

¿Qué pasaría si pudiéramos utilizar combustibles que no son caros, no causan contaminación y son abundantemente disponibles aquí mismo, en casa?
Tenemos tales combustibles. Los científicos han confirmado que cada 40 minutos llega suficiente energía solar en la superficie de la Tierra para cubrir el 100 por cien de las necesidades energéticas de mundo entero durante un año completo. Agarrar apenas una pequeña porción de esta energía solar podría proveer de electricidad a toda América.

Y bastante energía eólica sopla a través del pasillo de la región central de EE.UU. a diario también para hacer frente al 100 por ciento de la demanda de electricidad de los EE.UU. La energía geotérmica, es asimismo capaz de proporcionar enormes fuentes de electricidad para América.

La manera más rápida, más barata y mejor de comenzar a usar toda esta energía renovable está en la producción de electricidad. De hecho, podemos comenzar ahora mismo a usar energía solar, energía eólica y energía geotérmica para producir la electricidad para nuestros hogares y negocios.

Pero para convertir este emocionante potencial en una realidad, y solucionar de verdad los problemas de nuestra nación, necesitamos un nuevo comienzo.

Por eso es por lo que estoy proponiendo hoy una iniciativa estratégica diseñada para liberarnos de las crisis bajo las que estamos sumidos y recuperar el control de nuestro propio destino. No es la única cosa que necesitamos hacer. Pero este desafío estratégico es el eje de una nueva y audaz estrategia necesaria para reenergizar América.

Desafío hoy a nuestra nación a comprometerse a producir el 100 por ciento de nuestra electricidad de energía renovable y realmente limpia de fuentes de carbono en el plazo de 10 años.
Esta meta es realizable, alcanzable y transformadora. Representa un desafío para todos los americanos - de cada clase social: para nuestros líderes políticos, empresarios, innovadores, ingenieros, y para cada ciudadano.

Hace algunos años, no habría sido posible hacer público tal objetivo. Pero esto es lo que ha cambiado: las actuales notables reducciones de costes que comenzaban a ocurrir en la energía solar, eólica y geotérmica - junto con los dramáticos aumentos de precios recientes del petróleo y el carbón - han cambiado radicalmente la economía de la energía.

Cuando fui al congreso por primera vez hace 32 años, escuché a los expertos dando testimonio de que si el petróleo alcanzara nunca los US$35 por barril, las fuentes de energía renovables llegarían a ser competitivas. Bien, hoy, el precio del petróleo está sobre los US$135 por barril. Y, seguro, miles de millones de dólares de nueva inversión están fluyendo para el desarrollo de la energía térmica solar concentrada, de la fotovoltaica, de molinos de viento, de plantas geotérmicas, y de una variedad de nuevas maneras ingeniosas de mejorar nuestra eficacia y de conservar energía actualmente perdida.

Y como la demanda de energía renovable crece, los costes continuarán bajando. Déjeme darle un ejemplo revelador: el precio del silicio especial usado para hacer las células solares era recientemente de US$300 por kilogramo. Pero los más nuevos contratos tienen precios de hasta sólo US$50 por kilogramo.

Ustedes ya lo saben, lo mismo sucedió con los chips de ordenador - también hechos con silicio. El precio pagado por la misma función baja el 50 por ciento cada 18 meses - año tras año, y eso ha sucedido durante 40 años seguidos.


página siguiente >