You are here

Café ecológico 100% renovable con energía manual

Podemos hacernos un buen café expresso cultivado de forma ecológica, molido de forma manual sin consumir energía, calentando el agua con una cocina u horno solar y destilando el mejor aroma de la infusión con una cafetera expresso manual. Una nueva forma de degustar los sabores de la tierra, 100% ecológico y renovable.

 

El café es un árbol tropical que en su estado natural vive en el bosque. De su fruto se extrae el grano del que se obtiene este preciado brebaje estimulante y tan integrado en nuestra sociedad. Pero como todos los productos agrícolas, sólo una pequeña parte del cultivo del café es ecológico u orgánico. Tradicionalmente, el cafeto se solía sembrar a la sombra de otros árboles frutales de mayor porte. Hoy la técnica del cafeto "bajo sombra", conocida también como agroforestería, se realiza incluso aprovechando los árboles naturales del ecosistema. Con esta técnica de cultivo se obtiene un grano de mayor calidad y sabor, -incluyendo un menor porcentaje de cafeína-, los costos se llegan a disminuir, el ambiente es más sano para los cultivos y en el área se pueden combinar varios productos para el autoconsumo y el mercado.

El café cultivado "bajo sombra" mantiene los árboles de la montaña que reducen la radiación solar y protegen el suelo. De este modo se preserva la biodiversidad y se hace uso sostenible del agua y otros recursos. La certificación ecológica garantiza que el consumidor tenga la certeza que su café procede de un cultivo sostenible.

El cafetal bajo sombra también permite cultivar el cafeto sin necesidad de plaguicidas y fertilizantes químicos. El resultado de ello es que se evita la contaminación del agua y se conserva la riqueza del suelo. En la agricultura orgánica o ecológica, las plagas deben combatirse sin la intervención de sustancias químicas, -como los pesticidas o herbicidas. La fauna silvestre, especialmente, pájaros, abejas o murciélagos que viven en los árboles que dan sombra al café, encuentra buenas condiciones para desarrollarse en la agroforestería bajo sombra. Las poblaciones silvestres de estos animales son esenciales para mantener a raya las distintas alimañas e insectos dañinos para el cafeto. En algunas regiones, los murciélagos y las abejas desarrollan una labor inestimable para controlar las más de doscientas especies de insectos aficionados a las bayas de donde se obtiene la deliciosa infusión.

El cultivo ecológico del café exige pequeñas parcelas y se rige por normas internacionales de producción e industrialización que son verificadas por un sistema de certificación que garantiza la trazabilidad del café libre de productos de síntesis química. Perú es el principal productor de café orgánico o ecológico del mundo con 75 mil hectáreas certificadas de cultivo (2010) y que ha apostado fuertemente por este producto y para atender la fuerte demanda existente de este producto en el mercado internacional. Otros países productores de café orgánico, aunque a menor escala, son Bolivia, Cuba, Guatemala, Honduras, México o Perú.

El proceso de preparar el café empieza escogiendo un buen grano que hay que moler

 

El molinillo de café

Una vez el grano del café ha sido secado al sol o torrefactado y nos llega listo para prepararlo, exige ser molido. Algunos expertos defienden que la molida debe hacerse momentos previos a la elaboración de la infusión, ya que el café así obtenido tiene un mejor sabor y aroma. Tradicionalmente para ello se diseñó el molinillo de café o molino de café, una herramienta casera empleada en la cocina para moler los granos de café y prepararlos para degustar una taza de café con el mejor sabor. Estos molinillos se diseñaron para moler unas pocas dosis al instante. Su uso manual ha estado vigente hasta hace unas décadas que se implantaron los molinillos eléctricos.

 

La evolución de los molinillos de café se inicia a mediados del siglo XVII pero es a mediados del siglo XIX que aparecen los modelos más avanzados de molido manual. Los molinillos eléctricos se comercializan a finales de los años treinta del siglo XX.

Más recientemente, la pereza de la vida moderna ha llevado a la comercialización del café molido y conservado en un envase cerrado al vacío o incluso en polvo liofilizado. Estos métodos permiten conservar el aroma del grano molido, aunque una vez abierto el paquete, este aroma se empieza a perder.

Pero está claro que, quien quiere degustar no sólo el café, sino saborear el ritual de su preparación, es esencial moler el grano. El funcionamiento de un molinillo de café manual es bien sencillo y se basa en una palanca ubicada en la parte superior que gira unos engranajes internos que aplasta los granos enteros de café en un depósito superior de donde, una vez pulverizados entre los engranajes, caen a un depósito inferior. El café molido se recoge en un cajón inferior y está listo para ser depositado en la cafetera con agua hirviente, donde se prepara la infusión que permitirá extraer el mejor sabor a una taza de café. Este viejo artilugio sigue teniendo la magia que ninguna de las trituradoras eléctricas puede ofrecer. Algunos expertos reconocen que existe un tamaño de grano ideal para cada cafetera y tipo de preparación. Para café expresso, el molido debe ser tal que la preparación dure entre 25 y 30 segundos. Si tarda más, es que el grano está muy fino y si tarda menos, es que está muy grueso.

 

La cafetera expresso de acción manual

La cafetera manual Presso, un artilugio de diseño para hacer un café 100 % ecológico.

El café expresso (también llamado café exprés, express, espresso o solo) se obtiene pasando agua hirviendo a alta presión (entre 5 y 15 bares) por el café molido. El resultado es un café con más sabor más fuerte y que se distingue por su cremosidad y espuma marrón rojiza. Las máquinas de café industriales instaladas en bares son auténticos robots que muelen el café, lo presionan con un cazoleta que permite hacer un cierto vacío y finalmente se la atraviesa con agua hirviente a presión y así se destila el café expresso. Siguiendo los mismos principios todo este proceso se puede hacer de forma manual y preparando el agua caliente con energía solar. Puedes hacerte un café sin emplear energía fósil en ningún momento, con un molinillo, una cocina solar y una cafetera manual. Para nuestros banquetes solares en la terraza de nuestra oficina, descubrimos la cafetera expresso manual Presso, un genial artilugio diseñada por Patrick Hunt de Therefore Design. Está realizada con 100% aluminio reciclado que podrá reutilizarse de nuevo cuando nos queramos deshacer de ella, -que será probablemente ¡nunca!.

Su funcionamiento es bastante simple, pues en realidad se trata de una palanca de dos brazos sobre un émbolo que es el que da la presión al agua hirviente. Ésta se deposita sobre el recipiente situado en la parte superior de este émbolo manual. Lógicamente, podemos preparar el agua con cualquier artilugio solar tipo horno o cocina solar parabólica y de este modo prepararnos el café 100 % libre de energía eléctrica a partir del grano. Con un molinillo preparamos la molienda de grano de café ecológico, -y de comercio justo, ya puestos-, con una cocina solar calentamos el agua y finalmente, con la cafetera manual obtenemos un sabroso café expresso. En cada paso, podemos disfrutar del proceso y sentirnos dueños del sabor que nos podremos degustar.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

> Energía libre en la cocina

> Aplicaciones domésticas con energía humana

> Una alimentación con una huella baja en carbono

actualizado: 
04/11/2016
parte de: