You are here

Cal Gasparó




Cal Gasparó



Ficha técnica

Tipo de actuación: Rehabilitación con criterios ecológicos de una vivienda tradicional en entorno natural y con uso turístico.

Localización y fecha de la restauración: Planoles, comarca del Ripollès (Girona), 2006.

Características y objetivos de bioconstrucción: Mantenimiento de materiales y criterios de construcción tradicionales adaptados al medio, materiales ecológicos, captación de aguas pluviales y reutilización de agua, alta autosuficiencia energética, captación de energía solar térmica, calidad del ambiente interior.

Iniciativa: Enric Aulí (propietario).












Cal Gasparó es una antigua masía de piedra situada en el Pirineo catalán y restaurada siguiendo criterios de construcción sostenible, desde la conservación de materiales y la integración en el entorno hasta los sistemas de ahorro de energía y agua y la incorporación de energías renovables. Además, en buena parte de las actividades que se llevan a cabo en la masia, que se utiliza como restaurante y alojamiento rural, se practican y comunican valores ambientales.

Construcción tradicional adaptada al medio y materiales respetuosos
El edificio disfruta de orientación a sur y se protege de los vientos fríos del norte mediante la presencia de vegetación en forma de árboles de cierta altura. Los tradicionales gruesos muros de piedra presentan una baja capacidad aislante pero tienen una gran inercia térmica con lo que amortiguan las variaciones de temperatura entre el día y la noche de manera natural.

Respecto a los materiales, durante la restauración se mantuvieron las paredes de piedra originales, y para las reparaciones que fueron necesarias se utilizó el mismo tipo de piedra. También se conservaron las vigas y tablas de madera del techo original y para las nuevas vigas estructurales de madera se utilizó madera laminada procedente de explotaciones gestionadas de manera sostenible.

Se intentó siempre que fue posible utilizar materiales ecológicos acreditados por algún tipo de etiqueta ecológica. Así, las vigas y otros componentes de madera de la casa fueron tratados con una pintura ecológica caracterizada por evitar la proliferación de carcoma. En las pardes se utilizaron pinturas al silicato, que permiten la transpiración de los muros, y en la elección del color se mantuvieron criterios tradicionales de la zona. En los baños se instalaron duchas de vidrio y acero y en las paredes se aplicaron pinturas a la cal con una capa impermeabilizante.

Los elementos en hierro de escaleras, barandillas y soportes de iluminación fueron realizados en hierro de forja por un artesano local, y gran parte del mobiliario es reutilizado.


Uso eficiente de la energía y energías renovables
Para disminuir el consumo de energía en calefacción, durante la restauración de la casa se mejoró el aislamiento del edificio, sobretodo en la cubierta. Las paredes de piedra, de entre 50 y 60 centímetros de espesor, no se aislaron para poder aprovechar sus propiedades de inercia térmica. 

En el techo, que se reparó casi en su totalidad, se incorporó una estructura de listones de hierro y madera y aislamiento en forma de paneles de corcho, y finalmente una cubierta de teja cerámica envejecida.

Los cristales de las ventanas y ventanales se adaptaron a las diferentes orientaciones de la vivienda y se seleccionaron con el objetivo de reducir las pérdidas de energía. Por ejemplo, una gran ventada orientada a norte, creada para maximizar la ganancia de luz natural, presenta una capacidad de aislamiento similar al muro de piedra en el que se encuentra. Para aumentar la eficiencia de las aberturas también se restauró la carpintería de algunas puertas para mejorar su ajuste y reducir así las infiltraciones, y se colocaron contraventanas y cortinas.  

En lo que respecta a la iluminación, se trató de priorizar el uso de bombillas fluorescentes compactas de bajo consumo, aunque por problemas con la tensión de línea que llegaba al edificio finalmente tuvieron que sustituirse por luminarias convencionales.

Los electrodomésticos y los televisores se escogieron de bajo consumo y siempre que fue posible se escogió modelos que dispusieran de la correspondiente ecoetiqueta europea.

Por otro lado, el edificio dispone de una instalación de colectores solares de tubos de vacío para la generación de agua caliente sanitaria, dado que estos captadores presentan un buen rendimiento también en climas fríos y ventosos.  El soporte para calefacción y ACS es una caldera de leña de 30 KW que aprovecha biomasa de los bosques de la propia finca. La distribución del calor de calefacción se realiza mediante radiadores de hierro fundido, de gran inercia térmica, acordes con las características térmicas de la propia estructura de la masia.
Como fuente energética de reserva y uso en las cocinas se dispone de una caldera de propano de 30 KW.


Gestión racional del agua
La finca dispone de una captación propia de agua subterránea de gran calidad, que se almacena en un depósito para distribuirla por el edificio como agua potable, y que se somete a los controles pertinentes por parte de laboratorios homologados para asegurar que cumple todos los requisitos sanitarios.

Para disminuir el consumo de agua potable y reducir el volumen de aguas residuales se instaló una red separativa y un sistema de depuración biológica-mecánica que permite reutilizar el agua de duchas y lavamanos para lavar la ropa, abastecer las cisternas o regar el jardín. Se trata de reducir el consumo de agua todo lo posible, y por ello en todas las habitaciones se dispone de ducha en vez de bañera. También se realiza la depuración de aguas residuales en una instalación de oxidación biológica propia.

Calidad acústica del ambiente interior
Al encontrarse en un entorno natural libre de ruidos agresivos, el proyecto también trató por un lado de evitar que la masia se convirtiera en una fuente de ruido, y por otro trató de ofrecer unas condiciones ideales de descanso a los huéspedes, por lo que se prestó especial importancia al aislamiento acústico. Se utilizaron tuberías de propileno antirruido en los bajantes, y se aisló la sala de máquinas y otras dependencias, añadiendo al grueso muro de piedra una capa de corcho de gran densidad  y una pared de celucón. El tipo de pavimentos utilizados también reduce la transmisión de sonidos, y en la instalación de calefacción existe un sistema de control de la variación de potencia en las bombas para evitar la velocidad excesiva de circulación de agua en las conducciones, y con ello el exceso de ruido.


Un acercamiento holístico al funcionamiento ambiental del edificio
Otros detalles que reflejan el interés por aplicar criterios ambientales en todos los ámbitos de la casa son el estudio geomagnético del edificio que se realizó previamente a la reforma (en consecuencia se situaron las camas de forma que se evitaran los puntos conflictivos afectados por las corrientes de agua subterráneas), o el hecho de que la cocina utilice los vegetales cultivados en el huerto biológico propio y productos de la zona.
 
Finalmente, ya que uno de los atractivos de la finca como restaurante y casa de turismo rural son las características ambientales que incorpora, semanalmente se organiza una visita al edificio e instalaciones para los huéspedes en la que se dan a conocer sus características de en lo que respecta a construcción ecológica, ahorro de recursos y bienestar de los ocupantes.