You are here

China sustituye a Estados Unidos como principal consumidor mundial




China sustituye a Estados Unidos como principal consumidor mundial
Alerta 2 - 2005

Aunque Estados Unidos ha consumido de largo una gran parte de los recursos mundiales, esta situación está cambiando rápidamente con el avance de la economía china. China está superando el nivel de consumo de recursos, uno tras otro, de la superpotencia norteamericana.


La demanda de materias primas para la construcción en China está superando ampliamente la demanda estadounidense.


Las proyecciones en el crecimiento del parque de automóviles chino auguran que éste supere a Estados Unidos en pocos años.




Febrero, 2005.  Entre los cinco recursos básicos de alimentación, energía y materia prima industrial, –grano y carne, petróleo y carbón, y acero-, el consumo de China ha eclipsado ya el de Estados Unidos menos en el consumo de petróleo. China ha abierto brecha con el grano: 382 millones de toneladas en relación a las 278 millones de toneladas que consumió Estados Unidos el año pasado. En referencia al consumo de los 3 granos mayoritarios, el país más poblado del mundo lidera el consumo de trigo y arroz, y solamente va por detrás de Estados Unidos en consumo de maíz.

Aunque devorar hamburguesas es un elemento que define la forma de vida norteamericana, China consumido 63 millones de toneladas de carne durante el 2004  muy por encima de los 37 millones de toneladas de Estados Unidos. En el mismo país, la carne se distribuye uniformemente entre carne de vaca, de cerdo, y las aves de corral, pero en China el cerdo domina totalmente el mercado. De hecho, la mitad de los cerdos del mundo se encuentran en China.

En referencia al acero, un indicador clave del desarrollo industrial, su uso en China se ha elevado notablemente y actualmente es más de dos veces el de Estados Unidos: 258 millones de toneladas a 104 millones de toneladas en 2003. La población de China se urbaniza y el país se encuentra en la fase de construcción de su desarrollo, edificando centenares de millares de fábricas y gigantescos bloques de apartamentos y oficinas, hechos que provocan que el consumo chino de acero haya alcanzado niveles nunca vistos en ningún otro país.


Estados Unidos consume más petróleo que China por poco tiempo
En relación al petróleo, Estados Unidos todavía está sólidamente liderando el consumo superando por el triple el consumo chino: 20,4 millones de barriles por día en relación a los 6,5 millones de barriles en el año 2004. Pero mientras que el consumo de petróleo en Estados Unidos creció únicamente un 15% entre 1994 y 2004, su uso en el nuevo gigante industrial se ha más que doblado. Habiendo eclipsado recientemente el consumo de petróleo de Japón, China se erige ahora en segundo lugar solamente por detrás de Estados Unidos.

Observar el consumo de energía en China significa también considerar el carbón, recurso que provee casi dos terceras partes de la demanda energética. La quema de 800 millones de toneladas anuales de carbón en China, excede fácilmente las 574 millones de toneladas de carbón quemadas en Estados Unidos. Con el consumo el carbón excediendo de lejos el de Estados Unidos y con el rápido crecimiento del consumo de petróleo y gas natural, es solamente una cuestión de tiempo hasta que China se convierta también en el principal emisor de carbono mundial. Pronto el mundo puede tener dos disruptores importantes del clima.

Crecimiento en el consumo de todas las materias primas
Además del acero, China también lidera el consumo de otros metales, tales como el aluminio y el cobre. China no sólo ha alcanzado a Estados Unidos en el uso de estos materiales, sino que está ensanchando la diferencia, dejando a Estados Unidos en un distante segundo lugar.

En otra área clave, los nitratos, los fosfatos y el uso de potasa como fertilizantes esenciales, China consume más del doble que los Estados Unidos, 41.2 millones de toneladas a 19.2 millones de toneladas en 2004. En el uso de nutrientes que alimentan las cosechas, China es actualmente y de lejos líder mundial.


El crecimiento de la economía doméstica
Las ventas a nivel de economía de consumo de casi todas las mercancías, desde electrónica a automóviles, son altísimas en China. En ninguna otra parte del mundo el crecimiento en el sector de la electrónica ha sido más explosivo. En 1996 China tenía 7 millones de teléfonos móviles y Estados Unidos, 44 millones. Antes del 2003 China ya había alcanzado rápidamente los 269 millones, contra 159 millones en Estados Unidos. En efecto, China está superando la etapa de línea telefónica de tierra tradicional, optando directamente por la telefonía móvil.

El uso de ordenadores personales también está explosionando en China. Después de un inicio tardío, el número de ordenadores personales saltó a 36 millones en 2002 comparados con los 190 millones en los Estados Unidos. Pero si el número de computadoras en uso continua doblándose cada 28 meses, será solamente una cuestión de tiempo antes de que China, un país de 1.3 mil millones personas, alcance a Estados Unidos, que tiene una población de 297 millones.

Con los aparatos electrodomésticos, tales como televisores y neveras, China ha superado largamente y desde hace tiempo a Estados Unidos. Antes del 2000, por ejemplo, los aparatos de TV En China excedieron en número a los Estados Unidos por 374 millones a 243 millones. Con los refrigeradores, quizás el aparato electrodoméstico más caro, la producción en China alcanzó a la de Estados Unidos en 2000.

Entre los productos de consumo principales, China va por detrás de Estados Unidos solamente en automóviles. Antes del 2003 tenía 24 millones de vehículos de motor, apenas una décima parte de los 226 millones rodando por Estados Unidos. Pero si las ventas de coches continúan doblándose al igual que durante los dos años pasados, es evidente que la flota automovilística china crecerá rápidamente.

Y la carrera parece que está lejos de terminarse. Con una renta per capita anual de 5.300 US$ en 2004, una séptima parte de los 38.000 US$ de Estados Unidos, China tiene mucho trecho aún por hacer para alcanzar al país americano en los niveles de consumo per capita. Por ejemplo, a pesar del liderazgo de China en consumo total de carne, la carne consumida por persona es solamente de 49 kilogramos al año comparado con los 127 kilogramos en Estados Unidos. Mientras las rentas chinas sigan aumentando, el consumo de comestibles, energía, materias primas, y las ventas de los bienes de consumo también continuarán subiendo.

Las importaciones y el acceso a las materias primas en el mercado internacional
China ahora está importando cantidades inmensas de grano, soja, hierro, aluminio, cobre, platino, potasa, petróleo y gas natural, productos del bosque para la madera de construcción y el papel, y algodón para su industria textil líder mundial. Estas importaciones masivas han puesto China en el centro de la economía de las materias primas del mundo. Su apetito voraz para las materiales está generando no sólo el encarecimiento de los precios de estas materias sino también de las tarifas del transporte marítimo.

La necesidad del nuevo gigante industrial para acceder a las materias primas y a la energía está configurando su planeamiento en política exterior y seguridad. Las relaciones estratégicas con países ricos en recursos tales como Brasil, Kazakhstán, Rusia, Indonesia, y Australia se basan en contratos a largo plazo para la obtención de productos tales como petróleo, gas natural, mineral de hierro, bauxita y madera. Estos nuevos lazos estratégicos que se están conformando son bienvenidos en países como Brasil para poder hacer de contrapeso a la influencia de Estados Unidos.

China: la nueva superpotencia consumidora
El eclipse de China a Estados Unidos como nación consumidora se debe considerar como otra meta a lo largo de la trayectoria de su evolución como líder económico del mundo. El registro de niveles de ahorro doméstico altísimos y su enorme capacidad comercial son dos de las manifestaciones más visibles de su fuerza económica respecto a Estados Unidos. Actualmente es China, junto con Japón, quiénes están comprando los débitos de Hacienda (las letras del Tesoro) de Estados Unidos que permiten enjuagar el déficit fiscal más grande de la historia norteamericana.

Estados Unidos, la principal nación deudora del mundo, ahora es profundamente dependiente del capital chino para subscribir su deuda de rápido crecimiento. Si China decidiera diversificar este capital hacia otra parte, hacia la inversión interna o al desarrollo del petróleo, del gas, y de los recursos minerales de otra parte del mundo, la economía de Estados Unidos se encontraría en serios apuros. China ya no es un país en vías de desarrollo. Es una superpotencia económica que emerge, una nación que está escribiendo  la historia económica. Si el siglo pasado era el siglo americano, éste parece que será el siglo chino.

Evolución del consumo de carbón en China versus Estados Unidos entre 1965 y 2003 en millones de toneladas de petróleo equivalente

Evolución del consumo de petróleo en China versus Estados Unidos entre 1960 y 2004 en millones de barriles por día

Evolución del consumo de aparatos de televisión en China versus Estados Unidos entre 1980 y 2000 en millones de unidades

Evolución de la flota de automóbiles en China versus Estados Unidos entre 1980 y 2003 en millones de unidades

Evolución del número de líneas de telefonía móbil en China versus Estados Unidos entre 1980 y 2003 en millones de unidades
Lester Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org