You are here

Derecho energético básico con renovables

Marzo, 2013.- Por primera vez en la historia con la energía fotovoltaica tenemos la posibilidad de generar una parte de la electricidad que consumimos y contribuir a reducir las emisiones con efecto invernadero. Existe ya una norma que permite el llamado autoconsumo energético, sin embargo está pendiente de regulación técnica. Pero es hora de pasar a la acción.

Muchos hogares podrían contribuir a generar su propia electricidad y llegar a no pagar a la distribuidora (en un cómputo anual) por la factura de la luz. Se han lanzado diferentes iniciativas para promover que cada cual consuma su propia electricidad en el hogar. La clave, afirman desde Fundación Tierra, está en los llamados solardomésticos: pequeñas instalaciones fotovoltaicas, o incluso mini-eólicas homologadas, que se puedan conectar directamente a un enchufe convencional.

 

El derecho a lo que es de uso privado

Hace décadas los electrodomésticos permitieron que determinadas actividades, antes de pago por servicio, se generalizaran en el ámbito doméstico. Antes de los frigoríficos, la gente compraba el hielo. Antes de internet, sólo había los periódicos. Hoy la conservación de alimentos o la generación de contenidos se puede disfrutar en casa. Con la electricidad y la energía fotovoltaica sucede lo mismo: la podemos generar en casa.

Las viviendas privadas deben tener acceso a ser autoproductoras de energía renovable para compensar su consumo eléctrico.

Puede que mientras haya sol no estemos consumiendo electricidad en nuestro hogar y lo hagamos por la noche, cuando ya no hay radiación solar. Y lo mismo podemos decir con el viento utilizando mini-aerogeneradores eólicos. Sin embargo eso no es un problema, porque existen los contadores eléctricos digitales que permiten contabilizar el llamado balance neto.

Generar la electricidad renovable desde casa se fundamenta en razones ambientales y económicas. Por cada kilovatio hora generado con renovables, hay un ahorro en importaciones de combustibles fósiles y nucleares, además de una reducción en la contaminación. La autoproducción con renovables debe ser un derecho básico dadas las implicaciones éticas y sociológicas, pero también por la existencia de una tecnología fiable y segura como es la energía fotovoltaica o la mini-eólica. Los oligopolios energéticos no pueden vetar el derecho a compensar el consumo eléctrico doméstico de la red general con renovables, de la misma forma que un su día las fábricas de hielo no lo pudieron hacer para evitar los frigoríficos domésticos.

 

Exportación energética o contribución ambiental

El punto de partida para defender la autoproducción de la propia electricidad con fuentes renovables es el beneficio colectivo. Sin embargo, no hay que olvidar que la clave de cualquier implantación en generación energética renovable está en la llamada eficiencia energética, o sea en que no hay que sustituir fuentes energéticas para el derroche, sino para fomentar el máximo ahorro. El sistema, hasta ahora, no ha fomentado la eficiencia energética, pero está cambiando. Hoy tenemos cada vez más tecnología eficiente en el ámbito doméstico (iluminación LED), electrodomésticos (Clase A+++) así como formas de visualizar el gasto energético instantáneo, con los smart meters.

Un barrio con viviendas libres de emisiones situado en el municipio del sur de Londres, en Wallington, que contiene 82 viviendas conocidas como Beddington Zero Energy Development.

Muchos expertos energéticos defienden que exista la posibilidad de ser retribuido por la energía exportada a la red, dado que genera un beneficio ambiental. Los oligopolios energéticos y las distribuidoras en concreto defienden que, como gestores de la red eléctrica de baja tensión, cualquiera que se haga productor debe asumir las obligaciones del sector eléctrico. La energía renovable debería pagarse al precio justo. Sin embargo, no puede demorarse que la ciudadanía tenga el derecho de compensar su consumo energético invirtiendo en renovables y contribuyendo al beneficio ambiental que aportan a toda la sociedad. Por eso, defendemos el derecho a un acceso universal por hogar estableciendo una "tarifa de autogeneración renovable". Además, ésta crearía empleo verde.

 

Autoproducción doméstica para todos los hogares

Planteamos el derecho básico a la autoproducción energética con renovables en el ámbito doméstico con "tarifa de autogeneración renovable" para potencias de hasta 3 kW con energía fotovoltaica y/o mini-eólica (o que sea com mínimo la mitada de la potencia de consumo contratada). Un generador fotovoltaico de 3 kW ocupando una superficie de unos veinte metros cuadrados, con la radiación media de nuestro país, puede producir más de 4.500 kWh de electricidad renovable. Esta cantidad de electricidad limpia generada por una pequeña instalación solar (solardoméstico) se acerca al consumo eléctrico medio de un hogar convencional eficiente.

Este derecho básico a la autoproducción con energía renovable desde un punto de vista doméstico debe fundamentarse con la idea del balance cero. O sea, lo comido por lo servido.

Con tres paneles fotovoltaicos de 280 W se pueden generar casi 1.000 kWh al año, el equivalente a un 60 % del consumo eléctrico de una persona.

La participación energética con renovables en potencias de hasta 3 kW por instalación y hogar no supone riesgo alguno, ni para la red eléctrica, ni para el propio hogar. Este derecho regulado por el Gobierno a través del sistema tarifario eléctrico como una modalidad en la solicitud de acometidas (como sucede con el bono social eléctrico) debe poderse ejercer simplemente presentando el boletín de la instalación a la distribuidora, emitido por un instalador acreditado. Este tipo de instalaciones domésticas deben poder ser conectadas en la red eléctrica interior de la casa, y en un enchufe que permita ser seccionado por un limitador de potencia de 3 kW. Todas las instalaciones con renovables conectadas a la red eléctrica tienen como medida de seguridad que cuando no hay tensión en la red, no producen electricidad aunque brille el sol. De esta manera no hay riesgo tampoco en caso de reparaciones en la red eléctrica sin tensión.

Este derecho debería ser prioritario y sin esperar a una regulación ulterior de la llamada conexión de sistemas con energía renovable de baja potencia (entre 3 kW y 200 kW) que deberían adaptarse a lo que las propuestas de “Feed in Tariff” para el 100% de lo que se produce, y con un pre-registro, -una situación deseable que se desarrollara cuanto antes. También debería normalizarse para dar cabida a la participación de Comunidades de Vecinos y Pymes que tengan potencias de consumo de menos de 15 kW.

 

Solardomésticos para el balance cero

Los oligopolios energéticos no quieren gestionar, ni les interesa que de pronto los consumidores puedan tener el recibo de la luz casi gratuito porqué se han instalado un sistema energético propio. Pero lo que no pueden negar es que participemos en la reducción de las importaciones de combustibles fósiles y nucleares, a evitar pérdidas por transporte, y contribuyamos a un mejor entorno. Éstas son las razones para que permitan el acceso al balance cero a través de una "tarifa de autogeneración renovable" con una potencia máxima de 3kW por hogar.

El balance cero indica que todo lo que produzcamos de más, simplemente será un beneficio para la compañía distribuidora, aunque en realidad se traduzcan también en menos kilovatios sucios en la red. El objetivo final de este derecho básico a autoproducir con renovables es alcanzar un coste cero en la electricidad doméstica y, por tanto, fomentar la eficiencia energética en los hogares.

La integración de los paneles fotovoltaicos en tejados y cubiertas no supone ninguna alteración del paisaje urbano.

A efectos prácticos, el precio que nos cobren por la electricidad que una persona consume debería ser equivalente al que se paga por autoproducirla. Esto exige al usuario calcular bien el dimensionado de su central de producción, en caso que su consumo sea inferior a la electricidad renovable que produzcan sus solardomésticos de hasta 3 kW, de carácter universal. Pero bienvenido sea el cálculo para compensar el consumo energético, si la inversión permite no pagar el coste de la electricidad comprada a la red. Insistimos que debe ser un derecho básico dado que contribuye a disminuir el coste económico de la importación de combustibles fósiles y suma a favor de la lucha contra el cambio climático, de ahí que sea regulada por una tarifa de autogeneración renovables.

El balance cero como derecho básico debe permitir que el consumo diferido, en un intervalo de tiempo predefinido, de los kWh que se hayan generado sean destinados a compensar los consumidos. Los kilovatios hora excedentarios pueden ser un bono reembolsable por kWh consumidos en exceso durante el curso siguiente. Este crédito, económico o energético, permite que los excedentes debidos a cambios de hábitos o situaciones familiares se pueda compensar sí en el año siguiente uno tiene un consumo mayor en este período. Si no fuera así, definitivamente se perdería la posibilidad de compensarlos con el consumo propio. Esta opción de facto obliga a calcular bien cual es la inversión en renovables adecuada para compensar el consumo medio pero sobretodo a mejorar la eficiencia energética del hogar.

Ésta es la propuesta que lanza Fundación Tierra dado que en el actual sistema eléctrico no es posible el llamado autoconsumo instantáneo, ya que es una opción sólo practicable en lugares donde hay un consumo energético constante que permita diseñar una instalación con renovables para compensarla. En los hogares domésticos esto es más complejo porque el consumo energético es discontinuo. Por este motivo creemos que el concepto clave está en el balance cero o en la capacidad propia de producción energética para equilibrar o compensar el consumo energético del hogar. En definitiva, que uno pueda invertir en renovables en su casa para tener el coste cero de la electricidad o con el mínimo gasto.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Artículos relacionados

- Oligopoly2: el imperio eléctrico contra todxs
Cómo nos venden la moto con la tarifa eléctrica
- La estafa eléctrica en España
- Contra la moratoria de las renovables
- Energía y doctrina del shock
- Derecho al uso libre del Sol
- Libres con 3 kW fotovoltaicos
- La hora de los solardomésticos