You are here

Econoticias 24, Víctimas de la guerra





Víctimas inocentes de la Guerra Global

M-11-M. Madrid, 11 de marzo 2004. La barbarie humana se ha materializado en España. El 20 de marzo 2003 el Gobierno español presidido por el Sr. Aznar firmó con las potencias militares de Estados Unidos y Gran Bretaña la guerra contra el dictador de Irak. El pueblo español manifestó su grito unánime de "NO A LA GUERRA" en la calle. Artistas, intelectuales, obreros, mujeres, jóvenes y niños inundaron las ciudades a favor de la Paz. Pero la voluntad del pueblo no fué escuchada. Nuestro gobierno electo continuó asumiendo un papel protagonista en el avispero irakí.
Hoy España entera está consternada. El tren, el medio de transporte por excelencia del pueblo ha sido convertido en un arma de destrucción masiva. El número de víctimas no importa porque todos somos las víctimas. Nuestro país no ha sufrido un atentado sino que ha sido golpeado por un acto de guerra. Por una guerra a la cual se nos llevó contra nuestro consentimiento, aunque tolerada por la acción política sin sangre. Hoy la sangre ha fluido a raudales por Madrid.
Los que creemos en la Paz este acto bélico nos deja en estado de shock. Deberemos superar el dolor y expresarlo, pero también deberemos ser más responsables con nuestros derechos democráticos. Sin embargo, no podemos olvidar que esta guerra que sacude al mundo lo es por el ansiado petróleo y las libertades humanas. La Paz sólo será posible si apostamos por la convivencia democrática, la frugalidad, por las energías renovables, por la solidaridad con la injusta pobreza. El 11-M es la continuación del 11-S. Otro mundo es posible, pero debemos deshacernos de la economía del carbono para entrar en la economía solar.
Hoy nos toca llorar. Pero nuestro futuro depende de la responsabilidad de cada uno en ser más políticos y menos pasivos. En ser más frugales y menos codiciosos. Que la protesta y el tremendo dolor, ahora en cuerpo propio, contra la violencia sanguinaria que se ceba en medio mundo, no sea la excusa inconsciente para no cambiar hacia el estilo de vida que allana el camino de la sostenibilidad, la libertad y la fraternidad.