You are here

Econoticias 29, accidente nuclear en Japón





29
Semana del  01 al 15 de agosto de   2004


Internacional


Accidente mortal en una central nuclear japonesa



10 agosto 2004. Cuatro empleados murieron y otros siete sufrieron graves quemaduras al producirse un escape de vapor de alta presión no radiactivo (según fuentes de la empresa) de la central nuclear japonesa de Mihama el dia 9 de agosto 2004 hacia a las 15h30 (06h30 GMT) justo después que algunos trabajadores entraran a la instalación para tomar medidas antes de su paro. En el momento del accidente había 221 personas en el edificio afectado. El azar, sin embargo, ha hecho coincidir este accidente con el 59º aniversario de la explosión de la bomba en Nagasaki que todavía ejerce secuelas en la zona.

Mihama se erige por el momento en el accidente con más muertes de la historia nuclear de Japón y el último que se añade a la lista de los problemas de las centrales nucleares japonesas que están soscabando la confianza hacia ese tipo de energía. El pueblo japonés es el único que ha conocido los efectos devastadores de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

El accidente al parecer se ha producido en el edificio de turbinas del reactor nuclear número 3 (en Mihama hay tres reactores nucleares funcionando: Mihama-1 de 320 MW desde el año 1970, Mihama-2 de 470 MW desde 1972 y Mihama-3 de 830 MW desde 1976). Los reactores de Mihama están situados en la prefactura de Fukui al Oeste de Tokio a unos 350 km. La prefectura de Fukui alberga también las centrales nucleares de Takahama (Takahama 1 y 2 de 780 MW desde los años 1974 y 1975, y Takahama 3 y 4 de 830 MW desde el año 1985) y Ohi (Ohi-1 y 2 de 1.120 MW desde el año 1979, Ohi-3 y Ohi-4 de 1.127 MW desde los años 1991 y 1993), lo que totaliza once reactores en una región de 420 km2.

Kansai Electric Power, la empresa que opera la planta, ha manifestado que la unidad de generación nuclear de 830 MW de la planta se desactivó automáticamente y que no está segura de cuando podrán reabrirla pues están investigando las causas. La Compañía Eléctrica de Kansai, la segunda más importante del Japón, aseguró haber localizado un agujero de 50 cm de diámetro en una de las tuberías que suministran el vapor a las turbinas.

La tubería de refrigeración dañada que ha causado este accidente mortal en Japón no había sido inspeccionada desde 1996, a pesar que los expertos de la planta manifestaron su de riesgo en seguridad el año pasado,

No es la primera vez que mueren trabajadores en las centrales nucleares japonesas. Dos empleados murieron durante una fuga radioactiva en la planta de procesamiento de combustible en Tokaimura al noreste de Tokio en 1999. Este nuevo accidente pone en entredicho una vez más la seguridad de las 52 plantas nucleares de Japón, las cuales aportan un 35 % de la electricidad del país. Sin embargo, existe un plan gubernamental para elevar esta aportación de electricidad nuclear al 40 % con la construcción de 11 nuevas centrales para el 2010.
   
El viceadministrador de la planta, Akira Kokado, manifestó que las empresas contratadas para inspeccionar la planta ya notificaron en abril del 2003 que era extremadamente necesario revisar la tubería en cuestión. El pasado mes de noviembre, la planta programó la revisión de la tubería para el 14 de agosto 2004, cinco días después de este trágico accidente mortal.
   
La energía nuclear es un grave riesgo para las personas, aunque en esta ocasión no se haya producido fuga radiactiva alguna. Los mortíferos efectos de la fusión nuclear quedaron patentes con el accidente de la central ucraniana de Chernobil en 1986 que liberó a la atmósfera radioactividad equivalente a la producida por 200 bombas atómicas y ha causó miles de muertes.. Lamentablemente, parece que no aprendemos la lección y continuamos jugando con este tipo de centrales.