You are here

Econoticias nº 12. La ampliación de Baqueira-Beret





10 de diciembre 2002. Otra vez el eterno debate entre conservación de los recursos naturales y progreso, entre beneficios económicos y equilibrio sostenible se ha puesto de manifiesto. La Generalitat de Catalunya ha aprobado el proyecto de ampliación de las pistas de esquí de la estación de Baqueira-Beret, propiedad de la compañía aseguradora Catalana Occidente.

El plan afecta a 678 hectáreas, y considera la habilitación de 27 kilómetros de esquí alpino en 17 pistas y la construcción de 10 remontadores. Con todo, el nuevo complejo invernal tendría una capacidad para 4.453 esquiadores. Los grupos ecologistas, están en contra del proyecto por la afectación que tendrá en la zona de el Valle de Árreu.

Esta ampliación convertiría Baqueira-Beret en una macro-estación de esquí e incrementaría considerablemente los centenares de miles de visitantes que ya tiene todo el año; todo ello en unos parajes de gran interés natural y faunístico. Por sus características está propuesto como lugar de interés comunitario para formar parte de la Red Natura 2000, la red de espacios protegidos de la Unión Europea.

sen0012-esquiadors pista muntanya


El valle de Árreu, en la comarca catalana del Pallars Sobirá, es uno de los últimos valles vírgenes del Pirineo Catalán, es uno de los pocos ejemplos de valles pirenaicos donde no se ha llevado a cabo ningún tipo de intervención transformadora o destructiva. El valle no tiene acceso rodado, tampoco aprovechamientos hidroeléctricos, ni líneas de alta tensión y el aprovechamiento forestal es escaso o inexistente.

Curiosamente mientras los evidentes síntomas del cambio climático están haciendo cerrar pistas de esquí en los Alpes suizos, en los Pirineos seguimos colocando en las alturas telesquís, telesillas, cabinas y teleféricos y aumentamos el número de aparatos de fabricación de nieve artificial. Quizá sería más acertado observar la naturaleza y ahorrar las inversiones millonarias que suponen las estaciones de esquí. Y quizá la naturaleza nos agradecería no trasladar a las cumbres de las montañas, en un espacio natural tradicionalmente virgen, todo el ajetreo que acarrea la presencia masiva del ser humano.Texto de noticia nacional (continuación si es necesario)