You are here

Econoticias nº 14. El trixi, transporte urbano de





15 diciembre 2002. Barcelona estrenará a principios del 2003 una nueva modalidad de transporte urbano. Se trata del trixi, un vehículo de tres ruedas con pedales, conducido por un trixista que pedalea, con la ayuda, cuando la necesita, de un pequeño motor eléctrico.

Este vehículo divertido y ecológico representa la última generación en transporte urbano. Funcionará como un taxi, aunque con algunas limitaciones, ya que sólo admitirá dos personas en la parte posterior. El recorrido inicial pensado para el año 2003 comprende toda la franja marítima de Barcelona, desde el World Trade Center hasta el emplazamiento del futuro Forum 2004.

Las características de este vehículo lo convierten en un vehículo limpio y ecológico, ideal para determinados desplazamientos en la ciudad. La implantación generalizada de esta nueva modalidad de transporte urbano podría significar una disminución del consumo de combustibles fósiles, pues, a diferencia de lo que ocurre en otros sectores, el sector de la movilidad depende en su mayor parte de energías fósiles, sobre todo del petróleo, cuyos derivados cubren el 98 % de las necesidades energéticas del sector.

sen0014_trixi

Además, buena parte de este consumo energético tiene lugar en las zonas urbanas, donde una cuarta parte de los desplazamientos no supera los 2 km y el consumo de combustible se ve incrementado por el elevado número de movimientos de arranque y frenada.
El trixi es un vehículo diseñado y fabricado en Berlín. Aunque es una iniciativa pionera en España, hay ya bastantes ciudades norteamericanas y europeas que promueven este tipo de transporte. Algunas de ellas son Berlín, Londres, Colonia, Dusseldorf, Viena, Copenhague y San Francisco.

Esta iniciativa, junto con otras iniciativas como el carsharing, una modalidad de coche compartido, implantada ya en algunas ciudades europeas, son buenas estrategias para avanzar hacia un modelo de movilidad urbana más sostenible. El carsharing representa una alternativa al coche privado, el transporte más popular entre los españoles. Se organiza en un club de usuarios que en una misma ciudad comparten la propiedad de una flota de coches y los servicios de mantenimiento para su uso. Para ello, se paga una cuota mensual y una cantidad por kilómetro recorrido.
Estas iniciativas, pues, representan maneras eficientes y eficaces de reducir consumo de combustible (con el ahorro económico correspondiente) y emisiones, y, en consecuencia, pueden lograr un incremento del nivel de vida en nuestras ciudades.