You are here

Econoticias nº 8. El negocio de reciclar





15 abril 2002. Desde la implantación del llamado Sistema Integrado de Gestión (SIG), el conocido popularmente como Punto Verde se ha convertido en un negocio que desde su implantación en 1998 ha generado unos 2.500 puestos de trabajo en España. La mayor parte de ellos están relacionados con la recogida selectiva de envases ligeros repartidos entre las 52 plantas de selección de envases que funcionan en la actualidad.

Ecoembes, la empresa que gestiona la recogida selectiva de los envases de plástico y papel (los del vidrio es otra empresa, Ecovidrio) recuperó durante el año 2001 alrededor de 790.000 toneladas de envases ligeros, lo que equivale a setenta estadios de fútbol como el Santiago Bernabeu repletos hasta arriba. Las inversiones declaradas de esta empresa para valorizar los envases que gestiona se cifran en 166 millones de euros. El Punto Verde ha recibido la adhesión de 11.475 empresas, lo que la sitúa como tercer SIG de Europa. Sin embargo y aunque existen encuestas donde se indica que el 71% de los hogares recicla algún elemento, nuestro país sigue siendo deficitario en papel usado como materia prima para nuestra industria papelera.

sen0008-bitllets escombraries


El reciclaje se implantará definitivamente cuando paguemos por el peso de lo que no reciclamos y nos lo descuenten de lo que reciclamos. Para el año 2003 el Ministerio de Medio Ambiente (MIMAM) pretende aplicar una tasa fiscal tanto para las empresas como particulares en función de la cantidad de residuos generados que se pretende entre en vigor en el 2003. Para calcular el volumen de residuos generados, el MIMAM evalúa dos modelos: uno estableciendo un sobreprecio a la bolsa de basura y otro que utilizaría tarjetas que identificarían al usuario al abrir el contenedor y pesaría los residuos. Lamentablemente, el medio ambiente sólo se aprecia por el valor económico de lo que pagamos y hoy por hoy la tasa de basuras en España no supera los 100 euros en las más altas, en otras palabras que por deshacernos de las basuras y reciclar un poco nos cuesta menos de 0,30 euros (un café cuesta algo más). Los sistemas de tasas variables se aplican ya en once países de la Unión Europea (UE) y en la actualidad se encuentran en estudio en Grecia, Francia y Portugal.