You are here

El biciclown, 1000 días de viaje





El biciclown, 1000 días del viaje
 Econoticias Índice Econoticias

Internacional

El biciclown, 1000 días de viaje

La matrícula No OIL sigue acompañando al Biciclown.


El biciclown acompañado de jóvenes en Mali


Actuación en la cárcel de Ruiru en Nairobi





Septiembre, 2007.  Más de 1.000 días lleva Álvaro Neil, el biciclown en su aventura de dar la vuelta al mundo repartiendo sonrisas. El viaje de esta primera fase ha sido la vuelta al continente africano atravesando 31 países y recorriendo 37.689 km en exactamente 1.019 días. Ahora reposa unos meses en Egipto mientras prepara su segundo libro.

Un largo periplo por África
Salió de Oviedo (Campomanes) el 19 de noviembre de 2004 para cruzar el estrecho de Gibraltar e internarse en África el 8 de diciembre. A partir de este momento empieza realmente la aventura vital que poco a poco ha ido conformando la personalidad del artista y del hombre.
Álvaro Neil, nació en 1967 y su vida es la bici. Pero de estos largos pedaleos ha aprendido que sobretodo lo que importa es el optimismo y la tranquilidad de espíritu. Por ello se ha empleado a fondo en el arte de generar sonrisas. Así que el objetivo del biciclown es precisamente un viaje sin petróleo por el mundo con la mejor carga que todo humano puede llevar, el buen humor y el respeto por la libertad.
Descubrir la condición humana a golpe de pedal no es algo nuevo. Lo innovador es que como el propio logo del proyecto Miles of smiles around the world muestra las dos ruedas llevan sonrisas incluidas. Sonrisas que Álvaro Neil saca en sus actuaciones cómicas por los diferentes sitios que atraviesa y lo acogen. Toda su web que recoge el periplo está llena de anécdotas. Desde las que se refieren a las gentes, pasando por los avatares propios de cualquier aventura de esta tipo hasta las que identifican la dureza de las condiciones ambientales.
Esta noticia quiere ser un homenaje a este joven emprendedor al que la Fundación Tierra le dio asesoramiento y soporte en el ámbito de lo energético. Un panel solar y un cargador de baterías le permite mantener la cámara fotográfica, el GPS o el teléfono móvil. Por ello hemos seleccionado algunos de sus diarios que ilustran lo humano, el compromiso vital y la aventura. Vayan pues a continuación estos extractos seleccionados del cuaderno de bitácora de Álvaro Neil en esta primera parte del viaje del Biciclown alrededor del mundo repartiendo sonrisas.


Un lugar de Namibia (24-12-2005)
"Hay algunos días, especiales, en los que prefiero charlar tranquilamente con mi soledad. Tratar de buscar compañía para pasar esa noche, no hubiera supuesto mas que camuflar malamente mi situación..
Me encontraba en la zona de acampada de Hobos, a escasos kms. del Fish River Canyon. Tras una tarde de hamaca y piscina en ese camping, dándole tiempo al sol de que se cansara de buscarme, arme la bici y me lance al desierto.
Una persona del camping me había invitado a quedarme esa noche y compartir con ellos no se que barbacoa. Pero como decía, me resulta mas natural acampar bajo las estrellas al calor de un fuego, que tomar una cerveza con alguien que no conozco y escuchar (o contar lo que es peor) batallitas de África.
Las montañas de granito eran, a esa hora de la tarde en la que mi sombra es gigante, un lienzo perfecto para reflejar todos los tonos anaranjados imaginables. A resguardo de los pájaros, monte la tienda y busque algo de leña con la que hacer un fuego. Con un poco de turrón, calidad suprema, enviado por Toursa, festeje la nochebuena, en compañía de mis amigas las estrellas, que me traían noticias de mis amigos.
El menú de la cena era una excelente lata de fabada, regada con una cerveza Windhoek Lager que había comprado en el camping y que me supo a Gloria."


Ruiru-Nairobi-Kenya (20/01/2007)
"La idea se me ocurrió yendo a la actuación. Previamente había ido con Fran Cervero de Médicos del Mundo a preparar el show. Una mañana entera de tráfico, conversaciones y mucha paciencia, para poder realizar días más tarde este show en la cárcel de Ruiru a 40 kms de Nairobi.
La citada Ong da cursos de formación sobre Sida a los profesionales de la cárcel y también les suministra algunas medicinas. Les pareció genial la idea de meter un preso más, durante algunas horas, en la cárcel, y que ese preso fuera un payaso. Gracias amigos por vuestra inestimable ayuda.
Decía que la idea de vestirme de preso me vino a la cabeza mientras íbamos camino del atasco que nos llevaría a la prisión. En el asfalto un par de muertos atropellados, era el saldo que lamentablemente cada sábado se ve en esa ruta. Una visión impactante y que borra cualquier sonrisa.
Saqué la mía de mi maleta, y con el traje que horas antes había llevado otro preso, me dispuse a hacer lo que llevo realizando hace más de 15 años: el payaso. Fue un show vibrante, sincero tanto por mi parte como por parte del público, e incluso conté con la ayuda de un grupo de Gospel para animar más aún el cotarro.
Al terminar y quitarme el traje de preso, una sensación de pena me invadió, pues aquéllos que habían sido mis compañeros durante una hora no traspasarían la reja que se cerraba tras de mí."


Camino de Khartoum (11/06/2007)
"A más de 45 ºC, conviene tomar ciertas precauciones para pedalear. No solamente hay que ir despacito, como recomienda la señal, sino además conviene madrugar. Generalmente me levanto una hora antes de que amanezca, para comenzar a empaquetar y estar listo cuando el sol calienta pero no quema, que diría Borges.
Trato de beber todo el agua que se me pone a tiro, que no es mucha, y a eso de las 12h ya busco una sombra en la que hacer compañía a los perros. Allí tirado, dejo pasar las horas, jugando al escondite con el sol.
A las 15h, haciendo acopio de toda la fuerza de voluntad que es posible me pongo en marcha, bien protegida la cabeza, con crema solar en los brazos y con una canción para tararear por el camino. A la noche intento refugiarme de la diaria tormenta, que además de agua acostumbra a traer primero arena. Siempre hay suerte en Sudán, donde la gente es tan hospitalaria que ni hay siquiera que pedir lugar. Ellos mejor que nadie conocen la dureza de este país, en donde el sol traspasa la piel y el cerebro."