You are here

El deshielo de los glaciares de las montañas reducirá las cosechas en China e India




El deshielo de los glaciares de las montañas reducirá las cosechas en China e India
Alerta 4 - 2008
Hoy el mundo está haciendo frente a una reducción de los recursos hídricos para irrigación causada por el cambio del clima. Los glaciares de montaña en el Himalaya y en la meseta de Tíbet-Qinghai se están derritiendo y pronto podrían privar a los ríos principales de India y de China del derretimiento del hielo necesario para mantener los niveles de sus cauces durante la estación seca. En los márgenes del Ganges, el río Amarillo, y los afluentes del río Yangtze, donde la agricultura por irrigación depende profundamente de estos ríos, la pérdida de volumen de la corriente en la estación seca reducirá las cosechas.


Los lagos glaciales se han estado formando rápidamente en la superficie de los glaciares del Himalaya durante las últimas décadas (fuente: NASA)


Glaciar en la cordillera del Himalaya


Río Yangtzé


Fotografía satélite con los deltas combinados de los ríos Ganges y  Brahmaputra formando la bahía de Beng ala (fuente: NASA)


Arroz basmati, típico de India (fuente: Wikipedia)

20 de marzo, 2008.- Nunca el mundo ha hecho frente a una predecible amenaza tan masiva para la producción de alimentos como ésta, generada por el derretimiento de los glaciares de montaña de Asia. China e India son los principales productores del mundo de trigo y de arroz, graneros de alimento de la humanidad. La cosecha del trigo de China es casi el doble que la de los Estados Unidos, que se sitúa tercero después de la India. Con el arroz, estos dos países son de lejos los principales productores y juntos superan más de la mitad de la cosecha del mundo.

El Panel Intergubernamental del Cambio del Clima (IPCC - Intergovernmental Panel on Climate Change) publica que están retrocediendo los glaciares del Himalaya rápidamente y que muchos podrían derretirse enteramente antes del 2035. Si desaparece el glaciar gigante de Gangotri que provee el 70 por ciento del flujo del Ganges durante la estación seca, el Ganges podría convertirse en un río estacional, fluyendo durante la estación de lluvias pero no durante la estación seca del verano en que las necesidades de agua para irrigación son mayores.

Yao Tandong, un reconocido glaciólogo chino, divulga que los glaciares en la meseta de Tíbet-Qinghai en China occidental se están derritiendo a velocidad de aceleración. Cree que dos terceras partes de estos glaciares podrían haber desaparecido antes de 2060, reduciendo enormemente el caudal de los ríos Amarillo y el Yangtze durante la estación seca. Como el Ganges, el río Amarillo, que atraviesa la parte norte árida de China, podría llegar a ser estacional. Si este derretimiento de los glaciares continúa, Yao dice que "conducirá finalmente a una catástrofe ecológica".

Además, mientras India y China se enfrentan a estas futuras interrupciones en el caudal de los ríos, el sobrebombeo está agotando los recursos de agua subterráneos que ambos países también utilizan para la irrigación. Los niveles de agua están cayendo en toda la región del llano del norte de China, la principal área de producción de grano del país. Cuando se agota un acuífero, el índice de bombeo se reduce necesariamente al índice de recarga. En India, los niveles de agua están cayendo y los pozos se están secando en casi todos los estados.

La población en los márgenes de los ríos
Sumado a esta contracción ya severa de los recursos hídricos subterráneos, una reducción de caudal del agua de los ríos destinada a irrigación podría conducir a una escasez de alimentos políticamente ingestionable. El río Ganges, por ejemplo, que es la mayor fuente de irrigación de agua superficial en la India, es también la fuente principal de agua para 407 millones de personas que viven en la cuenca del Ganges.

En China, el caudal de los ríos Amarillo y Yangtze depende enormemente del derretimiento del hielo durante la estación seca. La cuenca del río Amarillo es el hogar de 147 millones de personas, cuyos destinos están atados al flujo del río debido a las bajas precipitaciones que recibe esta región. El Yangtze es la principal fuente china de agua para irrigación superficial, ayudando a producir la mitad o más de la cosecha de arroz de 130 millones de toneladas de China. También resuelve muchas de las otras necesidades de agua de los 368 millones de personas que viven en su cuenca (véanse los datos).

La población en las cuencas del río Yangtze o del Ganges es más grande que la de cualquier país con excepción de China o de India. Y la reducción en curso de los recursos de agua subterráneos y la contracción anticipada de los abastecimientos de agua de río están ocurriendo en un contexto demográfico alarmante: antes de 2050 la India prevé agregar 490 millones de personas y China, 80 millones.

Amenaza a la seguridad alimentaria mundial
En un mundo donde los precios del grano han subido recientemente hasta registrar máximos históricos, sin descensos a la vista, cualquier interrupción de las cosechas del trigo o del arroz debido a la escasez de agua en estos dos países productores principales de grano, afectará enormemente no sólo a la gente que vive allí sino a consumidores de todo el mundo. En ambos países, probablemente los precios de los alimentos se incrementarán y es previsible que el consumo de grano por persona decaiga. En la India, donde algo más del 40 por ciento de los niños por debajo los cinco años de edad sufren de bajo peso y malnutrición, el hambre se intensificará y probablemente la mortalidad infantil subirá.

En China, un país que lucha ya para contener la inflación del precio de los alimentos, tendrán que contener el malestar social mientras los suministros de alimentos se reducen. La seguridad alimentaria en China es un tema altamente sensible. Cualquier persona en China de 50 años o más, es un superviviente de la gran hambruna de 1959-61 cuando, según cifras oficiales, 30 millones de chinos murieron de hambre. Éste es uno de los motivos por los que Beijing ha trabajado duramente durante las últimas décadas en intentar mantener la autosuficiencia del grano nacional.

A medida que las escaseces de alimento se detapen, China intentará mantener los precios de los alimentos domésticos usando sus tenencias enormes de dólares para importar grano, la mayor parte de los Estados Unidos, el principal exportador de grano del mundo. Incluso ahora, China, que hace una década era esencialmente autosuficiente en sojas, está importando el 70 por ciento de ellas, impulsando los precios mundiales de la soja hasta máximos absolutos. Si los abastecimientos de agua de irrigación se reducen, los consumidores chinos competirán con los americanos por la cosecha de grano de Estados Unidos. La India también puede intentar importar grandes cantidades de grano, aunque podría carecer de los recursos económicos para hacerlo, especialmente si los precios del grano continúan subiendo. Muchos indios van a verse forzados a apretarse los cinturones, incluso los que ya no tengan ningun agujero más.

Nuevas políticas de energía
Los glaciólogos nos han dado una imagen clara de cómo los glaciares se encogen rápidamente. El desafío ahora es traducir sus resultados a políticas energéticas nacionales diseñadas para salvar los glaciares. El tema no es sólo el futuro de los glaciares de montaña, sino el futuro de las cosechas de grano del mundo.

La alternativa a este escenario de amenaza para la civilización es abandonar las políticas energéticas usuales y movernos hacia una reducción de emisiones de carbono de un 80 por ciento, no para el 2050 como sugieren tantos líderes políticos, porque eso sería demasiado tarde, sino antes de 2020, como se subraya en Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization (Plan B 3.0: Movilización para salvar la civilización, ver índice). El primer paso es prohibir las nuevas centrales eléctricas de carbón, un movimiento que está ganando rápido ímpetu en Estados Unidos.

Irónicamente, los dos países que están planeando construir la mayoría de las nuevas centrales eléctricas de carbón, China e India, son precisamente los que tienen más amenazada su seguridad alimentaria por el carbono emitido por la quema de carbón. Ahora es de su interés directo intentar salvar sus glaciares de montaña cambiando de puesto la inversión energética en centrales eléctricas con carbón hacia la eficiencia energética en campos de viento, centrales eléctricas termo-solares y centrales eléctricas geotérmicas. China, por ejemplo, puede doblar su capacidad de generación eléctrica actual solamente con el viento.

Lecciones aprendidas
Sabemos, después de estudiar civilizaciones anteriores que declinaron y se derrumbaron, que frecuentemente fueron las reducciones en las cosechas las responsables del colapso. Para los sumerios fue el aumento de la concentración de sal en el suelo que redujo la producción del trigo y de la cebada, lo que derrumbó esta notable civilización antigua. Para los mayas, fue la erosión del suelo después de la tala de árboles lo que minó su agricultura y marcó el periodo de su fallecimiento. Para nuestra civilización del siglo XXI, es el aumento de la concentración atmosférica del dióxido de carbono (CO2) y la subida de la temperatura asociada lo que amenaza las futuras cosechas.

La cuestión es si podemos movilizarnos para hacer descender las concentraciones atmosféricas de CO2 antes de que las altas temperaturas derritan los glaciares de las montaña que alimentan los principales ríos de Asia y otros lugares, y antes de que la reducción de las cosechas conduzca a enredar nuestra civilización. Las buenas noticias son que tenemos las tecnologías de eficiencia energética y de energías renovables para reducir drásticamente las concentraciones de CO2, si elegimos hacerlo.

Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org