El kiosko solar

parte de: 
actualizado: 
12/01/2012
compartir: 
  • Facebook
  • Twitter

Se trata de un interesante proyecto de desarrollo comunitario sostenible en la región argentina de la Puna impulsado por la Fundación EcoAndina con apoyo de la cooperación alemana a través de la embajada en Argentina. Alemania es pionera en el fomento de las energías renovables y el cuidado del medio ambiente. En esta política está incluida también la cooperación para el desarrollo con criterios ecológicos.

zoom

El equipo de la Fundación Ecoandina junto a la primera unidad del kiosko solar abierto para funcionar.

Esto es lo que a finales de diciembre 2011 quiso conocer de primera mano el embajador de la República Federal de Alemania en Argentina Günter Kniess acompañado por el cónsul honorario para Salta y Jujuy, Werner Gräffe. Ambos diplomáticos conocieron de primera mano uno de los proyectos que apoyan y que ejecuta la Fundación EcoAndina en esta región de la Puna argentina y en concreto el Proyecto Kiosco Solar realidad que firma la ecodiseñadora Virginia Bauso de la empresa Formas Verdes y colaboradora de la mencionada fundación.

 

Carritos para preparar alimentos con el sol

El kiosco Solar pretende ser una alternativa a los carritos para venta ambulante de comida, muy al uso en la zona pero equipados con un sistema mixto energético que incluye una cocina solar parabólica. De este modo, los vendedores de alimentos pueden ahorrar energía cuando hay sol preparando sus recetas con la energía solar. Para la cooperación alemana este tipo de proyectos son interesantes ya que mitigan las emisiones de CO2 al ahorrar combustibles fósiles.

Detalles de la versatilidad del kiosko solar para su funcionalidad como artilugio destinado a la venta ambulante incorporando energía solar. Obsérvase lo fácil que se transporta una vez plegado.

El kiosco solar es una idea que viene gestándose desde hace años, para poder brindar una alternativa más limpia y ecológica a aquellas personas que trabajan en la venta de comida ambulante. Este tipo de “carritos” es una costumbre muy arraigada en estas culturas, donde las personas (principalmente las mujeres) lo arman con los elementos que tienen a mano y como mejor pueden, resultando unos artefactos endebles, incómodos y peligrosos, si se tiene en cuenta que llevan encima una garrafa de gas o un lecho de brasas encendidas. Sin mencionar el factor estético o el higiénico que casi no existen. Por tanto, el kiosco solar pretende impulsar un tipo de venta ambulante más segura no sólo desde el punto de vista energético sino también alimentario.

zoom

La incorporación de la cocción solar en los puestos de alimentación ambulante es una iniciativa apoyada por la cooperación alemana.

Otro tema importante del proyecto es el alimenticio-nutricional. Gracias al carrito del kiosko solar se realizarán pruebas de cocción tradicional con energía renovable preparando recetas tales como: lomitos, hamburguesas, panchos, tostados, choclos, pan tipo tortillas, empanadas fritas, buñuelos, etc., como así también preparados novedosos que los participantes deseen. Para ello cuentan con la participación de una experta en nutrición la cual tiene una larga experiencia en el tema y dirige una escuela de cocina autóctona. Implementarán nuevas recetas, más nutritivas y menos grasientas, especialmente para mejorar la alimentación de los niños. De momento ya preparan hamburguesas y galletas de quínoa, bizcochitos con cereales, crepes de carne de llama y verduras, etc..

El kiosco solar está conformado por dos partes principales: una para la cocción utilizando la energía solar que incorpora una parábola solar la cual concentra los rayos solares sobre un foco (una cocina solar de tipo parabólica). La otra parte es como un pequeño obrador que permite preparar la cocción (esta sección incluye una mesa, una zona de exposición, una zona de almacén para la vajilla, alimentos y aderezos). Como accesorio incorpora una lona a modo de sombrilla, ruedas y tiradores para su transporte, ya sea para su arrastre a pie o con una bicicleta. También dispone de un espacio para la ubicar la bombona de gas para los días que no haya sol o para cocinar al anochecer. Lógicamente, para la vuelta a casa del vendedor el kiosko se pliega y es fácilmente transportable.

zoom

La imagen cuidada del Kiosko solar hace preveer que tendrá éxito en su implantación en la región de la Puna argentina.

Las primeras unidades del kiosco solar diseñado por Virginia Bauso ya han empezado a circular por la ciudad argentina de Jujuy, gracias a la implicación de Wisions, entidad que esta prestando su apoyo para la continuidad del proyecto.

Otros proyectos solares
La Fundación EcoAndina desarrolla otros proyectos con energía solar tales como los pueblos solares de Cusi Cusi, Misa Rumi en los que se ofrecen soluciones a comunidades a través del uso de la energía solar, un recurso abundante en la zona. También están impulsando la Casa Eco Solar realizada por arquitectos alemanes y también profesionales de la zona que están colaborando en el relanzamiento de un tipo de construcción que sea ahorrador en energía. Lo importante de esta casa solar modelo es la eficiencia energética del edificio, en otras palabras que conserve al máximo el calor que pongamos en su interior.

La casa replica las experiencias en tecnología que a lo largo de más de diez años ha podido probar en la región de la Puna argentina la Fundación EcoAndina. En la distribución de este edificio se han ubicado unas oficinas administrativas y una sala de conferencias. El diseño es bioclimático y los materiales de construcción son sostenibles. El agua caliente y la calefacción son solar y dispone de paneles fotovoltaicos para la electricidad así como una cocina solar tipo Scheffler integrada en el propio edificio que se usara para demostraciones y formación.

La información y material gráfico para este reportaje ha sido facilitada por la diseñadora Virginia Bauso colaboradora de la Fundación Ecoandina.