You are here

El método Pilates





El método Pilates
Ejercicios para toda la vida
aparato de gimnasia Pilates
Uno de los aparatos de entrenamiento del método Pilates.
Los seis principios de Pilates
Concentración
Control
Centralización
Fluidez de movimiento
Precisión
Respiracion
El "yoga activo"
Este método está considerado como el yoga activo y persigue mejorar nuestra forma de respirar, la postura que adoptamos y el control del propio cuerpo. Todo ello, a través de un sistema de ejercicios que utiliza los músculos abdominales, los oblicuos y la base de la espalda y de los glúteos como punto de apoyo.

Del mismo modo en que un karateca o un músico extraen la fuerza, la concentración y la perfección de sus movimientos de un centro de energía, que actúa desde el interior hacia el exterior, una actividad física coherente con la mente y el cuerpo también debe obtener su fuerza de ese mismo centro.
El creador del método Pilates sabía que fortaleciendo el centro de energía podría conseguir el libre movimiento del resto del cuerpo. En eso consiste el arte controlar tu propio cuerpo.

En busca del equilibrio muscular
Las actividades diarias, como estar sentado, de pie, el deporte, la danza o la musculación, desarrollan ciertos músculos, pero dejan otros grupos musculares en el olvido, lo que provoca que éstos se vuelvan más débiles. Este desequilibrio muscular puede desarrollar una fuente de fatiga, incomodidad, dolores e incluso inmovilidad.
El arte del control por J. H. Pilates facilita la armonía y el equilibrio muscular. Las personas que practican regularmente este método descubren que mejoran su postura, duermen mejor y consiguen un cuerpo más fuerte y flexible. El equilibrio y la armonía dan como resultado la salud, al igual que el desequilibrio y la disonancia conducen a la enfermedad.

El entendimiento de estos principios básicos permite al instructor enseñar cómo mantener sus cuerpos en armonía con las leyes naturales. Ejecutando diferentes ejercicios con un número bajo de repeticiones, los músculos se fortalecen, se estiran y tonifican sin crear volumen muscular. Los objetivos finales de este método son: conseguir un grado altísimo de fortalecimiento abdominal, un control total del cuerpo, mejorar la flexibilidad y, más significativamente, el poder combinado cuerpo-mente. La concentración total en el cuerpo en cada ejercicio que se realiza enfatiza la calidad del movimiento, la coordinación y la propia respiración.

Este método lo puede practicar todo el mundo, tanto jóvenes como mayores, personas que practican deporte con regularidad o los que llevan vida sedentaria.


Página siguiente >>