You are here

El motorismo de montaña





El motorismo de montaña
seca65a_motorismo de montaña
Circular por caminos embarrados los deja intransitables.

seca65b_motorismo de montaña
Puedes disfrutar de la Naturaleza en bicicleta, aunque lo más respetuoso es desplazarte a pie.

Terremoto en la montaña
El agua y el viento son los principales agentes de la pérdida de suelo; sin embargo, la circulación motorizada también es un factor a considerar. El nivel de ruido en la naturaleza no supera los 20 decibelios, mientras que un vehículo puede generar más de 80. No hay animal más salvaje que aquel que lleva dentro la fuerza de 150 caballos desbocados.

En general, los efectos del motorismo de montaña pueden parecer banales en comparación con otras actividades, pero pueden ser especialmente graves en zonas sensibles. La regulación del motorismo de montaña, salvo algunas excepciones, es muy poco rigurosa, por lo que, actualmente, la situación es insostenible en algunas zonas.

Una práctica regulada
Por motorismo de montaña se entiende los deportes que utilizan motos todo terreno y coches 4x4. Con las motos se organizan los campeonatos de trial y enduro. Con los coches 4x4 se participa en rallies. Aparte hay que considerar la práctica deportiva particular que se lleva a cabo con motos de enduro, trial y coches todo terreno. La práctica de estos deportes está regulada en algunas comunidades autónomas. Normalmente, éstas prohíben la circulación de vehículos motorizados campo a través y fuera de caminos no habilitados para el paso de automóviles. Esta reglamentación se aplica en todos los espacios naturales protegidos. La organización de pruebas "deportivas" requiere la autorización de los propietarios, de la administración competente y de las federaciones de automovilismo y motociclismo.

Generalmente, el problema del motorismo de montaña no se debe a la mala fe de los practicantes sino al efecto de las propias máquinas. Está claro que a veces hay personas con actitudes incívicas, pero, unos pocos incívicos pueden ensuciar en un momento lo que muchos han conservado limpio desde siempre.

Aspectos negativos
1. La erosión del suelo debido a la compactación provocada por las ruedas. La imposibilidad de infiltración provoca que el agua de la lluvia pueda arrastrar la capa de suelo rica en materia orgánica y que sirve de sustrato para que arraiguen las plantas. En las zonas de montaña los suelos se forman muy lentamente y son delgados. Los efectos de las roderas de los vehículos motorizados son especialmente graves.

2. El impacto sobre la fauna. El ruido es un elemento negativo para las aves de montaña, pero especialmente durante la época de nidificación. Si el ruido es persistente puede provocar el abandono de los progenitores por espacios prolongados y provocar un desastre en la pollada.

3. El impacto sobre la vegetación. Cuando se abren caminos o se circula fuera de ellos, se destrozan las comunidades vegetales de los alrededores.

4. El impacto sobre ríos y riachuelos. Siempre se desprenden gotas de aceite y carburante, así como grasas de las cadenas y otros engranajes del vehículo que contaminan las aguas de montaña.

Problemas sociales
1. La pérdida de la "sensación de naturaleza". La gente sale a la montaña para librarse del ruido y respirar aire puro. Las motos y los coches son ruidosos y contaminan la paz de la naturaleza.

2. Se destrozan los caminos. En muchas zonas los caminos cuestan mucho de mantener en buen estado y tienen finalidades ganaderas o agrícolas. Circular sobre caminos embarrados los deja intransitables para su uso cotidiano, a pesar de que mucha gente los encuentra más excitantes.

3. Riesgos de incendio, molestias para el ganado, acumulación de basuras... Las motos y los coches llegan fácilmente a cualquier rincón donde a veces no llegan ni los excursionistas.

Resumiendo ...
Por la montaña, circulemos sólo por caminos autorizados.

Evitemos abrir caminos y no utilicemos aquellos que están embarrados, ya que quedan inservibles.

La mejor forma de disfrutar de la naturaleza es andando.