You are here

Encuentro Solar, el recuerdo

El beso entre el Sol y la Tierra, todo un símbolo que el Encuentro Solar viene visualizando desde sus inicios.

 

La cocina solar como herramienta para degustar el poder y placeres de la energía solar, otro símbolo del Encuentro Solar.

 

La innovación tecnológica en el ámbito de las energías renovables ha estado presente en todas las ediciones y durante los primeros años con novedades que tuvieron en este marco su puesta de largo.

 

En el Parque de las Ciencias de Granada, el Encuentro Solar transfiguró el espíritu de Benicarló añadiendo más calidad, algo que los participantes han apreciado.

 

El Encuentro Solar ha sido durante su historia un espacio de amistad, de relación, de vivencia, con la energía solar como nexo.

 

Una historia nacida del compromiso con la energía solar

El Encuentro Solar 2008 supuso la última edición de algo que empezó en 1996. El Encuentro Solar nació en 1996 impulsado por la Asociación de Estudios Geobiológicos GEA, con el objetivo de que fuera un acto para celebrar el Día del Sol (21 de junio) y con una idea inspirada en las Sun Fairs estadounidenses, donde se combinan ponencias de expertos, talleres prácticos para aficionados y exhibiciones de tecnologías renovables y apropiadas para todos los públicos. La ciudad de Benicarló no fue una elección puramente casual por la proximidad territorial de sus impulsores. En realidad, esta ciudad a orillas del Mediterráneo tiene un interés turístico evidente –con productos agrícolas locales excepcionales, como sus afamadas alcachofas–, pero sobre todo cuenta con uno de los mayores ratios de asociaciones culturales por habitante. Una de ellas, Alambor, ha acompañado al Encuentro Solar desde sus inicios.

Este evento se caracterizó por el ánimo de reunir a todas las personas, empresas, entidades y organizaciones que están trabajando o están interesadas en el campo de las energías renovables. Al mismo tiempo, con el objetivo de ser un espacio para el apoyo mutuo, para aunar esfuerzos en difundir las energías limpias y promocionarlas hasta que sean accesibles al público en general. Este espíritu fue el que llevó a aquellos pioneros a promover un evento que fuera un escaparate de las posibilidades de las energías renovables y del ingenio humano aprovechando el sol.

Tras el segundo Encuentro Solar, GEA se retiró de la organización y el evento pasó a ser coordinado por uno de sus miembros, Manuel Vílchez, y por la entidad local cultural Alambor. La colaboración del Ayuntamiento de Benicarló y de la población fue unánime. Además, se contó con el apoyo de la dirección del Colegio Público Marqués de Benicarló, el entusiasmo de cuyo director, Don Fernando, hizo posible que la Muestra de Energías Renovables ocupara el patio de la escuela.

En el año 2001 se instituyeron los Premios SolyPaz, un galardón para distinguir siete labores a favor de las renovables (una para cada color del arco iris) que se estableció como el primer premio para reconocer la incipiente tecnología de energía solar en este país. Año tras año, la cita del Encuentro Solar significaba un acercamiento popular a las energías renovables, producido de una forma que no se daba en ningún otro lugar de este país.

En el año 2002 la Fundación Tierra toma las riendas de la organización del Encuentro Solar, en colaboración con Censolar. Con una visión más profesionalizada, da al evento un nuevo impulso. Se inicia así la segunda época de este evento destinado a la promoción de las energías renovables desde un punto de vista práctica. El procesado de alimentos con energía solar ve en aquel momento la llegada a este país de la primera cocina solar parabólica manufacturada, que se convierte en un nuevo icono de las aplicaciones domésticas de la energía solar.

En el año 2005, cuando llega a su madurez al cumplir 10 años, el evento se traslada al Parque de las Ciencias de Granada como primer preparativo de la Conferencia Internacional de Procesado de Alimentos con el Sol, que se celebraría al año siguiente en colaboración con la entidad estadounidense Solar Cookers International. La presencia del Encuentro Solar en Granada abrió una nueva era en la organización del evento por la notable implicación de la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Innovación, Tecnología y Empresa y la Agencia Andaluza de la Energía. Durante los últimos cuatro años, la celebración del Encuentro Solar en Granada ha servido para consolidar el evento.

También es cierto que durante este dilatado tiempo de Encuentro Solar, la energía solar ha experimentado un notable desarrollo. Empresas como Isofotón –patrocinador desde el año 2004– se convirtió en líder del sector. Mientras, se celebraban las ediciones del Encuentro, el empuje económico del sector de las energías renovables había iniciado ya la celebración de ferias sectoriales en diferentes ciudades españolas. En el año 2008, España alcanzaba la primera posición en potencia fotovoltaica instalada en el mundo, pero también iniciaba su declive. Isofotón ya no cumplió con el pacto de patrocinio en el 2008 adeudando su patrocinio de acordado en siete mil euros. En el 2012 la empresa hizo un ERE.

La nueva realidad socioeconómica en el 2009 y la nueva dimensión tomada por el Parque de las Ciencias de Granada situó el Encuentro Solar en la terminal como algo para el recuerdo. De lo que no hay duda es que ha sido útil para marcar una década de trabajo a favor de un estilo de vida inspirado en la economía solar, como preconizó el presidente de Eurosolar, Hermann Scheer hace lustros. 

El mundo ha cambiado, el cambio es imprescindible

Era evidente que los tiempos, desde aquel primerizo Encuentro Solar de 1996, habían cambiado. Entre otros, el propio Parque de las Ciencias de Granada estrenó en 2008 sus nuevas instalaciones, añadiendo 40.000 m2 de Museo de la Ciencia. Y otro hecho significativo: las cocinas solares parabólicas empezaban su fabricación en España de forma exclusiva bajo la marca alSol en aquel mismo año. AlSol Tecnologías Solares la dirige Manuel Vílchez y cuyo trabajo principal es la promoción de los productos de esta empresa. La realidad es tenaz y sólo una organización diferente podría impulsar lo que sería una nueva etapa de este particular evento.

El mundo entró en crisis en el año 2008. El paradigma socioeconómico hasta ahora imperante tocó fondo. Nuevas ideas, tales como la bioeconomía o la austeridad, emergen frente a la crisis también ecológica del cambio climático. El Encuentro Solar es ya un recuerdo para un mundo que nace. Un mundo en el que ideas hasta ahora alternativas se convierten en una posibilidad incluso realista. Hace más de diez años, en 1998, el ensayista Thomas Hartmann escribió un demoledor libro –The last hours of ancient Sunlight– sobre la necesidad de adoptar nuevas ideas basadas en despertar del sueño consumista y adoptar nuestras responsabilidades como seres humanos para convivir en armonía con la naturaleza, aprendiendo de las culturas del pasado que todavía perviven entre nosotros.

La Fundación Tierra publicó a finales de 2008 el documental protagonizado por Leonardo DiCaprio “La hora 11”, en formato DVD acompañado de un libro, en el que más de cincuenta científicos, la mayoría de ellos pertenecientes a la entidad americana Bioneers, advierten de la necesidad de cambiar el curso de la historia inspirados en la naturaleza. Y es que, en el fondo, la crisis económica, social y ecológica tiene que ver con el declive del espíritu humano bajo la esclavitud del consumismo, que destruye el planeta a un ritmo trepidante y con una huella ecológica que determina que nuestro estilo de vida actual necesite más de 2,5 planetas para subsistir, esquilmando las oportunidades de supervivencia de las futuras generaciones.

El aprovechamiento de la energía solar de forma armónica con la evolución de la biosfera es ineludible y no debemos olvidar que es la única que realmente alimenta el planeta de forma sostenible. Un país soleado como España no puede ser ajeno a esta realidad, por el privilegio de su posición en el globo terráqueo, que le otorga una insolación singular. 

 

La oportunidad de una época

El Encuentro Solar no podía ser ajeno a estas nuevas tendencias del pensamiento emergente alternativo. Pero, también era evidente que no podía continuar su peregrinaje en un mundo que está en metamorfosis. El Encuentro Solar nació como una oportunidad para conocer de cerca los avances relacionados con las energías renovables y, especialmente, la energía solar. Un encuentro social donde expertos, aficionados, curiosos y estudiantes pudieran compartir sus conocimientos e inquietudes desde una perspectiva práctica, para contribuir al desarrollo de las diferentes posibilidades de la energía solar en el ámbito doméstico y de la cooperación. En aquella época sólo había una revista sobre el tema, ERA SOLAR, que ha acompañado el Encuentro desde sus inicios. Hoy la revista y web Energías Renovables es todo un símbolo en este sector periodístico y páginas web especializadas, como Solarweb o la Generación del Sol, por citar sólo algunas tienen un nutrido público.

Los tiempos han cambiado y el Encuentro Solar alimentó a una generación con una media de 250 participantes inscritos anualmente como un faro guía atrayendo la innovación socioecológica. La naturaleza nos ha enseñado que la evolución no contempla la extinción más que como un paso a nuevas formas de vida más adaptadas a las condiciones ambientales, siempre cambiantes.

El Encuentro Solar desde 2001 quedó asociado a la convocatoria de los Premios SolyPaz, y que le ha seguido la estela el Premio Solar Europeo. El espíritu del Encuentro Solar, presente durante casi quince años en nuestro país constituye en cualquier caso un patrimonio  no sólo de las entidades organizadoras, sino también de los centenares de participantes de todo el país que lo han hecho realidad. La Fundación Tierra mantiene este activo en esta web. [al tratarse de webs muy antiguas sin mantenimiento, algunas de las imágenes no funcionan correctamenete].

 

Acceso a las ediciones anteriores

- Encuentro solar 2000
- Encuentro solar 2001
- Encuentro solar 2002
- Encuentro solar 2003
- Encuentro solar 2004
- Encuentro solar 2005
- Encuentro solar 2006
- Encuentro solar 2007
- Encuentro solar 2008

 

actualizado: 
09/02/2009
parte de: