You are here

Flores secas para el hogar





Flores secas para el hogar
Tres formas para secar y decorar
Las flores secas siempre son útiles para alegrar el hogar, tanto si se emplean para confeccionar complicadas composiciones, como si simplemente se agrupan en ramilletes en la cocina. En la mayoría de los jardines bien provistos hay gran cantidad de material vegetal adecuado para secar:

- Siempreviva. Es una de las plantas perdurables más conocidas y proporciona un excelente material para secar. Sus flores son como de papel y conservan sus colores y su forma indefinidamente.
- Milenrama. Es una excelente planta para secar.
- Rosa. Las del grupo híbrido "de té" son las mejores.
- Aquilea amarilla. Sus grandes inflorescencias doradas conservan bien el color.
- Espuela de caballero. De color azul fuerte.

Hay también flores más exóticas para tal fin. Los amarantos son muy especiales por sus largos amentos colgantes de color rojo vivo o verde musgo. Las campanillas de Irlanda, por sus extrañas brácteas verdes visten el ramo de un color único. Hay plantas y flores silvestres que debidamente secadas dan un toque sencillo y natural a nuestras composiciones florales:
- Amapola. Debe recogerse con sumo cuidado para que no pierda los pétalos. Cortaremos las más largas y no las masificaremos en el secado, sino que las colgaremos hacia abajo en grupos de cinco o seis plantas. Deben ponerse en un lugar protegido del aire.
- Gramíneas. Abundantes y humildes, son muy fáciles de recoger. Siempre las cortaremos largas y las colgaremos boca abajo en ramilletes atados con cuerdas.

Ingredientes para la preparación


- siempreviva
- milenrama
- rosa

- aquilea amarilla
- espuela de caballero
- amaranto

- campanilla de Irlanda
- amapola
- gramíneas



Elaboración
(1) El secado al aire. Escoge las flores que aún no han terminado de abrirse. Agrúpalas en ramilletes y sujétalas con una goma elástica. Colócalas boca abajo en un lugar fresco y seco, aireado y con poca luz. Tardan unas tres semanas en secarse.
(2) El secado con sílice. Para secar flores delicadas. Coloca las flores sobre una base de sílice en un recipiente que se pueda cerrar y cúbrelas con cuidado. Cierra durante tres días. Si después de este tiempo están secas, ya puedes limpiarlas con cuidado. (3) El secado con glicerina. Mezcla una parte de glicerica con dos de agua caliente y agita. Corta el extremo de los tallos en diagonal, deposita las flores en el recipiente y guárdalo en un sitio seco. A los diez días lava con agua jabonosa y seca.


secc0013_flores secas

Sugerencias y otras aclaraciones
* El método más sencillo para secar las plantas es dejarlas simplemente al aire; éste es adecuado para muchas clases de flores y de follaje.

* Cuando se seca el follaje, muchas plantas se vuelven quebradizas (haya, eucalipto, hiedra). Para evitarlo, hay que preservarlas con glicerina, que reemplaza el agua de las hojas, suavizándolas.