You are here

La demanda de grano para combustible en EEUU amenaza la seguridad alimentaria y la estabilidad política




La explosión en la demanda de grano para combustible de automóbil en Estados Unidos amenaza la seguridad alimentaria del mundo y la estabilidad política
Alerta 11 - 2006

Ahora que la cosecha de grano del año está ya recolectada y almacenada, es hora de pasar a la acción y de anticiparse. La cosecha de este año de 1.967 millones de toneladas se queda corta para la previsión de consumo estimado de 2.040 millones de toneladas, por unas 73 millones de toneladas. Este déficit de casi el 4% es uno de los más grandes registrados. Pero aún más seriamente, en seis de los últimos siete años la producción de grano del mundo ha caído ligeramente. En consecuencia, el stock mundial de grano ha descendido a 57 días de consumo, el nivel más bajo en 34 años. La última vez que se alcanzaron éstos mínimos, los precios del trigo y del arroz se doblaron.


En seis de los últimos siete años la producción de grano del mundo ha caído


El crecimiento anual en grano únicamente usado para producir etanol para coches en EEUU alcanzó casi 7 millones de toneladas por año, subiendo desde los 2 millones de toneladas en 2001 a 14 millones de toneladas en 2006.


Los enormes beneficios de convertir el maíz en etanol consecuencia de las alzas en el precio del petróleo en el 2005 han llevado a una explosión de inauguraciones de nuevas destilerías.




Los precios del trigo y del maíz han subido un tercio o más durante los últimos meses.


La escalada de competencia por la cosecha de maíz de Estados Unidos ya está incrementando los precios.

Noviembre, 2006. El crecimiento promedio en el consumo mudial de grano durante los últimos seis años desde el 2000 fue cerca de 31 millones de toneladas por año. De este crecimiento, cerca de 24 millones de toneladas fueron consumidas como alimento o pienso. El crecimiento anual en grano únicamente usado para producir el etanol del combustible para coches en Estados Unidos alcanzó un promedio de casi 7 millones de toneladas por año, subiendo desde los 2 millones de toneladas en 2001 a 14 millones de toneladas en 2006.

Ahora la cantidad de grano usada para producir combustible está estallando. La inversión en la producción de combustibles de cultivo, que fueron una vez dependientes de los subsidios de gobierno, está ahora impulsada por el precio del petróleo. Con el actual pago del etanol al doble de su coste de producción, la conversión de materias agrícolas en combustible para coches ha llegado a ser enormemente provechosa. En Estados Unidos, esto significa que la inversión en destilerías de etanol para combustible está controlada por el mercado y no por el gobierno. 

Desenfreno en la construcción de destilerías de etanol
Los enormes beneficios de convertir el maíz en etanol, consecuencia de las alzas en el precio del petróleo en el 2005, han llevado a una explosión de inauguraciones de nuevas destilerías de etanol en los últimos meses. Los informes de The World Ethanol y de Biofuels, publicados bisemanalmente por F.O. Licht, muestran los asombrosos inicios de construcción de 54 nuevas destilerías de etanol en Estados Unidos entre el 25 de octubre del 2005 y el 24 de octubre del 2006. Con un período típico de construcción de 14 meses, virtualmente todas estas plantas producirán antes de finales del 2007. En conjunto, estas destilerías, con más de 15.000 millones de litros de capacidad anual de producción de etanol, consumirán 39 millones de toneladas de grano por año, casi todo maíz.

Y las inauguraciones se están acelerando. De noviembre del 2005 a junio del 2006, se excavaba tierra para una planta nueva cada nueve días. A partir de julio hasta septiembre del 2006, la tasa de inicio de construcciones aumentó a una cada cinco días. En octubre del 2006, era una cada tres días.

Puesto que normalmente se toman muchos meses para que una compañía se decida a construir una destilería, a seleccionar un sitio, a comprar la tierra, a adquirir los permisos necesarios y a arreglar el financiamiento, el salto post-Katrina en los precios del petróleo ha empezado solamente a mostrarse en los últimos meses con las inauguraciones de plantas de destilación nuevas .

El hambre de grano de las nuevas destilerías
Para calcular la cantidad de grano que se convertirá en etanol, comenzamos con los 41 millones de toneladas de la cosecha del 2005 que fueron utilizadas para producir etanol y agregamos a eso 39 millones de toneladas de las plantas de nueva construcción, que resulta en un total de 80 millones de toneladas de maíz. Esto no incluye el grano adicional requerido por las ampliaciones de varias plantas ya existentes. Ni implica las nuevas y numerosas destilerías de grano para producir  etanol en otros países, principalmente en Europa y China.

Dado la aceleración reciente en inauguraciones y los números de nuevas plantas en etapa de planeamiento, podríamos ver aún más nuevas construcciones en los 12 meses próximos. Si fuera así, estas destilerías podían absorber fácilmente 40 millones de toneladas adicionales de grano.

Si miramos adelante hacia 2007, ¿cuánto necesitaremos aumentar la cosecha para evitar otro disminución de los stocks de grano? Primero, necesitamos una subida de 73 millones de toneladas sólo para superar el déficit de producción del 2006. Más allá de esto, necesitaremos 24 millones de toneladas adicionales para cubrir el crecimiento anual estimado en necesidades del alimento y de pienso. Si entonces agregamos 39 millones de toneladas para proveer a las 54 destilerías nuevas antes citadas, en Estados Unidos estamos proyectando un crecimiento en demanda de 136 millones de toneladas de grano adicionales para la cosecha del 2007 si queremos evitar descensos en los almacenes.

En un mundo donde el crecimiento en la cosecha del grano ha hecho un promedio de apenas 20 millones de toneladas por año desde el 2000, las opciones para un salto tan enorme en la cosecha del año próximo no son buenas, incluso con el estímulo de los altos precios del grano. Más allá de esto, los granjeros deben lidiar con la cada vez más extendida escasez de agua para irrigación y la perspectiva de olas de calor aún más intensas a medida que aumenta la temperatura de la Tierra.

Grano para alimento, grano para combustible
La escalada de competencia por la cosecha de maíz de Estados Unidos ya está incrementando los precios. En algunos estados con producción creciente de maiz tales como Iowa, Indiana y Dakota del Sur, la finalización de destilerías bajo construcción y de las planeadas, tomarían virtualmente la cosecha entera del maíz de los estados.

La competencia local entre las nuevas destilerías por un lado y los tradicionales forrajes, lecherías, y productores de cerdos, aves de corral y huevos por otra, será intensa. Hasta un cierto grado, un tercio del subproducto del maíz de la destilería, -el llamado “grano de destilería”-, compensará la pérdida de pienso. El "grano de los destiladores", que consiste sobretodo en fibra y proteína y contiene poca energía, puede satisfacer mucho mejor a la alimentación de vacuno y al ganado lechero debido a su sistema digestivo, que a alimentar cerdos y pollos.

Los importadores de maíz como Japón, Egipto y México también están preocupados por la reducción probable en las exportaciones de maíz de Estados Unidos, que son el 70 % del total del mundo, ya que interrumpirá sus industrias de ganado y de aves de corral. En algunos países importadores del África sub-sahariana y en México, el maíz es el alimento básico. En EEUU, el maíz provee el dulcificante para los refrescos y se utiliza en cereales de desayuno, pero la mayoría del maíz se consume indirectamente. La leche, los huevos, el queso, el pollo, el jamón, las hamburguesas, el helado y el yogur típico en la nevera, todo se produce con maíz. En efecto, la nevera está llena de maíz. Y el precio de cada artículo de la nevera está afectado por el precio del maíz.

Alimento para coches
Los precios del trigo y del maíz han subido un tercio o más durante los últimos meses. En el mercado de futuros, el maíz y el trigo se negocian en máximos de diez años. Con los almacenes de maíz en el nivel más bajo registrado y la demanda altísima, los precios del maíz parecen dirigidos hacia máximos históricos. Los precios del trigo y del arroz seguirán probablemente a los precios del maíz hacia arriba. Antes de finales del 2007, la competencia que emergirá entre los 800 millones de dueños de automóvil que desean mantener su movilidad y los 2.000 millones más pobres del mundo que desean simplemente sobrevivir estará en medio de la escena mundial. Si los precios del grano suben a máximos absolutos, los disturbios por alimentos se desenfrenarán y la inestabilidad política en países de baja renta que importan su grano, tales como Indonesia, Nigeria, México y otros países, podría interrumpir el progreso económico global.

Este choque entre motoristas y gente debido al suministro de alimentos ya está ocurriendo cuando 854 millones de personas del mundo tienen hambre crónica y malnutrición y 24.000 de ellos, sobre todo niños, mueren cada día. La meta de U.N. Millennium Development Goal de reducir a la mitad la proporción de gente que sufre hambre antes de 2015 está fallando a medida que el número de hambrientos aumenta y podría derrumbarse totalmente en esta avalancha de demanda de alimento-para-coches.

Revisar la estrategia
La tentativa de solucionar un problema, -la creciente dependencia de Estados Unidos del petróleo importado-, está creando otro problema mucho más serio. Afortunadamente esto puede ser evitado. El actual 3 % de fuentes de etanol combustible para alimentar automóviles en Estados Unidos se podían compensar, varias veces y por una fracción menor del coste, incrementando los estándares de eficiencia en el uso de combustible del automóvil un 20 %.

En el tema del alimento-contra-combustible, el mundo necesita desesperadamente liderazgo, una estrategia para lidiar contra la emergente competencia entre alimento y combustible. Como productor y exportador principal de grano del mundo, así como el mayor productor de etanol, Estados Unidos está en el asiento del conductor.

Evolución de la producción mundial de etanol, desde 1975 a 2005, en millones de galones. Fuente: F.O. Licht y World Watch. Elaborado por: Earth Policy Institute.

Evolución del maíz de Estados Unidos destinado a exportación (línea superior) y maíz destinado a destilación para la producción de etanol como combustible, desde 1980 a 2005, en millones de toneladas. Fuente: USDA (United States Department of Agriculture). Elaborado por: Earth Policy Institute.

Evolución del stock mundial de grano, desde 1960 a 2006, en millones de toneladas. Fuente: USDA (United States Department of Agriculture). Elaborado por: Earth Policy Institute.

Evolución del carryover mundial de grano según el stock mundial, desde 1960 a 2006, en días. Fuente: USDA (United States Department of Agriculture). Elaborado por: Earth Policy Institute.

Evolución del consumo y producción mundial de grano, desde 1960 a 2006, en millones de toneladas. Evolución de la producción representada por la línea no discontínua, evolución del consumo representado por la línea discontínua. Fuente: USDA (United States Department of Agriculture). Elaborado por: Earth Policy Institute.
Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org