You are here

La ecología de las ciudades




La ecología de las ciudades
Extracto de "Plan B 2.0: Rescuing a Planet Under Stress and a Civilization in Trouble"

La urbanización es una de las tendencias demográficas dominantes de nuestro tiempo. En 1900, 150 millones de personas vivían en ciudades. Antes del 2000, eran 2.900 millones personas, un aumento de 19 veces. Hacia el año 2007 más de la mitad de nosotros viviremos en una ciudad, -convirtiéndonos, por primera vez, en una especie urbana.


En el año 2007 más de la mitad de los humanos viviremos en una ciudad


La obesidad está alcanzando proporciones epidémicas en ciudades en países industrializados y en vías de desarrollo


Los alimentos llegan cada vez de lugares más alejados de su punto de consumo


Vista del riachuelo que cruza la ciudad de San Luis Obispo en California (EEUU)


Si la tierra y el agua se convierten en los recursos más escasos, las áreas rurales que los controlan van a tener la sartén por el mango

Septiembre, 2006. En 1900 había solamente un puñado de ciudades con un millón de personas. Hoy en día, almenos 408 ciudades tienen, por lo menos, tantos habitantes. Y hay 20 megaciudades con 10 millones o más de residentes. La población de Tokio de 35 millones excede la de todo Canadá. La población de Ciudad de México, de 19 millones, es casi igual a la población de toda Australia. Nueva York, São Paulo, Mumbai (antes Bombay), Delhi, Calcutta, Buenos Aires y Shangai les siguen de cerca.

Las ciudades requieren una concentración de alimentos, agua, energía y de materias primas que la naturaleza no nos puede proporcionar. La concentración de estos volúmenes de recursos y su posterior dispersión en forma de basura, aguas residuales y como agentes contaminadores de aire y agua, son retos que desafían a los gestores de las ciudades en todo el mundo.

La mayoría de ciudades actuales no son lugares sanos a vivir. El aire urbano se contamina por todos sitios. Centradas típicamente en el automóvil y no en las bicicletas o peatones, las ciudades privan a la gente del ejercicio necesario, creando un desequilibrio entre la aportación y los gastos calóricos. Consecuentemente, la obesidad está alcanzando proporciones epidémicas en ciudades en países industrializados y en vías de desarrollo. Con más de mil millones de personas obesas en el mundo, los epidemiólogos lo califican como amenaza para la salud pública de proporciones históricas, -una fuente creciente de enfermedades cardíacas, de alta tensión arterial, de diabetes y de una incidencia más alta de varias formas de cáncer.

El transporte de recursos hasta las ciudades

La evolución de las ciudades modernas está íntimamente relacionada con los avances en el transporte, originalmente de barcos y trenes, pero posteriormente ya fue el motor de combustión interna combinado con el petróleo barato lo que promovió la movilidad de gente y mercancías, alimentando el fenomenal crecimiento urbano del siglo XX. Mientras el mundo se urbanizaba, el uso de la energía aumentaba.

Las ciudades originales confiaron en los alimentos y el agua de los campos de la periferia, pero actualmente las ciudades a menudo dependen de fuentes mucho más distantes para satisfacer incluso las necesidades básicas. Los Angeles, por ejemplo, debe gran parte de su abastecimiento de agua al río Colorado, situado a unos 970 kilómetros. La floreciente población de Ciudad de México, viviendo a 3.000 metros de altura, debe ahora depender del costoso bombeo de agua a 150 kilómetros de distancia y debe elevarla un kilómetro o más para aumentar sus insuficientes abastecimientos de agua. Beijing está planeando traer agua del río Yangtze situado a casi 1.500 kilómetros.

Los alimentos llegan incluso de distancias mayores, como ocurre en Tokio. Mientras esta ciudad todavía depende de los altamente productivos granjeros de Japón para suministrar el arroz, -con la tierra cuidadosamente protegida por la política gubernamental-, su trigo proviene en gran parte de las grandes llanuras de Norteamérica y de Australia. Gran parte del maíz viene del oeste de Estados Unidos. La soja también viene del oeste de Estados y del cerrado brasileño.

El petróleo que proporciona mucha de la energía para mover estos recursos dentro y fuera de ciudades también procede a menudo de lejanos yacimientos de petróleo. El aumento de precios de este combustible afectarán a las ciudades, pero afectará aún más a los suburbios y urbanizaciones que muchas ciudades han sembrado.

Frenando la urbanización, el caso de San Luis Obispo
Ampliamente se asume que la urbanización continuará. Pero esto no es necesariamente así. La cada vez mayor escasez de agua y el alto coste de la energía invertida en su transporte a largas distancias pueden comenzar a reprimir el crecimiento urbano. Por ejemplo, cerca de 400 ciudades en China ya están haciendo frente a una escasez crónica de agua.

Contra esta situación, Richard Register, autor de “Ecocities: Building Cities in Balance with Nature” (“Ecociudades: Construyendo ciudades en equilibrio con la naturaleza”), dice que es hora de repensar el diseño fundamental de las ciudades. Las ciudades deben diseñarse para la gente, no para los coches. Él va incluso más allá y habla de las ciudades peatonales, -comunidades diseñadas de modo que la gente no necesite los coches porque puede caminar hasta la mayoría de los lugares donde necesita ir o puede usar el transporte público.

Register también dice que una ciudad se debe ver como un sistema en funcionamiento, no en términos de sus piezas sino en términos de su entero. Presenta un convincente caso en qué las ciudades se deben integrar en ecosistemas locales más que imponerse sobre ellos.

Describe con orgullo la integración en el ecosistema local de San Luis Obispo, una ciudad de California de 50.000 habitantes al norte de Los Ángeles: "[ la ciudad ] tiene un hermoso proyecto de restauración de riachuelos con varias calles y callejones a través de edificios, alineadas con las tiendas que conectan la calle comercial principal de la ciudad, y a la gente le encanta. Antes de cerrar una calle, de convertir un terreno de estacionamiento en un parque, de restaurar el riachuelo y de hacer la calle principal fácilmente accesible como corredor natural, -es decir, accesible para el riachuelo-, el centro de la ciudad tenido una tarifa de escaparates vacíos del 40%; ahora tiene cero. Por supuesto es popular. Usted se sienta en su restaurante al lado del riachuelo... donde las frescas brisas hacen crujir los árboles en un mundo imperturbado por el ruido del coche y los ardientes gases de combustión". San Luis Obispo está rodeado tanto de paisajes naturales como agrícolas.

La evolución de las ciudades
Para Register, el diseño de la ciudad y sus edificios se convierte en una parte del paisaje local, sacando provecho de la ecología local. Por ejemplo, los edificios se diseñan para ser calentados y para ser refrescados por la naturaleza tanto como sea posible. Las ciudades pueden vivir en gran parte del agua reciclada que se limpia y se utiliza repetidas veces. El sistema de agua de "tira la cadena y olvídate" llegará a ser demasiado costoso para muchas ciudades con escasez de agua en el mundo después del petróleo. La producción urbana de alimento, particularmente las frutas y vegetales frescos, se extenderá en solares vacíos y en tejados a medida que aumentan los precios del petróleo.

En los próximos años, el proceso de urbanización podría reducirse o incluso invertirse. En un mundo con escasez de tierra, agua y energía, el valor de cada recurso puede aumentar substancialmente, revolviendo los términos del comercio típico entre el campo y las ciudades. Desde el principio de la Revolución Industrial, las reglas de comercio han favorecido las ciudades porque controlan el capital y la tecnología, los recursos escasos. Pero si la tierra y el agua se convierten en los recursos más escasos, entonces ésos en las áreas rurales que los controlan pueden tener la sartén por el mango. Con una nueva economía basada en energía renovable, una parte desproporcionada de esa energía, particularmente la energía del viento y los biofuels, vendrán de áreas rurales próximas.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Adaptado del Capítulo 11, " Designing Sustainable Cities ", en Lester R. Brown, Plan B 2.0: Rescuing a Planet Under Stress and a Civilization in Trouble (New York: W.W. Norton & Company, 2006), compra disponible en: www.earthpolicy.org/Books/PB2/index.htm

Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org



actualizado: 
06/09/2006
parte de: