You are here

La energía solar fotovoltaica bate Récords en 2010

Las compañías de Energía Solar fotovoltaica han fabricado 24.000 megavatios de células fotovoltaicas en todo el mundo en 2010, más del doble de la producción del 2009. La producción anual de energía fotovoltaica ha crecido casi 100 veces desde el año 2000, cuando sólo se fabricaron 277 megavatios de células fotovoltaicas. La recién instalada energía fotovoltaica también estableció un récord en 2010, dónde se instalaron16.600 MW en más de 100 países. Esto llevó la capacidad total mundial de energía solar fotovoltaica cerca de los 40.000 megavatios, suficiente para alimentar a 14 millones de hogares europeos.

zoom

Producción mundial anual de energía fotovoltaica solar, 1985-2010

Hechas de materiales semiconductores, las células fotovoltaicas convierten la radiación solar directamente en electricidad. Los paneles rectangulares están formados de numerosas células fotovoltaicas y éstos se pueden vincular a las matrices de diferentes tamaños y potencias de salida: desde los sistemas de tejado, medido en kilovatios al suelo, hasta montando matrices en tierra de cientos o incluso miles de megavatios. (Un megavatio equivale a 1.000 kilovatios).

Hay dos tipos principales de placa fotovoltaica: las tradicionales de silicio cristalino y las nuevas películas fotovoltaicas delgadas. En 2010, la producción de silicio cristalino ha supuesto más del doble de la producción del año 2009, representando más del 80 por ciento de todos los paneles producidos. Mientras que la producción de película delgada no ha podido mantener el ritmo, todavía ha crecido más del 60 por ciento. First Solar, una empresa de EE.UU., mantiene su liderazgo en la producción de película fina, que representa más del 40 por ciento de la producción mundial, la mayor parte de ella producida en Malasia.

La producción anual de energía fotovoltaica en el 2010 ha crecido casi 100 veces desde el año 2000.

Los datos obtenidos del análisis de GTM y proporcionados al Earth Policy Institute muestran que los fabricantes chinos volvieron a dominar la industria global de paneles fotovoltaicos en 2010, con cerca de 11.000 megavatios de producción de células fotovoltaicas. (Ver datos). Éste fue el séptimo año consecutivo en el que China, al menos duplicó su producción de fotovoltaica. Taiwan obtuvo un distante segundo lugar con 3.600 megavatios producidos, seguido por Japón con 2.200 megavatios, Alemania, con 2.000 megavatios, y los Estados Unidos con 1.100. Los cinco países representan el 82 por ciento de la producción mundial de energía fotovoltaica.

Mientras que Alemania ocupa el cuarto lugar en la fabricación de células solares, se eleva sobre todos los demás países en términos de generación real de electricidad por paneles solares. Alemania ha ampliado su liderazgo en esta categoría cada año, desde que superó a Japón en 2004. Después de agregar 7.400 megavatios en 2010, ahora cuenta con 17.200 megavatios de energía fotovoltaica instalada. Esto es más del 40 por ciento de la capacidad mundial y cuatro veces más los 3.800 megavatios en España, el segundo país en potencia instalada. Alemania genera suficiente electricidad con energía fotovoltaica para satisfacer la demanda de potencia de unos 3,4 millones de hogares alemanes.

 

zoom

tInstalaciones solares fotovoltaicas mundiales acumuladas, 1985-2010

Japón instaló cerca de 1.000 megavatios de nueva energía fotovoltaica en 2010. Es el tercer país en la clasificación de fotovoltaica instalada, con un total de 3.600 megavatios. Como la adopción de energía solar se acelera en Japón, su objetivo nacional de 28.000 megavatios para el año 2020 puede ser fácilmente superado, sobre todo porque el país busca alternativas energéticas tras el desastre nuclear de Fukushima en marzo de 2011.

 

Casi duplicando su capacidad total de energía fotovoltaica en 2010, Italia duplicó los Estados Unidos para reclamar la cuarta posición en el ranking mundial de energía solar, con 3.500 megavatios. Con una previsión de 8.000 megavatios de nueva energía fotovoltaica en 2011, probablemente superando a Alemania en nuevas instalaciones, Italia habrá superado sus previsiones oficiales 8.000 megavatios para 2020. Enel, la energética más importante de Italia, apuesta por que el país alcance los 30.000 megavatios en 2020 -suficiente para satisfacer la mitad de sus necesidades actuales de electricidad residencial-.

 

La capacidad de energía fotovoltaica en los Estados Unidos también registró un fuerte crecimiento en 2010, aumentando en más del 50 por ciento para llegar a 2.500 megavatios total. California, que ahora cuenta con más de 1.000 megavatios conectados a la red, de nuevo dirige a todos los estados en las nuevas instalaciones de energía fotovoltaica. Sin embargo, un número de otros estados, incluyendo Nueva Jersey, Nevada y Arizona, están aumentando su capacidad de energía solar, impulsados por los programas e incentivos a nivel estatal y federal.

 

China apuesta fuertemente por incorporar la energía solar en su matriz energética. 

Hasta hace muy poco, el estatus de China como potencia manufacturera de células fotovoltaicas no se había traducido en la generación de más energía solar en el hogar, ya que los paneles eran vistos como demasiado caro en el mercado interno. Mientras que la gran mayoría de fabricación  de fotovoltaica china se envía al extranjero, el compromiso cada vez mayor del gobierno para aumentar la energía solar como parte de la matriz energética está catalizando incrementos sustanciales de capacidad fotovoltaica. La energía fotovoltaica total instalada en China creció un 140 por ciento, cerca de 900 megavatios, en 2010. Este fue el primer año completo para el programa nacional de Golden Sun, que cubre la mitad de la inversión y los costes de conexión a red de los proyectos de energía solar. Se espera que el resultado de al menos 1.000 megavatios de instalaciones nuevas cada año a partir de 2012.

 

Panel fotovoltaico generando electricidad de la fuente de energia inesgotable: el sol.

Además, en agosto de 2011 la principal agencia de planificación económica de China anunció la implementación de un plan nacional de tarifas fotovoltaicas incentivadas. Este instrumento de política, ahora utilizado por más de 60 países, está detrás de la mayoría de la energía fotovoltaica ya instalada en todo el mundo. Una tarifa incentivada, por lo general, garantiza a los generadores de electricidad renovable un precio de compra a largo plazo para cada kilovatio-hora que producen  para “alimentar” la red, proporcionando un poderoso incentivo para la instalación de dichos sistemas. Junto al programa de Golden Sun y la nueva tarifa incentivada es probable que empuje la capacidad fotovoltaica de China, al menos el doble de nuevo en 2011, y podría ayudar a explicar por qué los objetivos de energía solar del país para 2015 y 2020 habrían ascendido a 10.000 y 50.000 megavatios, respectivamente.

La energía solar fotovoltaica se revelaría como una de las fuentes más baratas de energía si todas incorporaran sus costes reales.

Aunque el coste de la energía fotovoltaica se ha reducido sustancialmente a lo largo de las décadas, la electricidad generada por vía solar no es, todavía, muy competitiva respecto el precio de la electricidad generada por combustibles fósiles altamente subsidiados. Si el coste total de la quema de combustibles fósiles, incluyendo efectos en la salud y los costes del cambio climático, se incorporaran en el precio de la electricidad, la energía fotovoltaica rápidamente se revelaría como una de las fuentes más barata de energía.

 

Los gases emitidos en la combustión de carbón o petróleo para generar electricidad, potencian el cambio climático y perjudican la salud.

Como los costes del sistema siguen bajando, el paisaje de la energía fotovoltaica está evolucionando para incluir no sólo las instalaciones fotovoltaicas tradicionales de pequeña escala, sino también la escala comercial: los parques de decenas, cientos o incluso miles de megavatios. Un parque de 80 megavatios fotovoltaicos completado en Canadá en 2010 fue el más grande del mundo hasta septiembre de 2011, cuando un complejo fotovoltaico recientemente ampliado de cerca de 150 megavatios en el noreste de Alemania se llevó el título. A finales de 2011, los Estados Unidos tienen 48 o más proyectos de energía fotovoltaica de 100 megavatios o más en la recámara, incluyendo un parque de 5.000 megavatios, que se localiza en tierras degradadas del Valle de San Joaquín en California. En su punta de generación, la producción de esta planta solar de electricidad podría rivalizar con el de cinco grandes plantas de energía nuclear.


Proyectos de multi-megavatios también están en desarrollo en la India como parte de la Misión Solar Nacional, que fue anunciada a finales de 2009. Aunque el país contaba con sólo 100 megavatios de capacidad fotovoltaica instalada a finales de 2010, el objetivo es que antes del 2022 se instalen cerca de 22.000 megavatios de energía solar –mitad fotovoltaica y mitad de concentración de energía solar. El estado occidental de Gujarat planea tener 3.000 megavatios instalados en 2015.

Parte de la expansión de la Misión Nacional de energía fotovoltaica Solar está destinada a zonas rurales, donde millones de personas carecen de acceso a la electricidad. Como es el caso en muchos otros países en desarrollo, hay un amplio potencial en la India para la energía fotovoltaica para suministrar energía en lugares sin red eléctrica. La instalación de pequeños sistemas solares en los hogares suele ser mucho menos costoso que la construcción de una planta de energía central, con el beneficio añadido de reducir enormemente la contaminación del aire interior producido por las lámparas de queroseno.

La energía solar fotovoltaica sigue creciendo en los países de mayor demanda y se incorpora en nuevos mercados.

Los analistas del sector prevén que alrededor de 21.000 megavatios de energía fotovoltaica se instalará a nivel mundial en 2011. Esto sería una marcada desaceleración de la duplicación del mercado en 2010, pero el conjunto de los países con mayor demanda para la energía fotovoltaica todavía sigue creciendo. Nuevos mercados como Eslovaquia y el Reino Unido se encuentran entre los 20 países que se espera agregar 100 megavatios o más en 2011, procedentes de 13 países en 2010.

Mientras caigan los costes de producción de la energía fotovoltaica, mientras crezca la  preocupación sobre el cambio climático y mientras los países busquen reemplazar los finitos combustibles fósiles por fuentes de energía que nunca acaba, el crecimiento de la energía solar debe continuar. El potencial es prácticamente ilimitado: un artículo de 2011 publicado en Energy Policy muestra que la energía solar fotovoltaica desplegada en lugares adecuados podría generar 30 veces la electricidad que actualmente se producen en todo el mundo.

 

actualizado: 
04/11/2011
parte de: