You are here

La lucha antinuclear continúa

Más de 15 mil personas participaron en el acto central de la 16 ª edición de la Fira per la Terra-Mercado de la Tierra, contra la contaminación radiactiva, que ha organizado la coordinadora Tanquem les Nuclears (Cerremos las Nucleares), conjuntamente con la Associació Dia de la Terra (entidad promotora de la Feria por la Tierra).

A las 13h del domingo 17 de abril de 2011, miles de personas pararon completamente todas las actividades de la Feria para concentrarse en el área central del paseo Lluís Companys y del paseo de los Tilos del Parque de la Ciudadela de Barcelona. Los participantes se pusieron una careta con la imagen del Sol sonriente (símbolo internacional de la lucha antinuclear) con un gigantesco cartel antinuclear colgando en el Arco del Triunfo de compañía. También se realizó un minuto de silencio para recordar a las víctimas de los accidentes de las centrales nucleares (Fukushima y Chernóbil, -en 2011 se cumplen 25 años de la tragedia). Finalmente se leyó el manifiesto redactado por la coordinadora, que denuncia la peligrosidad de la energía nuclear y hace un llamamiento a todas las fuerzas políticas para trabajar juntos y sin descanso para acelerar la transición hacia un país 100% renovable.

La concentración de participantes en la Fira per la Terra en el Passeig Lluis Companys pidiendo el cierre de las centrales nucleares. Casi un kilómetro de personas concentradas a lo largo del eje viario del Parc de la Ciutadella de Barcelona. La impresionante pancarta antincuclear sobre el Arc del Triomf de fondo. Foto: Luis Camargo, Fira per la Terra

¿NUCLEAR? NO, GRACIAS. MANIFIESTO DE LA "FIRA PER LA TERRA 2011"

Hace un año, en la Feria per la Terra 2010, recreamos la explosión de un reactor nuclear. No podíamos imaginar que un año más tarde viviríamos tantas explosiones en una sola central. Mil veces nos repitieron que Chernóbil era irrepetible. Mil veces nos dijeron que todas las centrales nucleares eran seguras. Y ahora en Fukushima nadie puede controlar tres reactores y cuatro piscinas. Los liquidadores vuelven a ser liquidables y la lluvia radiactiva cae por todos los continentes mientras se desenmascara, poco a poco, la férrea sumisión de los vigilantes nucleares a las eléctricas vigiladas.

Si hace cuarenta años gritábamos: ¿Nuclear? No, gracias. Y las energías alternativas eran en gran parte una promesa... Este invierno en que las energías renovables han producido el 38% de la electricidad del Estado y que tenemos capacidad de generación eléctrica de sobra, lo tenemos que repetir con más fuerza: ¿Nuclear? No, ¡gracias!

Y exigir, al Estado y a la Generalitat que dejen de engrosar los bolsillos de las compañías eléctricas, que procedan a cerrar las nucleares y trabajen conjuntamente sin descanso para lograr cuanto antes una Cataluña 100% Renovable.

zoom

La mayor pancarta antinuclear del mundo frente al Arco del Triumfo de Barcelona en la Fira per la Terra 2011. Foto: Manuel Adelantado.

Y ahora, si os parece, podemos ir repitiendo: ¿Nuclear? No, ¡gracias!

¿Por qué hacer hervir el agua para obtener electricidad si podemos utilizar el sol? ¿Nuclear? No, gracias.

Porque las centrales nucleares son la otra cara de la proliferación de armamento atómico. ¿Nuclear? No, gracias.

Porque la energía debe estar en manos de todos, y no de la nucleocracia. ¿Nuclear? No, gracias.

Porque los residuos nucleares son un legado envenenado para cientos de generaciones. ¿Nuclear? No, gracias.

Y porque es la energía más cara en precio, salud y contaminación, repitamos por última vez: ¿Nuclear? No, gracias.

Transcripción del texto leído durante la concentración antinuclear en la 16a Fira per la Terra

En otoño pasado, cuando se inició el proceso de preparación de la 16a Feria por la Tierra – Mercado de la Tierra se decidió dedicarla a recordar que hace 25 años hubo la catástrofe nuclear de Chernóbil, la más grave ocurrida en las sociedades modernas. Entonces, nadie se podía haber imaginado que ocurriría otra gran catástrofe nuclear, como la de Fukushima, que también vuelve a ser fruto, como Chernóbil, de la prepotencia de algunos hombres de ciencia y de tecnólogos, economistas, periodistas y políticos, en el desarrollo, difusión y uso de tecnologías que ponen en peligro la misma supervivencia humana sobre el planeta Tierra. 

Por esto hoy nos vemos obligados a recordar, además de Chernóbil, Fukushima, otra catástrofe nuclear ocurrida no por culpa de terremotos, ni tsunamis, como nos vuelven a hacer creer, sino por culpa de la codicia de la tecno-burocracia nuclear, la llamada nucleocracia, al querer imponer a la sociedad una tecnología de la muerte: la tecnología nuclear. Esta tecnología fue desarrollada por una sola y única finalidad: la producción de combustible nuclear para la fabricación de armamento atómico con el objetivo de eliminar humanos de forma masiva. 

Hoy, tras el sinfín de catástrofes nucleares que han acompañado y acompañan el desarrollo y la aplicación de la tecnología nuclear, empieza a ser hora que la sociedad, como un todo, diga BASTA, siguiendo el camino trazado por todas aquellas personas que de forma pionera levantaron la voz desde los mismos inicios del desarrollo de esta tecnología de la muerte. Y no solamente hace falta decir "basta", sino que hace falta empezar a decir que los que imponen la aplicación de las tecnologías de la muerte, como la tecnología nuclear, sean considerados como autores de crímenes contra la humanidad. 

Ahora os pedimos que guardemos un minuto de silencio para recordar todas las víctimas de la nuclearización, desde las bombas de Álamo Gordo, Hiroshima y Nagasaki hasta las de la reciente y gran catástrofe nuclear de Fukushima.

Miles de personas en el Passeig dels Til·lers del Parc de la Ciutadella de Barcelona concentrados con la careta "Nuclear? No Gracias". El preludio de la manifestación prevista para el 5 de junio 2011. Foto: Fundació Terra.

Declaraciones de los organizadores (en catalán):