You are here

La soga de salvamento verde




La verde soga de salvamento. Una radical nueva idea podría salvar los ecosistemas de mundo. ¿Pero qué le hará a la economía?
Publicado en el periódico británico The Guardian el 1 de julio de 2008
Parece que casi todos están de acuerdo: los gobiernos se enfrentan ahora a la elección entre salvar el planeta o salvar la economía. A medida que la recesión amenaza, la presión para abandonar las políticas verdes se intensifica. Un informe publicado ayer por Ernst & Young sugiere que el endeble objetivo de reducir el carbono de la UE incrementará las facturas de la energía un 20% durante los 12 próximos años (1). La semana pasada, los consejeros del primer ministro británico admitieron a The Guardian que sus planes sobre energías renovables estaban “en los márgenes” de lo que la gente tolerará (2).






Las tecnologías de extracción de energía basadas en combustibles fósiles no tienen lugar en la próxima revolución industrial verde.


Planta solar fotovoltaica de participación popular en el Mercat del Carmel de Barcelona, promovida por Fundación Tierra.


Aerogenerador en un campo granadino.





Julio, 2008. Pero estos miedos se basan en una asunción falsa: que existe una alternativa barata a una economía verde. La semana pasada New Scientist publicó una encuesta a expertos de la industria del petróleo donde se mostraba cómo la mayor parte de ellos creen que los suministros globales de petróleo alcanzarán su pico antes de 2010 (3). Si están en lo cierto, el juego ha empezado. Un informe publicado por el Ministerio de Energía de EEUU en 2005 sostenía que, a menos que el mundo inicie un programa intensivo de reemplazos 10 o 20 años antes del pico del petróleo, una crisis “diferente a cualquiera a la que haya hecho frente antes la sociedad industrial moderna” es inevitable (4).

Si el mundo está cayendo en la recesión es, en parte, porque los gobiernos creyeron que podrían elegir entre la economía y la ecología.
El precio del petróleo está así de alto y duele tanto porque no ha habido un esfuerzo serio por reducir nuestra dependencia. Ayer en The Guardian, Rajendra Pachauri sugirió que una recesión inminente podría forzarnos a enfrentar los defectos de la economía global (5). Pero parece que, tristemente, hasta ahora ha generado el efecto opuesto: una encuesta reciente de Ipsos Mori sugiere que la gente está perdiendo el interés por el cambio climático (6). Las oportunidades para el populismo de la energía abundan: no pasará mucho tiempo antes de que alguno de los principales partidos abandone el débil consenso verde y empiece a invocar una cornucopia de petróleo que no puede ser posible.

El gobierno británico mantiene ambas posiciones a la vez. En su discurso de la semana pasada, Gordon Brown dijo que él quiso “facilitar una reducción en los precios del petróleo globales a corto plazo” mientras intentaba “reducir progresivamente nuestra dependencia del petróleo” (7). Él sabe que el primer objetivo hace al segundo más difícil de alcanzar. La política del gobierno es construir más de todo - más plantas de carbón, una energía más atómica, más plataformas petroleras, más energías renovables, más caminos, más aeropuertos - y espera que nadie señale las contradicciones.

¿Hay una salida? ¿Podríamos abandonar la economía del combustible fósil sin provocar un contragolpe devastador?
Dos cosas son obvias. Necesitamos un sistema global, y el actual, el protocolo de Kyoto, está roto. No fija ningún tapón en la contaminación global del carbono, sus objetivos no guardan ninguna relación con la ciencia actual y no es ejecutable de ningún modo, contiene lagunas jurídicas y cláusulas con vías de fuga tan amplias como para que un buque de petróleo navegue a través.

Hasta hace poco tiempo apoyé un sistema alternativo llamado contracción y convergencia. Este sistema propone que cada país debería terminar con la misma cuota de dióxido de carbono por persona. Los países más ricos deben producir mucho menos de lo que hacen hoy; los más pobres podían contaminar más. Otra propuesta surge lógicamente de ésta: racionar el carbono. Una vez asignada su cuota de carbono, cada nación la dividiría en partes iguales entre sus ciudadanos, que podrían utilizarla para comprar energía o para negociarla entre sí mismos. Estas ofertas tienen el mérito de capsular la contaminación global, de ser justas, progresivas y fáciles de entender y de animarnos a pensar en nuestro uso de la energía.

Pero, después de leer las pruebas de un libro del pensador independiente Oliver Tickell, que será publicado este mes, he cambiado de opinión. En "Kyoto2: cómo manejar el invernadero global", Tickell mata mis ideas preferidas (8). demuestra que no hay una base lógica para dividir el derecho a contaminar entre naciones estado. Les da demasiado poder sobre esta materia, y no hay garantía de que traspasen los derechos de contaminación a sus ciudadanos, o que utilicen el dinero que recolectaron para enverdecer la economía. El racionamiento de carbono, argumenta el autor, requiere un nivel de instrucción económica que está lejos del nivel universal en las economías más avanzadas, y aún menos en los países donde la mayoría de la gente no tiene ni cuentas bancarias.

En su lugar, Tickell propone establecer un límite global para la contaminación del carbono, y vender los permisos de contaminar a las compañías que extraen o que refinan los combustibles fósiles.
Esto tiene la ventaja de tener que regular algunos miles de corporaciones -las que hacen funcionar refinerías de petróleo, lavaderos de carbón, los gaseoductos y los trabajos con cemento y fertilizantes, por ejemplo-, en lugar de regular a miles de millones de ciudadanos. Estas empresas comprarían sus permisos en una subasta global, gestionada por una coalición de los bancos centrales del mundo. Hay un precio de reserva, para asegurarse de que no baja demasiado el coste del carbono, y un precio tope, en el cual los bancos prometen vender permisos, para asegurarse de que el coste no lisia la economía global. En este caso, las compañías estarían pidiendo prestados permisos de futuro. Pero como el dinero recolectado sería invertido en energías renovables, la demanda por los combustibles fósiles bajaría, así que pocos permisos necesitarían ser publicados en los posteriores años.

Tickell calcula que si el tope fuera fijado bastante bajo para asegurar que el mundo sea neutral en emisiones de carbono antes de 2050, el coste total de los permisos sería de cerca un trillón de US$ al año, cerca de un 1,5% de la economía global. El dinero se gastaría en ayudar a los pobres a adaptarse al cambio climático, en pagar a países para proteger sus bosques y otros ecosistemas, al desarrollo de los cultivo bajos en emisiones de carbono, en promover el rendimiento energético y a la construcción de centrales de energía renovable.

Pero su propuesta parece demasiado baja.
Como muchos de los científicos climáticos del mundo, Oliver Tickell propone que la concentración de gases de efecto invernadero sea estabilizada eventualmente en 350 partes por millón (equivalente de dióxido de carbono) en la atmósfera, y sus cálculos se basan en este objetivo. La semana pasada Lord Stern sugirió que resolver un objetivo menos exigente (500 partes por millón) costará el 2% del producto interno bruto mundial (9). Si el precio de los permisos de carbono vendidos en la subasta fuera mucho más alto que el que Tickell sugiere, el dinero adicional se podría utilizar para devoluciones de impuestos masivas y gasto social, dirigido especialmente a los pobres. Pero ¿el mundo podría sostenerlo?

Este dinero no desaparece, se gasta. La propuesta de Tickell podría representar una solución keynesiana clásica a la crisis económica. Los uno, dos o incluso los cinco trillones de US$ que costaría el sistema, serían usado para dar un rápido arranque a la revolución industrial verde, a un Nuevo Acuerdo (New Deal) no tan diferente del original (cuyo más acertado componente fue el Roosevelt’s Civilian Conservation Corps -Cuerpo Civil de Conservación Roosevelt-, que protegió bosques y tierras de labrantío (10)). Ésta no sería la primera vez que las empresas son rescatadas por las medidas a las que más insistentemente se resisten: hay una larga historia de lobby corporativo contra una clase de gasto público que, finalmente, acaba salvando a esta misma economía corporativa.

¿Querríamos salvar esta economía corporativa, incluso si pudiésemos?
Es duro ver cómo el índice de crecimiento global actual de 3,7% al año (que significa que la economía global se dobla cada 19 años) se podría sostener (11), incluso si todo el sistema fuera accionado por el viento y el sol. Pero ésta es una pregunta para otra columna y quizás otra hora, cuando el pánico económico actual haya disminuido. Por ahora tenemos que encontrar medios de salvarnos de nosotros mismos.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Referencias:

1. BBC Online, 30 Junio 2008. Green target ‘to hike fuel bills’. http://news.bbc.co.uk/1/hi/business/7480204.stm
2. Juliette Jowit and Patrick Wintour, 26 Junio 2008. Cost of tackling global climate change has doubled, warns Stern. The Guardian.
3. Ian Sample, 25 Junio 2008. Oil: The final warning. New Scientist.
4. Robert L. Hirsch, Roger Bezdek y Robert Wendling, Febrero 2005. Peaking Of World Oil Production: Impacts, Mitigation, & Risk Management. US Department of Energy. Est informe se escapó y encontró de forma original su estilo en este sitio: http://www.hilltoplancers.org/stories/hirsch0502.pdf
5. Rajendra Pachauri, 30 Junio 2008. The world’s will to tackle climate change is irresistible. The Guardian.
6. Juliette Jowit, 22 Junio 2008. Poll: most Britons doubt cause of climate change. The Observer.
7. Gordon Brown, 26 Junio 2008. Creating a low carbon economy. http://www.number-10.gov.uk/output/Page15846.asp
8. Oliver Tickell, próximamente. Kyoto2: how to manage the global greenhouse. Zed Books, Londres.
9. Juliette Jowit y Patrick Wintour, ibid.
10. Neil M Maher, 2008. Nature’s New Deal. Oxford University Press.
11. http://www.imf.org/external/pubs/ft/survey/so/2008/res040908a.htm
George Monbiot
www.monbiot.com


Almacén de Alertas

actualizado: 
08/07/2008
parte de: