Las emisiones de dióxido de carbono se aceleran rápidamente




Las emisiones de dióxido de carbono se aceleran rápidamente
Alerta 5 - 2008
Las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) de la quema de combustibles fósiles estaban parados en 8.38 gigatoneladas de carbono (GtC) en 2006, un 20 % por encima del nivel de 2000. Las emisiones crecieron un 3.1 % al año entre 2000 y 2006, más del doble del índice de crecimiento durante los años 90. Las emisiones de CO2 han estado creciendo constantemente durante 200 años, desde que se inició la quema de combustibles fósiles a gran escala en el comienzo de la Revolución Industrial. Pero el crecimiento en emisiones se está acelerando ahora, a pesar de la evidencia inequívoca de que el CO2 está calentando el planeta y afectando los ecosistemas de alrededor del globo.


Cinco países son responsables de más de la mitad de las emisiones de CO2 relacionadas con combustibles fósiles.



El IPCC proyecta que, sin medidas política para tratar el calentamiento global, las emisiones de CO2 que provienen de la quema de combustibles fósiles podría más que doblarse entre 2000 y 2030.


El CO2 se está acumulando en la atmósfera.


La quema de combustibles fósiles no es la única fuente de emisiones de dióxido de carbono.

9 de abril de 2008.- En el año 2000, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC - Intergovernmental Panel on Climate Change) presentó las proyecciones de cómo probablemente se desarrollarían las emisiones de gases de efecto invernadero durante el siglo XXI debido a los cambios económicos, demográficos y tecnológicos. El escenario, que combinaba un rápido desarrollo económico y una rápida globalización con un uso intensivo de combustibles fósiles, fue utilizado como el límite superior del IPCC para las estimaciones del futuro cambio del clima en su informe reciente de 2007. Aún con esta proyección del límite superior, se predijo que el crecimiento anual de las emisiones sería solamente del 2.3 % entre 2000 y 2010, mucho menos que el aumento anual del 3.1 % que estamos experimentando este siglo. Con las emisiones de CO2 excediendo actualmente el peor escenario, podemos contar con que la subida de temperatura y del nivel del mar harán probablemente igual.

Los mayores emisores de CO2
Cinco países son responsables de más de la mitad de las emisiones de CO2 relacionadas con combustibles fósiles y los Estados Unidos y China por sí solos son responsables de más de un tercio. Estados Unidos ha sido el mayor emisor del mundo durante un siglo, lanzando 1.66 GtC en 2006, el 19.8 % de las emisiones globales. Ahora están seguidos de cerca por China, donde el crecimiento de emisiones ha sido liderado por un rápido aumento en el consumo de carbón - China está abriendo actualmente un promedio de dos centrales eléctricas de carbón a la semana. Las emisiones en China se han más que doblado desde 1990, alcanzando 1.48 GtC en 2006, un 17.7 % del total del mundo. Los analistas cuentan con que China alcance Estados Unidos y se convierta en el mayor emisor del mundo antes de 2009.

Los otros países en el top cinco de emisiones de CO2 son Rusia, la India y Japón, que emiten respectivamente 5.2, 4.7, y 4.1 % de las emisiones globales de CO2 (véanse los gráficos). De éstos, la India es el que ha tenido el crecimiento más rápido de emisiones, que se han triplicado desde 1981. El aumento en emisiones de India y de China refleja la industrialización rápida y el desarrollo económico que suceden actualmente en Asia. Desde el año 2000, las emisiones de dióxido de carbono en Asia han crecido cinco veces más rápidamente que las emisiones en el resto del mundo. La región, que producía menos de un 10 % de las emisiones globales en 1970, ahora casi alcanza un tercio del total del mundo.

Las emisiones por cápita y el estándar de vida
Estos números nacionales y regionales enmascaran diferencias enormes en emisiones de CO2 por cápita. Después de las minúsculas naciones de Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Singapur, los Estados Unidos tiene el mayor nivel de emisiones por cápita en el mundo (véanse los datos). Con 5.5 toneladas de carbono, las emisiones de Estados Unidos por persona es casi cinco veces mayor que las emisiones por cápita en China y casi 200 veces mayor que las emisiones por cápita en los países más pobres del mundo. Naciones Unidas calcula que un aparato típico de aire acondicionado en Florida es responsable de más CO2 por año que una persona en Camboya durante toda su vida y que una lavadora en Europa emite anualmente tanto como tres etíopes.

En general, los países más ricos tienen mayores emisiones por cápita, pero importantes ejemplos demuestran que las emisiones no tienen que estar correlacionadas con el estándar de vida. California, donde los ingresos medios están bastante por encima de la media de Estados Unidos, tiene sus emisiones por cápita algo por encima de la mitad del promedio nacional. Muchos países en Europa también tienen emisiones por cápita menores que la mitad del promedio en los Estados Unidos y, aún así, sus estándares de vida son comparables.

La deforestación
La quema de combustibles fósiles no es la única fuente de emisiones de dióxido de carbono. Actualmente, cerca de 2 gigatoneladas de carbono se emiten cada año a medida que los bosques se talan para madera o se queman para proporcionar áreas agrícolas o de pastoreo. La tala de árboles de Indonesia y de Brasil es la más severa, siendo países con algunas de las mayores reservas de bosques tropicales del mundo (véanse los datos). Juntos, estos dos países explican más de la mitad de las emisiones generadas por el cambio en el uso de la tierra.

El incremento de la concentración atmosférica de CO2 y la degradación de los sumideros de carbono
El dióxido de carbono, que proviene tanto de la quema de combustibles fósiles como de la tala de árboles, se está acumulando en la atmósfera. Los registros de hielo indican que ahora hay más CO2 en la atmósfera que en cualquier momento en los 650.000 años anteriores. En 2007, la concentración atmosférica del CO2 era de 384 partes por millón (ppm), por encima de los 280 ppm en el comienzo de la revolución industrial. Entre 2000 y 2007, la concentración atmosférica del CO2 creció un promedio de 2 ppm por año, el aumento más rápido en siete años desde que la monitorización comenzó en 1959 (véanse los datos).

Solamente la mitad del CO2 lanzado a la atmósfera cada año realmente se mantiene allí, pues por lo menos el 45 % es secuestrado rápidamente por sumideros de carbono tales como las plantas y el océano. Mientras las emisiones de dióxido de carbono crecen y el planeta se calienta, sin embargo, los estudios sugieren que estos sumideros se empiezan a saturar y no podrán continuar tomando la misma parte de las emisiones. El dióxido de carbono es menos soluble en un océano más caliente, por ejemplo, y suelos más calientes tienden a sostener menos carbono. A medida que las temperaturas aumentan, una porción menor de emisiones de CO2 es retenida por la tierra y los sumideros del océano. Un examen detallado del índice de crecimiento de la concentración atmosférica de CO2 publicada a finales de 2007 sugirió que una desaceleración en el secuestro de carbono por parte de los sumideros puede estar ya sucediendo -mucho antes de lo que los científicos habían anticipado.

El aumento de la temperatura media mundial y las medidas para su freno
Las concentraciones en aumento de dióxido de carbono, junto con otros gases de efecto invernadero, han levantado ya la temperatura media global 0.8 grados centígrados y más de dos tercios de este aumento provenía de los años 80. Este calentamiento está afectando ya a los sistemas naturales de todo el mundo: los científicos climáticos han documentado tendencias de más olas de calor, sequías más largas y  más intensas, un nivel del mar más alto, situaciones de altas lluvias más frecuentes y huracanes más fuertes. Los niveles de aumento del CO2 también están acidificando el océano, haciendo la supervivencia en él más difícil para organismos tales como el coral, que utilizan el carbonato de calcio para formar su estructura. El pH (una medida de la acidez donde un valor más bajo indica condiciones más ácidas) del océano superficial ha disminuido un 0.1 punto y podría ya caer 0.3-0.4 punto más hacia el 2100, si las emisiones de dióxido de carbono no se reducen. Ésto amenazaría la existencia de organismos que desempeñan papeles dominantes en el ecosistema marino.

El IPCC proyecta que, sin medidas política para tratar el calentamiento global, las emisiones de dióxido de carbono que provienen de la quema de combustibles fósiles podría más que doblarse entre 2000 y 2030, una trayectoria que haría casi imposible evitar un aumento de la temperatura de 3 grados centígrados por encima de las temperaturas pre-industriales. La evidencia del aumento sugiere que incluso el calentamiento de menos de 2 grados sobre las temperaturas pre-industriales, constituiría un cambio "peligroso" del clima, algo que las naciones ya han acordado evitar bajo el convenio base de Naciones Unidas sobre el cambio del clima (U.N. Framework Convention on Climate Change).

Está claro que para prevenir los efectos más serios y más irreversibles del cambio climático, el mundo debe actuar rápidamente para recortar substancialmente las emisiones. Las medidas de eficiencia energética y las tecnologías existentes, tales como la energía del viento y los coches eléctricos híbridos enchufables, combinados con programas para proteger y para restaurar los bosques del mundo, podrían recortar las emisiones globales netas de dióxido de carbono un 80 % antes del 2020, una meta descrita en el libro "Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization de Lester R. Brown". Poner este plan en acción pararía e invertiría la tendencia de muchos años de emisiones cada vez mayores del dióxido de carbono.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Datos adicionales:

Emisiones globales del dióxido de carbono de combustibles fósiles que se queman, 1751-2006 (figura y tabla)
Emisiones globales de dióxido de carbono de la quema de combustible fósiles, 1950-2006 (figura)
Emisiones de dióxido de carbono de la quema de combustible fósiles de los 10 primeros países emisores, 2006 (figura y tabla)
Emisiones de dióxido de carbono por persona de los 10 primeros países emisores y en el mundo, 2006 (tabla)
Emisiones globales de dióxido de carbono de la quema de combustibles fósiles por sector, 2004 (figura y tabla)
Emisiones de dióxido de carbono por el cambio de uso del suelo y por la silvicultura en los 10 primeros países, 2000 (tabla)
Concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, 1000-2007 (figura y tabla)


Frances C. Moore - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org