You are here

Lavar el coche en el río





Lavar el coche en el río
seca52a_lavar el coche en el río
Lavando nuestro coche en el río polucionamos el medio ambiente.
seca52b_lavar el coche en el río
La opción más ecológica y cómoda es llevar el coche a un túnel de limpieza.
El baño del Rolls Royce
Una de las prácticas más difundidas en muchos países es utilizar los ríos como bañera para lavar los coches. En muchos casos, no solamente se lavan, sino que las riberas fluviales se convierten en zonas de prácticas para reparaciones, cambios de aceite, etc.
1 ml de aceite o grasa contamina 1.000 l de agua
Al lavar el coche se desprenden grasas, aceites y muchas otras sustancias tóxicas para la vida del río. Con un solo mililitro de aceite o grasa se contaminan 1.000 litros de agua y ésta es la cantidad que normalmente se desprende cuando lavamos el vehículo.
La contaminación originada por los automóviles no sólo proviene de las emisiones de tubos de escape mientras funcionan, sino también del proceso de fabricación, de los cambios periódicos de sus líquidos vitales (aceites, líquido de frenos, líquido hidráulico, líquido de refrigeración, etc.), del desballestamiento o incluso de un hecho aparentemente tan inofensivo como su limpieza. Cuando lavamos el coche también estamos contaminando a través de las sustancias tóxicas que se desprenden mientras lo hacemos.
Ni en el río, ni en la calle, ni en nuestro terreno
Debemos considerar que lavar el coche cerca de los ríos puede llegar a hacer desaparecer formas de vida adaptadas a aguas impolutas, tanto vegetales como animales. Hemos de tener en cuenta que durante el proceso se están desprendiendo grasas, polvo de las pastillas de freno (que puede contener asbesto, uno de los cancerígenos más potentes), aceites, detergentes...
Lavar los vehículos en la calle o en el terreno de nuestra propiedad afecta igualmente al medio ambiente, ya que los contaminantes mezclados con el agua van a parar al alcantarillado o se infiltran en la tierra y llegan a las capas de aguas subterráneas, que después ya no son aptas para el consumo humano. Las depuradoras no eliminan las grasas y aceites mezclados con el agua y, por lo tanto, éstos son absorbidos por plantas, animales y microorganismos.

Resumiendo ...
Llevemos siempre el coche a un túnel de limpieza (los más modernos incorporan separadores de grasas y aceites).

No utilicemos productos agresivos para el medio si limpiamos el coche nosotros mismos.

Si queremos hacer una limpieza del motor, hagámosla siempre en un taller.

No lavemos nunca el coche en un río ni en la calle o en un solar.