You are here

Medir y actuar para la sostenibilidad, o prepararse para el fracaso

La Situación del Mundo 2013 publicado en castellano por FUHEM Ecosocial e Icaria Editorial, ofrece las contribuciones de expertos del Worldwatch Institute así como de ecologistas, economistas y expertos en diversas materias sobre qué hacer para alcanzar la sostenibilidad y qué ocurrirá si fracasamos en el intento. El informe se divide en tres partes: cómo se debe medir la "sostenibilidad", cómo podemos alcanzarla, y cómo podemos prepararnos ante la posibilidad de fracasar.

 

Medir la sostenibilidad

En  “Un sistema de medición para la sostenibilidad”, los autores del informe ofrecen distintas maneras de medir los progresos encaminados a lograr una vida sostenible. A modo de análisis y diagnóstico, se delimitan las líneas rojas que no deberían rebasarse en la interacción entre sociedad y naturaleza, subrayando y explicando aquellas que están siendo ya traspasadas.

Este bloque plantea que, dos décadas después de la adopción institucional del desarrollo sostenible como meta en la Cumbre de Río (1992), es necesario definir y medir claramente la sostenibilidad –o insostenibilidad– de nuestras sociedades, pues solamente de esta forma puede establecerse una guía para esa necesaria transición socioecológica, más allá de la retórica que ha caracterizado la “imagen verde” del capitalismo reciente. Algunas de las ideas de este bloque son:

- Para llegar a ser una sociedad verdaderamente sostenible, debemos definir primero qué es exactamente lo que implica y luego exigir que estas prácticas reales se apliquen a todos los aspectos de nuestras vidas (Capítulo 1).
- Debemos encontrar formas para ofrecer condiciones de vida dignas para todos los ciudadanos de la Tierra –reduciendo la brecha entre las élites del mundo y los que viven en la pobreza-, manteniéndonos dentro de los límites de los recursos que el planeta puede ofrecer (Capítulo 3).

Un mundo lleno de basuras, que explota las recursos de forma insostenible avanza hacia el fin.

- En el mundo desarrollado, el 20% de los países con ingresos más altos consume casi un 80% de los recursos mundiales; incluso si estos consumidores abandonaran sus estilos de vida ligados al coche y al avión, aún estaríamos lejos de vivir dentro de los límites del planeta (Capítulo 4).
- El desarrollo de fuentes de energía renovables no es algo que se pueda hacer después de que los combustibles fósiles se hayan convertido en política o económicamente inviables. Así, nos encontramos con el problema de necesitar una cantidad significativa de energía de hoy para construir las fuentes de energía del futuro, a la vez que tenemos que reducir el uso actual de combustibles fósiles que está causando tanto daño al planeta (Capítulo 7).

 

Alcanzar la sostenibilidad

La segunda parte, bajo el título “Avanzando hacia la verdadera sostenibilidad”, aborda cómo avanzar hacia ese objetivo a través de distintos capítulos que examinan las políticas y perspectivas que pueden ayudar a construir una sociedad verdaderamente sostenible. Los textos plantean cómo pueden utilizarse los diversos indicadores señalados en la primera parte para lograr esa transición hacia sociedades verdaderamente sostenibles. Entre otras cuestiones, los autores plantean:

- Si nuestra atención debe centrarse en la prevención de la extracción futura o reducir la demanda de combustibles fósiles, éstos tienen que ser deslegitimados como un recurso y, al menos, tenemos que empezar a imaginar un mundo sin ellos (Capítulos 14 y 15).

La extracción de petróleo de las llamadas arenas bituminosas causa un gran impacto ambiental.

- Nuestro sistema alimentario mundial está roto. Con altas tasas de personas que sufren hambre y desnutrición, junto a elevadas cifras de obesidad en el mundo, tenemos que encontrar la manera de educar a la gente acerca de los valores de la agricultura ecológica, la alimentación sana y la agricultura sostenible, así como la necesidad de proteger las culturas indígenas, que son las que custodian gran parte de la biodiversidad del planeta (Capítulo 17).
- Como administradores del planeta Tierra, necesitamos actualizar nuestra ética y la cosmología de la vida en un mundo pleno, reconociendo tanto el enorme impacto que estamos causando sobre el planeta, como la posición humilde de nuestra propia especie como una más entre muchas otras (Capítulo 21).
- La transformación cultural necesaria para lograr la sostenibilidad va a cambiar las políticas relativas a la tecnología, la energía y la economía, con el fin de hacer frente a las limitaciones ambientales. Este cambio no vendrá solo de las acciones individuales, sino que debemos presionar colectivamente a los líderes sociales, económicos y políticos para impulsar los cambios culturales drásticos que se necesitan (Capítulo 23).

 

Portada del informe La situación del mundo 2013.

Preparados por si fracasamos

Por último, en la parte tercera, bajo el sugerente título de “Abrir en caso de emergencia”, se contempla la posibilidad de que la sostenibilidad no se alcance a tiempo, lo que lleva a plantear una estimación tanto de las consecuencias como de las estrategias que deberían de adoptarse. En estos capítulos los autores abordan cuándo y cómo prepararse para una perturbadora transición global del medio ambiente que parece cada vez más probable. Algunas de las ideas que se plantean son:

- La preocupación por la eficacia de los programas de ciencias ambientales se está intensificando, y los profesores están pidiendo un cambio de planes de estudio para incluir cursos que se centren en métodos para crear un cambio social y político, con el fin de preparar a los estudiantes para los tiempos difíciles que se avecinan (Capítulo 24).
- El movimiento ecologista no tendrá éxito hasta que se mueva de su posición defensiva a una más unificada con una nueva estrategia para la difusión de sus visiones e ideales (Capítulo 27).
- La conmoción social es a menudo un requisito previo a las concesiones hechas por las élites políticas. Cuando las leyes y las políticas son decididamente injustas, tenemos que decidir la mejor manera de enfrentar y cambiar, ya sea con las protestas, boicots o incluso con la desobediencia civil no violenta (Capítulo 28).
- Tenemos que tomar medidas ahora para prepararnos para el aumento de migrantes y flujos de refugiados ambientales, para fortalecer los procesos democráticos que faciliten la transición ecológica venidera (Capítulo 31).

 

- - - -  - - - - - - - - - -

Artículos relacionados:

- La situación del mundo 2013 ¿Es aún posible lograr la sostenibilidad?

- La situación del mundo 2013. La insostenible economía española

 

Artículo elaborado a partir de la síntesis del libro  La situación del mundo 2013 realizada por el equipo de FUHEM Ecosocial.

actualizado: 
03/10/2013
parte de: