Millones para desestabilizar el clima

parte de: 
actualizado: 
03/02/2012
compartir: 
  • Facebook
  • Twitter
zoom

Subsidios al consumo de combustibles fósiles del mundo, 2010. Electricidad: 122, petróleo: 193, carbón: 3, gas natural: 91 miles de millones de US$. Total: 409.000 millones de US$. Fuente: International Energy Agency. Gráfico elaborado por: Earth Policy Institute.

Distorsionamos la realidad cuando omitimos la salud y los costes ambientales asociados a la quema de combustibles fósiles, en sus precios. Cuando los gobiernos subvencionan su uso, como sucede actualmente, llevan esta distorsión aún más lejos. En todo el mundo, los subsidios directos a los combustibles fósiles sumaron cerca de 500.000 millones de US$ en 2010. De éstos, las ayudas a la producción suman un total de unos 100.000 millones de US$. Y las ayudas al consumo exceden los 400.000 millones de US$, que se dividen en 193.000 millones de US$ para el petróleo, 91.000 de US$  millones para el gas natural, 3.000 millones de US$ para el carbón, y 122.000 millones de US$ destinados a subvencionar el uso de la electricidad generada con combustibles fósiles. En total, los gobiernos del mundo están pagando casi 1.400 millones de US$ cada día para desestabilizar, aún más, el clima de la Tierra.

El gobierno de Irán gastó la partida máxima en el contexto internacional en promover el consumo de combustible fósil en 2010, pagando cerca de 81.000 millones de US$ en subsidios. Esto equivale a más del 20 por ciento del producto interno bruto del país. Arabia Saudita fue el segundo país, a notable distancia, pagando cerca de 44.000 millones de US$. Redondeando los cinco países con máximas partidas presupuestarias destinadas a subvencionar el uso de combustibles fósiles, encontramos a Rusia (39.000 millones de US$), la India (22.000 millones de US$), y China (21.000 millones de US$).

zoom

Subsidios al consumo de combustibles fósiles en los primeros 25 países, en miles de millones de US$, 2010. Fuente: Earth Policy Institute con datos de la International Energy Agency.

Los subsidios per cápita a los combustibles fósiles de Kuwait fueron los más altos del mundo, con 2.800 US$ por persona. Los Emiratos Árabes Unidos y Qatar siguieron a en este ránking a Kuwait, con un gasto de cerca de 2.500 US$ por ciudadano en subsidios gubernamentales pagados a las empresas que gestionan los combustibles fósiles.

Las emisiones de carbono podrían ser recortadas en ciertos países simplemente eliminando los subsidios que aplican en el combustible fósil. Algunos países ya lo están haciendo. Bélgica, Francia, y Japón han eliminado todos los subsidios para el carbón, por ejemplo. Con la escalada reciente de los precios del petróleo, algunos países que frenaban los precios nacionales del combustible manteniéndolos por debajo de los precios del mercado mundial, finalmente han reducido enormemente o han eliminado directamente sus subsidios al combustible de motor, debido a la enorme carga fiscal que representan. Entre los países que reducen actualmente los subsidios están China e Indonesia. Incluso Irán, que tasaba el precio de su gasolina para el consumo nacional en una quinta parte de su precio de referencia en el mercado mundial, redujo dramáticamente sus subsidios a la gasolina en diciembre de 2010, como parte de un programa más amplio de reformas a los subsidios de la energía.

Las ayudas gubernamentales a las energías renovables son menos de un 15% de las que reciben los combustibles fósiles

zoom

Subsidios al consumo de combustibles fósiles por persona en los 25 países líderes, 2010 (en US$). Fuente: Earth Policy Institute con datos de la International Energy Agency.

En contraste con los 500.000 millones de US$ que recibieron en ayudas los combustibles fósiles en 2010, la energía renovable recibió apenas 66.000 millones de US$ en subsidios, -dos tercios destinados a la producción eléctrica del viento, biomasa y otras fuentes, y el otro tercio para los biocombustibles. No sólo los subsidios al combustible fósil son enormemente mayores que los destinados a las energías renovables actualmente, sino que una larga herencia de gobiernos que apoyaban el petróleo, el carbón y el gas natural, ha dado lugar a un terreno de juego muy desigual en el sector de la energía.

Un mundo que se enfrenta a un cambio de clima no puede justificar por más tiempo los subsidios destinados a ampliar la combustión de carbón y petróleo. La Agencia Internacional de la Energía prevé que una reducción gradual de los subsidios al consumo de petróleo hasta 2020 reduciría el uso de petróleo en 3.7 millones de barriles al día en ese año. La eliminación de todos los subsidios al consumo de combustibles fósiles en 2020 recortaría las emisiones de carbono globales cerca del 5 por ciento, a la vez que reduciría la deuda de los gobiernos. Trasladar los subsidios al desarrollo de fuentes de energía benignas con el clima, tales como viento, solar, y a la energía geotérmica, ayudarían a estabilizar el clima de la Tierra.

 

Artículo adaptado y traducido con el permiso expreso de Earth Policy Institute que tiene todos los derechos reservados © publicado en Enero 2012. Para más información consulte www.earth-policy.org.