You are here

Movilización para salvar la civilización (1/2)




Movilización para salvar la civilización (1/2)
Alerta 14 - 2008
Movilización para salvar la civilización significa reestructurar la economía -restaurando sus sistemas de apoyo naturales, suprimiendo la pobreza-, estabilizar la población y el clima, y, sobre todo, la restauración de la esperanza. Tenemos las tecnologías, los instrumentos económicos y los recursos financieros para hacerlo. Los Estados Unidos, la sociedad más rica que ha existido nunca, tiene los recursos para realizar este esfuerzo.




Erradicar el analfabetismo adulto es uno de los objetivos sociales primordiales.


El uso y distribución del condón para prevenir el SIDA es otro de los objetivos sociales clave.




Las amenazas reales para nuestra civilización no son el terrorismo, sino los problemas ambientales y sociales a los que se enfrenta el mundo.

Septiembre, 2008. Jeffrey Sachs, del Earth Institute de la Universidad de Columbia lo resume bien: “La ironía trágica de este momento es que los países ricos son tan ricos y los pobres son tan pobres que algunas décimas agregadas del uno por ciento del PIB de los ricos que ha crecido durante las últimas décadas podrían hacer lo que nunca antes había sido posible en la historia de la humanidad: garantizar que las necesidades básicas de salud y de educación estén cubiertas para todos los niños pobres de este mundo. ¿Cuántas tragedias más sufriremos en este país antes de que despertemos a nuestra capacidad de ayudar a hacer del mundo un sitio más seguro y un lugar más próspero, no sólo a través de militares, sino a través del regalo de la vida por sí misma?”. (46)

Poner al mundo en la trayectoria del progreso sostenible
No es posible poner un precio exacto a los cambios necesarios para mover nuestra civilización del siglo XXI de una trayectoria de declive y derrumbe hacia una trayectoria que sostenga el progreso económico. Pero podemos por lo menos proporcionar algunos cálculos aproximados de la escala de esfuerzo necesario.

Según lo observado en el capítulo 7 del libro Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization, la financiación externa adicional necesaria para alcanzar la educación primaria universal en los países en vías de desarrollo que requieren ayuda, por ejemplo, se estima en US$ 10.000 millones por año (véase la tabla 13-2). La financiación para un programa de instrucción adulta basado en gran parte en voluntarios se estima que requiere US$ 4.000 millones adicionales anualmente. La Organización Mundial de la Salud estima que proveer del cuidado médico más básico a la población de los países en vías de desarrollo costaría US$ 33.000 millones anuales. La financiación adicional necesaria para proporcionar cuidado médico y servicios de planificación familiar a todas las mujeres en los países en vías de desarrollo alcanza los US$ 17.000 millones al año. (47)

Cerrar el boquete del condón, proporcionando los 9.500 millones de condones adicionales necesarios para controlar la extensión del SIDA en el mundo en desarrollo y en Europa Oriental, requiere US$ 3.000 millones, US$ 550 millones para los condones y US$ 2.750 millones para la educación sobre la prevención contra el SIDA y la distribución de preservativos. El coste de ampliar los programas de almuerzo escolar a los 44 países más pobres es de US$ 6.000 millones. Se estima que US$ 4.000 millones por año cubrirían el coste de ayuda a los niños pre-escolares y a las mujeres embarazadas en estos países. En conjunto, el coste de alcanzar estas metas sociales básicas se estima en US$ 77.000 millones al año. (48)

Según lo observado en el capítulo 8 del libro Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization, un esfuerzo para erradicar la pobreza que no esté acompañado por un esfuerzo de restauración de la tierra está condenado al fracaso. Proteger la cubierta vegetal, reforestar la tierra, restaurar los bancos pesqueros oceánicos y otras medidas necesarias, se estima que costará US$ 113.000 millones adicionales por año. Las actividades más costosas, proteger la diversidad biológica con US$ 31.000 millones y conservar el suelo de cultivo con US$ 24.000 millones, casi explican la mitad del gasto anual para la restauración de la tierra. (49)  

Las metas sociales y ambientales comparadas con el gasto militar
Combinar objetivos sociales y los componentes necesarios para restaurar la tierra en un único presupuesto, siguiendo las directrices del plan B, se resume en un gasto anual adicional de US$ 190.000 millones, cerca de la mitad del presupuesto militar actual de los EE.UU. o una sexta parte del presupuesto militar global (véase la tabla 13-3). En cierto modo éste es el nuevo presupuesto de defensa, el que realmente trata la mayoría de las amenazas graves para nuestra seguridad. (50)

Desafortunadamente, los Estados Unidos continúan centrándose en la construcción de un complejo militar más fuerte que nunca, no haciendo caso a gran parte de las amenazas planteadas, continuando el deterioro ambiental, de pobreza y de crecimiento demográfico. Su presupuesto de defensa para 2006, incluyendo los US$ 118.000 millones para las operaciones militares en Iraq y Afganistán, generó a EE.UU. un gasto militar de US$ 560.000 millones. Los otros miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) juntos superan los US$ 328.000 millones al año en gasto militar. Rusia gasta cerca de US$ 35.000 millones y China, US$ 50.000 millones. Actualmente el gasto militar de EE.UU. es casi igual al del resto de países juntos. (51)

A finales de 2007, las asignaciones directas de los EE.UU. para la guerra de Iraq, que ha durado más que la Segunda Guerra Mundial, suman unos US$ 450.000 millones. Los economistas Joseph Stiglitz y Linda Bilmes calculan que si se incluyen todos los costes, por ejemplo los costes de cuidados requeridos durante el resto de sus vidas para las tropas de vuelta con daños cerebrales o psicológicamente rotos, la guerra costará, al final, cerca de dos billones de US$. Con todo, la guerra de Iraq puede acabar siendo uno de los errores más costosos de la historia humana, no tanto debido al gasto fiscal sino porque ha desviado la atención del mundo del cambio climático y de las otras amenazas para la civilización. (52)


Artículo siguiente "Movilización para salvar la civilización (2/2)" >>



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Extraído del capítulo 13, “The Great Mobilization”, en Lester R. Brown, Plan B 3.0: Mobilizing to Save Civilization (New York: W.W. Norton & Company, 2008), disponible para descarga gratuita y compra en www.earthpolicy.org/Books/PB3/index.htm.

- - - - - - - - - - - - - - - - - -
Referencias

46. Jeffrey Sachs, “One Tenth of 1 Percent to Make the World Safer,” Washington Post, 21 Noviembre 2001.

47. Tabla 13–2 compilado de from Tablas 7–1 y 8–1 del libro Plan B 3.0: Movilizing to Save Civilization de Lester R. Brown.

48. Ver Tabla 7–1 en el capítulo 7 del libro Plan B 3.0: Movilizing to Save Civilization de Lester R. Brown para más información.

49. Ver Tabla 8–1 en el capítulo 8 del libro Plan B 3.0: Movilizing to Save Civilization de Lester R. Brown para más información.

50. Tabla 13–3 compilada de Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), Military Expenditure Database, base de datos electrónica en www.sipri.org, actualizado en Junio 2007, con el gasto militar de U.S.A. del Center for Arms Control and Non-Proliferation, “Analysis of the Pentagon’s Fiscal Year 2006 Supplemental Funding Request,” en www.armscontrolcenter.org, visto el 14 de Septiembre del 2007.

51. SIPRI, op. cit. nota 50.

52. Amy Belasco, The Cost of Iraq, Afghanistan, and Other War on Terror Operations Since 9/11 (Washington, DC: Congressional Research Service, 16 de Julio 2007); Linda Bilmes y Joseph Stiglitz, The Economic Costs of the Iraq War: An Appraisal Three Years After the Beginning of the Conflict (Cambridge, MA: National Bureau of Economic Research, Febrero 2006).

Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org