You are here

NuVinci, el cambio interno progresivo para bicicleta

El cambio de marchas es una de las mejores utilidades con que puede equiparse una bicicleta pues permite incrementar la potencia desarrollada por nuestras piernas. Los primeros cambios que se instalaron fueron los llamados cambios internos. Se trata de un sistema de engranajes ubicados dentro de un cilindro anclado en el buje de la rueda trasera. Estos permiten multiplicar la fuerza que podemos aplicar a cada pedalada. Los cambios internos tienen como principal ventaja su mínimo mantenimiento y alta fiabilidad.

zoom

Compartiva de desarrollos de diferentes cambios para bicicleta.

Hace a penas siete años el cambio interno de gama media más evolucionado tenía 8 velocidades y un desarrollo del 308 %; los más comunes eran de 3 o 5 velocidades sólo. Sin embargo, en la gama alta, el cambio interno de la prestigiosa marca alemana  Rohloff ofrece desde hace años 14 velocidades con un desarrollo del 526 %. En los últimos años ha aparecido un nuevo cambio interno bastante competitivo como el Alfine 11 de Shimano con un desarrollo del 407 %. Este último, al igual que el cambio Rohloff exige mantener el nivel del aceite que lo baña.

En la pasada edición de Eurobike 2010 se presentó el NuVinci 360 un cambio interno inédito en el mundo de la bicicleta que no funciona con engranajes sino con unas bolas de cojinetes que convierte a este cambio en realmente progesivo que evita los saltos entre los engranajes multiplicadores de los cambios internos convencionales.

El Buje del NuVinci 360 instalado en una rueda de 20 pulgadas de una bicicleta plegable.  Foto: Fundación Tierra

Los cambios con cojinetes de bolas no son una novedad en el mundo de la ingeniería. Se abandonaron porque a pesar de su mayor eficacia no eran lo suficiente eficientes en cuanto a rendimiento. El gran logro de este innovador cambio interno ha sido aplicar con un notable éxito esta tecnología a la bicicleta. Para ello, respecto al primer prototipo, su comercialización se inicia cuando consiguen el de reducir en un 30 % su peso y reducir el diámetro en un 17 % lo que permite colocarlo en una rueda convencional de 32 o 36 radios. Estas mejores permitieron su comercialización para ser instalado en cualquier bicicleta y con unas prestaciones inmejorables y un desarrollo del 360 %. La empresa Espaibici ha sido una de las primeras en España de adquirir el NuVinci 360 y una de estas unidades se instaló en una bicicleta plegable de la Fundación Tierra equipada también con el sistema de pedaleo Rotor. En el año 2008, el inventor español del sistema de pedaleo sin punto muerto Rotor y de los platos ovalados Qrings, Pablo Carrasco, afirmaba que NuVinci "era un ingenio que le había quitado el sueño por la forma genial de su aplicación".

Probando el cambio interno NuVinci
Hemos instalado un cambio interno NuVinci en una bicicleta urbana plegable equipada también con el pedaleo de Rotor. En primer lugar destaca el puño del cambio que utiliza el cableado convencional para los cambios de marcha pero que permite un recorrido sin saltos y que simula perfectamente elmando de gas en una moto. Al pedalear se puede rotar el puño e ir ganando velocidad con total progresividad. Además como los cambios internos convencionales podemos cambiar de posición estando detenidos. El NuVinci, sin embargo, en estático sólo permite acceder a las posiciones intermedias de su desarrollo y no a las extremas, que para estas se precisa estar en movimiento.

El mando del NuVinci va girando de forma progresiva. Foto: Fundación Tierra

Realmente, comparado con un Nexus 8 de Shimano, que sería el cambio interno más próximo en características al NuVinci 360, se nota claramente que tiene este 50 % más de desarrollo, aunque pesa casi 900 g más que el Nexus 8. Sin embargo, también es cierto que con la misma fuerza de pedaleo con el Nexus 8 iríamos algo más rápidos que con el NuVinci. Por contra, con el NuVinci podemos con menor esfuerzo tomar una subida con la que con un Nexus 8 nos cansaríamos más.

zoom

Corte del cambio interno NuVinci 360 donde se aprecia el sistema de bolas que lo convierte en progresivo. Foto: Fundación Tierra.

La principal comodidad del NuVinci 360 es que realmente otorga a la bicicleta un pedaleo singular pues no hay salto alguno y eso sin duda favorece la salud de nuestras rodillas. Huelga decir que cualquier cambio interno ya supone una mejora de salud frente a los cambios externos que son los más extendidos en las bicicletas y que por un precio módico aportan más del 300 % de desarrollo. Sin embargo, el NuVinci 360 aporta a la bicicleta urbana un pedaleo todavía más armónico. Lógicamente, junto con el pedaleo Rotor podemos disfrutar de un ciclo sin parangón.

Por ahora tiene un precio todavía elevado (unos 399 euros, 2011) pero para un usuario urbano que quiera una bicicleta de altas prestaciones en términos de salud el NuVinci es un cambio interno ideal. Evidentemente, un Nexus 8 en si mismo ya facilita el pedaleo urbano saludable como ningún cambio externo puede ofrecer a un precio módico. Recordemos que en este tipo de cambios la cadena nunca se sale y su mantenimiento es prácticamente cero y con durabilidades que superan los 50.000 km.

En el mundo de la bicicleta no son habituales los inventos o aplicaciones que realmente aporten novedades a este vehículo. El sistema de pedaleo Rotor (1998) es uno de ellos, el cambio interno en el pedalier de Schlumpf (2001) es otro componente genial que permite tener las prestaiones del doble plato donde sólo cabe uno y por tanto incrementar el desarrollo de un cambio interno. El cambio progresivo de NuVinci (2010) aporta una singular comodidad al ciclista urbano.

El indicador de posición del NuVinci es tan gráfico que no precisa palabra alguna para explicar su funcionalidad. Foto: Fundación Tierra.

Curiosamente, estas tres utilidades para la bicicleta son compatibles entre ellas y convierten cualquier bicicleta urbana (citybike) en una joya de la movilidad para la salud de sus usuarios. El NuVinci 360 pesa 2,45 kg pero con su desarrollo del 360 % hace que cualquier subida pueda superarse con facilidad y el hecho que tenga un diámetro de 135 mm lo permite ubicar incluso en la rueda de una bicicleta plegable de 20 pulgadas sin problema como hemos podido comprobar en nuestra tuneada Dahon Vitesse del 2004. Además el mando de cambio es bien intuitivo y uno no debe recordar si para más desarrollo tiene que subir o bajar el número de la marcha. El interface gráfico del mando es bien explícito porque muestra una bicicleta subiendo o bajando. Cualquier usuario que adquiera un NuVinci 360 u otro cambio interno tiene que tener en cuenta que al precio del componente hay que añadirle la mano de obra de montarlo en una rueda ya sea con 32 o 36 radios.

A buen seguro estamos todavía frente a un producto que probablemente va a evolucionar y que puede mejorar ya sea reduciendo el peso del buje o el rozamiento entre las bolas de modo que se incremente su eficacia. En resumen, el NuVinci 360 es un ingenio ciclista que contribuye a la movilidad saludable a pedales, sin contaminar y a favor de una mejor habilitabilidad en las ciudades. Debemos agradecer que empresas punteras, como Espaibici en la promoción de la bicicleta urbana como sistema de transporte, hayan apostado por introducir el cambio progresivo NuVinci en nuestro país. No se puede negar que se  favorece la salud de sus usuarios con una calidad excepcional y a un precio por debajo de los cambios internos de gama alta como el Alfine 11 de Shimano o el Rohloff, diseñados esencialmente para el cicloturismo.

actualizado: 
20/05/2011
parte de: