You are here

Pasa a la acción en el Día de No Comprar Nada

16 de octubre de 2009. - El Día de No Comprar Nada (Buy Nothing Day) sufre una metamorfosis el año 2009 para convertirse en una Salvaje Huelga General (Wildcat General Strike) prevista para el 27 de noviembre de 2009 en Estados Unidos y para el 28 de noviembre para el resto del mundo. Hay solamente una dirección de salida para evitar el derrumbamiento de este experimento humano en el que hemos convertido el planeta Tierra: tenemos que consumir menos. Desde la revista Adbusters proponen que la edición de 2009 del tradicional Buy Nothing Day se convierta en una huelga general mundial, y que las decenas de millones de personas en todo el mundo que habitualmente engrasan la máquina capitalista del consumo la hagan chirriar - aunque solamente sea momentáneamente - y frenar.

Esta moratoria de consumo de 24 horas, propone apagar las luces, las televisiones y otros electrodomésticos no esenciales. La edición del Buy Nothing Day 2009 reclama aparcar su coche, apagar sus teléfonos y cerrar la de sesión de su computadora por un día. En resumen: un "Ramadán" del consumo, desde la salida del sol a la puesta, proponen una abstención en masa, pero esta vez no sólo de las compras de los días de fiesta, sinó también de todas las tentaciones de nuestro estilo de vida de cinco-planetas.



Acciones durante el Día de No Comprar Nada 2007. Fuente: Adbusters

El Día de No Comprar Nada se enfrenta al colapso financiero
De repente, nos quedamos sin dinero y, para evitar derrumbes, bombeamos rápidamente liquidez de nuevo dentro del sistema bancario. Pero detrás de nuestra crisis financiera, una crisis mucho más siniestra asoma: estamos funcionando fuera de los límites de la naturaleza… peces, bosques, agua dulce, minerales, suelo. ¿Qué vamos a hacer cuando las fuentes de estos recursos vitales se agoten? Hay solamente un camino para evitar el colapso de este experimento humano en nuestro planeta Tierra: tenemos que consumir menos.

Esto implica un cambio de perspectiva masivo, un cambio de mentalidad planetaria. Puedes comenzar a mover ficha no comprando nada el Día de No Comprar Nada. Y seguir celebrando la Navidad de forma diferente este año, y por Año Nuevo, hacerte la proposición de cambiar tu forma de vida. Es ahora o nunca.

Tírate al agua
Ya que el planeta empieza a calentarse, es quizá hora de mojarse. Toma el desafío personal de quitarte de encima tu tarjeta de débito, tus tarjetas de crédito, tu cartera de dinero, y mira lo que sientes optando por estar totalmente fuera del equipo de los consumidores, incluso si solamente lo haces durante 24 horas. Millones de personas han hecho esto antes que tú y han sido recompensados con una visión de un cambio de vida. Mientras estás en este estado de embriaguez supra-consumo, ¿qué mejor momento para mostrar las verdaderas alternativas al consumo desenfrenado y llevar tu espíritu del Día de No Comprar Nada por las calles?

Algunas propuestas:

1.- Recorte de tarjetas de crédito:  los voluntarios se colocan en un centro de compras con un par de tijeras y una mesa que ofrece un servicio simple: para poner fin a los tipos de interés excesivos y a la acumulación de deudas, opte por un definitivo corte.

2.- La caminata del zombi:  muertos alegres vagan alrededor de los centros comerciales, maravillándose de las expresiones en blanco, de las miradas comatosas de las caras de los compradores. Los zombis están felices de encontrarse entre su propia clase, aunque son algo despectivos con los que todavía no han comenzado a descomponerse.

3.- La conga en un centro comercial: esta actividad tiene la ventaja de ser probablemente la más desconcertante para el personal de seguridad. Tú y nueve de tus amigos más cercanos conducís silenciosamente vuestros carros de compras en una larga fila, de conga, inexplicable, sin realmente comprar nada.

Pánico en las fiestas navideñas: 3 grados de acción
Los líos de las listas, las aglomeraciones, las colas delante de las cajas... Este año vive la alegría del Día de No Comprar Nada mientras vuelves a descubrir cómo la gente era feliz antes del advenimiento de los grandes almacenes. Intenta abordar nuestros tres grados de una Navidad de No Comprar Nada –tres maneras de emprender un proyecto para traer de nuevo un pedacito de autenticidad a las más grandes y seculares tradiciones religiosas del mundo.

Principiante: ponte por encima. Comienza por ti. Olvida los montones de regalos: come, bebe y excúsate alegremente del festival anual de la avaricia. Limita tu donación a los abrazos y a las risas. Deja saber a todos qué significa este negocio repartiendo “Vales de Exención de Regalos en día de fiesta” (aquí tienes un ejemplo para descargarte gratuitamente) –una forma de decir que quieres a tus seres amados y los exhimes del gancho del reparto de regalos.

Intermedio: Manténlo en la familia. ¿Este año, por qué no juntar a tus amigos, la familia y los compañeros de clase para desafiarlos a hacer las cosas diferente? Con el más simple de los planes puedes crear nuevos ritmos, propósitos y significado para los días de fiesta. Y si No Comprar Nada por Navidad es demasiado extremo para la abuela y los niños, intenta quizás Comprar Menos por Navidad. O una Navidad de 100 €. O una Navidad de Re-Regalar. O una Navidad verde. O una Navidad de Desaceleración. Lo que tú decidas, aprovecha la estación para reclamar nuestra celebración del monopolio de fuerzas comerciales.

Avanzado: Llévalo a las calles. Reparte la alegría y las sanas alternativas del estas fiestas llevando el Día de No Comprar Nada a tus centros comerciales locales y grandes almacenes. Junta a un grupo de Papa Noel meditando –los “Zenta Claus”– para ofrecer gratuitamente a los compradores estresados sopa, café, un lugar para reclinar los pies y (lo más importante) algunos trucos amistosos para desacelerar durante los días de fiesta. Actua sin confrontación, y plantea una pregunta importantísima para esta época: “¿Qué compraría alguien que predica la austeridad?”

Pero, ¿qué hay de malo en las compras?
Ir de compras no es malo en sí mismo, lo que es dañino es lo que compramos. Los países occidentales ricos, solamente el 20% de la población del mundo, están consumiendo más del 80% de los recursos naturales de la Tierra, causando un nivel desproporcionado de daño medioambiental y de distribución injusta de la abundancia. Como consumidores, debemos preguntarnos por los productos que compramos y por las empresas que los producen. La idea del Día de No Comprar Nada es hacer que la gente se pare y piense en los efectos que sus compras tienen sobre el medio ambiente y los países en vías de desarrollo. Cada vez más, las grandes empresas se establecen y usan los países en vías de desarrollo para producir mercancías porque sus costes son más baratos, ya que allí no existen sistemas para proteger a los trabajadores como hay en Occidente.

zoom

Otras formas de usar la tarjeta de crédito. Fuente: Adbusters

Esto nada tiene que ver con las tiendas de la esquina, los dueños de un café, o los tenderos locales. El Día de No Comprar Nada apoya las tiendas locales independientes y promueve a animar a que la gente haga sus compras localmente y en los mercados. Nuestras calles principales están siendo clonadas por las grandes marcas de fábrica y las pequeñas tiendas de la esquina acaban cerradas. El Día de No Comprar Nada entiende que las tiendas locales son un eje de la comunidad y que deben ser preservadas. Utiliza el Día de No Comprar Nada para promover tu negocio: haz algo que las grandes marcas de fábrica no pueden hacer. Lleva a cabo un día de pruebas del alimentos gratuitas, motiva una tienda de intercambio o de comercio justo... Y no olvides enviarnos un e-mail, porque podemos promover tu acontecimiento en esta web y en comunicados de prensa.

El medio ambiente y las grandes compras

El medio ambiente es un gran tema para los consumidores que constantemente se ven forzados a comprar la basura de un empaquetado innecesario que los grandes almacenes y los grandes supermercados producen. Mucha de esta basura se pasa al consumidor, que no tiene actualmente demasiadas otras opciones fáciles de compra. Los grandes supermercados son los peores delincuentes que cargan con toneladas de empaquetado inútil a los consumidores, que entonces deben emplearse para reciclarla. El desafío a los supermercados y a los grandes almacenes es quitar el empaquetado innecesario de sus estanterías. Las materias primas y los métodos de producción que se utilizan para hacer muchos de nuestros productos tienen efectos colaterales dañinos, como su carga tóxica, la destrucción de la vida salvaje y derroche de energía. El transporte aéreo de alimentos también contribuye a incrementar la contaminación, especialmente cuando muchos de los alimentos se pueden producir aquí.

actualizado: 
21/12/2009
parte de: