You are here

Patatas horneadas al sol

Octubre, 2008.- Las patatas asadas o horneadas al sol son un entrante exquisito aderazadas con la salsa adecuada, aunque también puede acompañarse como complemento a otras recetas. Las patatas al sol son muy fáciles de preparar en la cocina solar parabólica. Las variedades feculentas son las más adecuadas, ya que estas al hervirse se agrietan pero en cambio en el horno quedan compactas y a la vez tiernas. En cada zona uno puede descubrir cuales son las variedades, pero tampoco es muy importante para esta receta; lo único que debes tener en cuenta es que no deben ser las patatas de piel muy fina.

En algunas regiones españolas conservan todavía variedades de patatas de gran calidad gustativa. Éste es, por ejemplo, el caso de la patata del Bufet, una variedad muy antigua de este tubérculo que se cultiva en Orís a la manera tradicional, y se tiene más en cuenta la calidad, que la cantidad. Aunque es en Castilla y León donde lideran, en volumen, la producción de patatas en España. En el 2006 registraron dos nuevas variedades, la Nela y la Jimena y está en proceso de registro la variedad Fina de Gredos. El año 2008 ha sido declarado por la FAO el Año Internacional de la Papa. En fin, que el mundo de la patata tiene un gran porvenir.

 

Receta de patatas solares

Ingredientes: 1 kilo de patatas de tamaño mediano.

Elaboración en la cocina solar parabólica: Las patatas al horno se colocan en la olla, lavadas y con piel, pues no sólo en ella está casi la mitad de sus vitaminas sino que además nos sirve de cubierta para obtener una patata horneada sabrosa y entera. Lógicamente, es importante limpiar primero la piel para disolver los restos de tierra que puedan quedar en la misma. En una olla de 10 litros podemos colocar las patatas ocupando todo el recipiente. Colocamos medio dedo de agua, puramente para crear algo de vapor y facilitar que haya una masa térmica homogénea. Debemos tapar la olla con una tapa para que no se escape el calor que se genere que será el que las horneará.

Deberás reorientar el foco de la cocina cada 10 - 20 minutos, y cocerás las patatas en una hora y algo. Es importante que cada 15 minutos demos medio giro a la olla para que se vaya repartiendo el calor. También podemos hacerlo sin atender a la parábola, pero para ello debemos colocar la cocina solar parabólica en la posición adelantada (equivalente a unos 30 º y de este modo en unos 80 minutos las tendremos preparadas sin necesidad de ir siguiendo el sol con la parabólica). En este caso, al terminar la cocción la orientación de la cocina parabólica estará desfasada pero todavía las llamas solares mantendrán el calorcillo que las convertirá en un masa tierna y sabrosa. Para prepararlas basta con trocearlas y aderezarlas con alguna salsa estimada por quien las prepara: mojo picón, ajo y aceite, salsa de albahaca, etc.

 

Molde de patatas y puerros gratinados

Este plato puede tomarse como entrante o como plato principal y la receta está planteada para elaborarse en una cocina solar parabólica.

Ingredientes:

- 6 - 8 patatas medianas
- 300 g de puerros
- 100 g de queso tipo Gouda o similar, cortado en trozos pequeños
- 100 g de crema de leche sal y pimienta al gusto

Elaboración: Se engrasa el molde. Se pelan las patatas y se cortan en trozos. Se colocan condimentadas con sal en el molde. Se cortan los puerros en tiras y se ponen sobre las patatas. Aparte, se mezclan los trozos de queso con la crema de leche, la sal y la pimienta. Se vierte esta mezcla sobre las patatas. Se pone el molde sobre una base dentro de la olla negra de la cocina solar parabólica y se cocina entre 60 y 80 minutos.

Recuerda que la base para elevar el molde puedes fabricarlo con un simple alambre enrollado, su única función es que el molde no toque la base de la olla, para que no se queme y para que el aire caliente circule por todo el interior de la olla.

 

> Si quieres conocer más recetas con cocina solar u otros artículos, visita nuestra sección Cocinando con el Sol.

actualizado: 
07/06/2007
parte de: