You are here

Podemos reforestar la Tierra

zoom

Publicación de Yann Arthus-Bertrand en conmemoración del Año Internacional de los Bosque en 2011. Celebrating Forests.

La protección de las cuatro mil millones de hectáreas de bosques que quedan en la Tierra y replantar muchas de los que ya se ha perdido son cuestiones esenciales para restaurar la salud del planeta. Desde el año 2000, la cobertura de masa forestal se ha reducido en 5 millones de hectáreas cada año, con pérdidas anuales de 13 millones de hectáreas que exceden en mucho el rebrote de 8 millones de hectáreas. La restauración de la cubierta vegetal y arbolada de la tierra protege el suelo contra la erosión, reduce las inundaciones, y atrapa carbono.

La deforestación global se concentra en el mundo en desarrollo. La deforestación tropical en Asia se debe principalmente a la creciente demanda de madera y cada vez más por la expansión de las plantaciones de aceite de palma como combustible. En América Latina, los mercados de rápido crecimiento de la soja y la carne están presionando conjuntamente el Amazonas. En África, el culpable es principalmente la recolección de leña y la conversión de tierras para la agricultura.

En los últimos años, la reducción de los bosques en las regiones tropicales ha liberado 2,2 mil millones de toneladas de carbono a la atmósfera cada año. Mientras tanto, los bosques en expansión en las regiones templadas están absorbiendo cerca de 700 millones de toneladas de carbono. A fin de cuentas, por lo tanto, alrededor de 1,5 millones de toneladas de carbono son liberadas a la atmósfera cada año debido a la pérdida de bosques, cerca de una cuarta parte de las emisiones por la quema de combustibles fósiles.

Podemos contener la deforestación

Afortunadamente, hay un enorme potencial no realizado en todos los países para contener las diversas demandas que están reduciendo la cubierta forestal de la tierra. En los países industrializados, la mayor oportunidad radica en la reducción de la cantidad de madera que se utiliza para fabricar papel. El primer objetivo es reducir el uso de papel y después reciclar tanto como sea posible. Las tasas de reciclaje de papel en los 10 países productores de papel varían mucho, pero destaca Corea del Sur, que recicla un impresionante 91%. Si todos los países reciclaran su parte de papel como Corea del Sur, la cantidad de pulpa de madera destinada a producir papel a nivel mundial se reduciría en más de la tercera parte.

zoom

Ratio del reciclaje de papel entre los 10 primeros países productores. Corea del Sur a la cabeza, por delante de Japón y Alemania.

En los países en desarrollo, el objetivo debe ser reducir el uso de madera destinada a combustible, el uso de leña. En efecto, la leña representa poco más de la mitad de toda la madera extraída de los bosques del mundo. Algunas agencias de ayuda internacional, incluida la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional y la Fundación de las Naciones Unidas, están patrocinando proyectos para aumentar la eficiencia de la leña a través del uso de cocinas más eficientes. A largo plazo, la presión sobre los bosques se pueden reducir mediante la sustitución de la leña por cocinas solares o incluso con fogones eléctricos alimentados ​​con energía renovable.

Un desafío importante es cosechar bosques responsablemente. Hay dos enfoques básicos para la extracción de madera. La tala rasa es ambientalmente devastadora, dejando suelos erosionados y arroyos, ríos y embalses llenos de sedimentos. La alternativa es cortar selectivamente sólo los árboles maduros, dejando el bosque casi intacto. Esto asegura que la productividad del bosque puede mantenerse a perpetuidad.

 

El papel de las plantaciones forestales

Las plantaciones forestales pueden reducir las presiones sobre los bosques que quedan en la tierra, siempre y cuando no reemplacen bosques antiguos. En 2010, el mundo tenía 264 millones de hectáreas de bosques plantados, más de un tercio de la tierra sembrada de grano. Las plantaciones de árboles producen en su mayoría madera para las fábricas de papel o madera para las fábricas de tableros de aglomerado de fibras. Cada vez más, la madera de fibras sustituye a la madera natural, y las industrias de la construcción se adaptan a una oferta cada vez menor de grandes troncos de los bosques naturales.

zoom

Evolución de la cobertura forestal mundial de 1990 a 2010, en millones de hectáreas de superficie. La reducción a nivel global es de un 3,2%, pero se centra básicamente en África (-10%) y en Sud América (-9%), aunque en número de hectáreas deforestadas América del Sur supera a África.

A medida que el cultivo de árboles se expande, se están empezando a trasladar geográficamente a las zonas tropicales húmedas, donde los rendimientos son mucho mayores. Una hectárea de plantaciones forestales produce 4 metros cúbicos de madera al año en el este de Canadá y 10 metros cúbicos en el sureste de Estados Unidos. Pero en Brasil, las nuevas plantaciones están generando cerca de 40 metros cúbicos. Las proyecciones de la FAO indican que a medida que se expande el área de plantaciones y se aumento el rendimiento, la cosecha podría más que triplicarse entre 2005 y 2030. Es perfectamente concebible que las plantaciones algún día podrían satisfacer la mayor parte de la demanda mundial de madera industrial, ayudando así a proteger los bosques naturales restantes en el mundo.

A pesar de que la prohibición de la deforestación pueda parecer exagerada, el daño ambiental ha llevado a Tailandia, Filipinas y China a aplicar prohibiciones parciales o totales a la tala. Las tres prohibiciones sucedieron después de las devastadoras inundaciones y deslizamientos de tierra resultantes por la pérdida de la cubierta forestal. En China, después de sufrir pérdidas récord durante semanas de inundaciones sin parar en la cuenca del río Yangtsé en 1998, el gobierno descubrió que simplemente no tenía sentido económico continuar deforestando. El servicio de control de inundaciones que realizan los árboles en pie, dijeron, era tres veces más valioso que el de la madera de los árboles cortados.

Las imágenes de las inundaciones en China de 2010, provocadas por el desbordamiento del río Yangtzé y sus afluentes llegaron a todo el mundo. Fuente: China News

 

Los planes de reforestación en Amazonia y en el resto del mundo

Grupos internacionales ambientalistas como Greenpeace y WWF han negociado acuerdos para frenar la deforestación en la Amazonia brasileña y en partes de los bosques boreales de Canadá. Daniel Nepstad y colegas publicaron en la revista Science en 2009 dos acontecimientos recientes que juntos podrían frenar la deforestación en la cuenca amazónica. Uno de ellos es el objetivo de reducción de la deforestación del Amazonas que se anunció en 2008 en Brasil, lo que llevó a Noruega a comprometerse con mil millones de US$ si se avanza hacia esta meta. La segunda es una transición del mercado hacia las industrias de la carne de soja para evitar aquéllas que son deforestadoras del Amazonia en sus cadenas de suministro.

zoom

Activistas de la plataforma Plant a tree. Fuente: Plant a Tree.

Por último, es necesario un esfuerzo de plantación de árboles para conservar el suelo y capturar carbono. Para alcanzar estos objetivos, deben ser plantados mil millones de árboles en millones de hectáreas de tierras degradadas que han perdido su cubierta forestal y en tierras de cultivo y pastizales marginales que ya no son productivos.

Reconociendo el papel fundamental de los bosques en la modulación el clima, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) ha examinado el potencial para la plantación de árboles y la gestión mejorada de los bosques para secuestrar el CO2. Puesto que cada plántula de árbol recién plantado en el trópico elimina un promedio de 50 kilogramos de CO2 de la atmósfera cada año durante su periodo de crecimiento de 20-50 años, en comparación con 13 kilos de CO2 al año en el caso de árboles en las regiones templadas, la mayor parte de la oportunidad de forestación y reforestación se encuentra en los países tropicales.


Este plan de forestación mundial para eliminar el CO2 de la atmósfera tendría que ser financiado por los países industrializados para que pongan lo mejor de su parte allí. En comparación con otras estrategias de mitigación, detener la deforestación y promover la plantación de árboles son prácticas relativamente baratas. Se pagan por sí mismas muchas veces. Se podría crear un organismo independiente para administrar y supervisar las enormes iniciativas de plantación de árboles. La clave está en moverse rápidamente para estabilizar el clima antes de que la temperatura se eleva demasiado, dando así a estos árboles mejores oportunidades de supervivencia.


Ya existen muchas iniciativas de reforestación propuestos o en curso. El Nobel de la Paz de Kenia, Wangari Maathai, organizó años atrás a las mujeres en Kenia y varios países vecinos para plantar 30 millones de árboles, inspiradas en la Campaña de los Mil Millones (Billion Tree Campaign) que inicialmente fue administrado por el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA, UNEP). La plantación de árboles está siendo monitorizada ahora por la Fundación Plant for the Planet. El objetivo inicial en 2006 era plantar mil millones árboles. Si la mitad de los árboles sobreviven, van a capturar 5,6 millones de toneladas de carbono por año. A finales de 2011, más de 12 millones de árboles habían sido plantados.

Número de árboles plantados en cada uno de los países que participan en la campaña de los mil millones de árboles de Naciones Unidas. Fuente: PNUMA

Algunos países reforestan por su propia cuenta. Corea del Sur es en muchos aspectos un modelo de reforestación para el resto del mundo en este sentido. Cuando la Guerra de Corea terminó hace medio siglo, el país montañoso fue deforestado en gran parte, igual que Haití lo es hoy. Comenzando alrededor de 1960, bajo el liderazgo exclusivo del presidente Park Chung Hee, el gobierno de Corea del Sur puso en marcha un proyecto de reforestación nacional. Hoy los bosques cubren cerca del 65 por ciento del país, una área de más de 6 millones de hectáreas. Mientras conducía a través de Corea del Sur en noviembre de 2000, fue gratificante ver las capas exuberantes de árboles en las montañas que una generación antes estaban desnudas. ¡Podemos reforestar la tierra!


Texto de Lester R. Brown. Artículo adaptado y traducido con el permiso expreso de Earth Policy Institute que tiene todos los derechos reservados © publicado en Julio 2012. Para más información consulte www.earth-policy.org.

actualizado: 
11/10/2012
parte de: