You are here

A por un millón de ciudadanos desnuclearizados

zoom

Potencia eléctrica instalada a finales del 2010 por tecnologías generadoras. Gráfico REE.

Frente al riesgo nuclear, la ciudadanía puede plantar cara y propiciar el cierre de todas las centrales atómicas del país sin riesgo alguno que nos quedemos sin electricidad. Mientras que las puntas de consumo rondan los 45.000 MW, la potencia eléctrica total instalada a finales del 2010 era de más de 100.000 MW de los cuales las nucleares aportan sólo un 7,5 %.

El poder de la ciudadanía se basa en que en nuestros hogares podemos impedir que llegue electricidad nuclear. En España hay casi 24 millones de contratos eléctricos de los cuales más del 95 % están en manos de los oligopolios energéticos (Endesa, Iberdrola, Fenosa, etc.) que son los titulares y explotadores de las centrales nucleares españolas.

En nuestros hogares, aunque nos sintamos antinucleares, dejamos que la energía nuclear fluya por nuestros cables domésticos cuando podríamos tener electricidad 100% de origen renovable. Las encuestas del eurobarómetro reflejan una clara mayoría de la población española en contra de las centrales nucleares, algo que contradice el sesgo de la prensa estatal favorable a los nucleócratas.

Un cambio sencillo
Hoy por hoy, sólo una compañía comercializadora de electricidad ofrece suministro eléctrico 100% renovable con tarifa TUR y que no está ligada al sector nuclear. Puede que si la ciudadanía en masa apostamos por salirnos de los oligopolios energéticos fósiles y nucleares aparezcan otras opciones. Actualmente dos empresas ofrecen esta posibilidad de ofrecer electricidad 100 % renovable con la misma tarifa TUR que cualquier otra comercializadora pero sin gestionar ni centrales fósiles ni nucleares:  Gesternova, la empresa comercializadora de la Asociación de Productores con Energías Alternativa (APPA) y Som Energia, una cooperativa de consumidores y productores de electricidad verde.

Tú puedes decidir el origen de la electricidad que consumes en tu casa. Factura de Gesternova 2011.

Para pasar a la acción basta con imprimirse el contrato eléctrico de la empresa y rellenarlo, adjuntar fotocopia de la última factura de nuestro proveedor y enviarlo por correo a la sede de Gesternova. En el caso de Som Energia, basta con rellenar el formulario online que se ofrece. En un plazo razonable se obtiene el alta en esta nueva modalidad de activismo ecológico práctico y la baja de la comercializadora con energía nuclear y fósil. Algunos ciudadanos ya hemos empezado. Podemos llegar hasta el millón de usuarios de electricidad verde desnuclearizada con un simple clik.

Pasa a la acción
Puedes pasar del discurso a la acción práctica y constructiva, con un simple gesto cambiando de compañía eléctrica (como hacemos con las de móviles) con la misma tarifa regulada por el Gobierno español (Tarifa de Último Recurso o TUR) o sea al precio que ahora ofertan las comercializadoras a los particulares. Sin embargo, cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable con una empresa que no posee central nuclear alguna, contribuyes de forma real a la necesaria desnuclearización del país.

- Cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable con tarifa TUR dejas de ser corresponsable del lucro que obtienen las empresas explotadoras de las centrales nucleares españolas, instalaciones que ya están amortizadas con el dinero de todos los contribuyentes. Empresas que ganan dinero reduciendo en seguridad.

- Cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable puedes ser protagonista del cierre de las centrales nucleares españolas que ya han terminado su ciclo vital, y de las que autorizar su prolongación las convierte en un peligro para la sociedad española. Un accidente en una central nuclear hipoteca a una región y, por ende, a un país durante siglos.

No hay que cambiar nada de la instalación de nuestro hogar para tener electricidad verde. Foto: Fundación Tierra.

- Cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable participas de la responsabilidad de impulsar las energías renovables que el Gobierno español está frenando, favoreciendo a los oligopolios eléctricos que siguen liderando el mercado de esclavos energéticos que somos para ellos la ciudadanía.

- Cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable estás impulsando que se genere empleo verde e inversiones que contribuirán a un futuro económico con mayor horizonte y progreso, porqué se basa en la sostenibilidad y no en el agotamiento de los recursos no renovables; a un futuro sin contaminación, ni fósil ni radioactiva.

- Cambiando a un suministro eléctrico 100% renovable tomas una decisión ejemplar para tus hijos pues tú decides que el dinero que pagas por la electricidad no vaya a manos de empresas que contaminan y atentan contra su propio futuro.

No perdemos nada y no hay ningún riesgo
Ser cliente de una compañía eléctrica 100% con renovables no supone ningún riesgo de que nos quedemos sin electricidad (excepto cuando hay apagones o averías locales, como con cualquier otra compañía eléctrica). La comercializadora de último recurso de zona es la responsable del mantenimiento de la red eléctrica en cada área, y debe atender cualquier avería hasta el “contador” con independencia de la compañía eléctrica del abonado.

La electricidad 100% renovable está certificada por empresas independientes o por la Comisión Nacional de Energía. Lo importante es que la compañía que venda “electricidad verde” o 100% renovable no esté implicada en el negocio nuclear, contribuyendo la necesaria desnuclearización del país.

zoom

Pasa a la acción: ¿Nuclear?, No Gracias. Foto: Manuel Adelantado.

Greenpeace ha promovido campañas como Yo soy antinuclear que da argumentos sobrados. Ahora tú puedes decidir de forma sencilla ser REALMENTE ANTINUCLEAR. El grave accidente de Chernóbil (1986) que decían que nunca se volvería a repetir, ha reaparecido azotando al planeta con Fukushima (2011). En España nos dicen que nuestras centrales son seguras porque nunca podrían ser afectadas por un seísmo: el pasado 11 de mayo de 2011 Murcia fue azotada por un seísmo de magnitud de 5,2 grados. Cofrentes y Ascó están sobre la misma falla que causó este terremoto que ha dejado víctimas mortales y desplazados. Ambas centrales nucleares han sobrepasado su límite de vida y para continuar su actividad precisan de una renovación gubernamental. Y parece que el Gobierno español seguirá autorizando el riesgo nuclear. Ahora es el momento que la ciudadanía demostremos de forma EFECTIVA que hay que CERRAR LAS NUCLEARES.

Algunas razones para cerrar las nucleares
1. Porque no son necesarias: España es excedentaria en generación eléctrica, exportamos energía incluso a Francia (Avance del Informe 2010 de Red Eléctrica).

2. Porque el sueño nuclear es una ruina económica: el llamado renacimiento nuclear se ha hundido en Olkiluoto (Finlandia) con el diseño EPR de la francesa AREVA. Recordemos también que la quiebra de FECSA en Bolsa en 1989 fue por el endeudamiento nuclear (La Vanguardia: 6-2-1987).

3. Porque las "eléctricas" ya han ganado suficiente dinero (windfall profits), estirando la vida útil de los reactores más allá de los 25 años aconsejados por los fabricantes, externalizando gastos (gestión de residuos, cementerio nuclear, exención de responsabilidad civil) y retando irresponsablemente la cultura de la seguridad, con un parque nuclear envejecido y destartalado, y que cada día que pasa resulta más peligroso.

4. Porque dejarán una herencia envenenada a nuestros descendentes: por 40 años de aprovechamiento eléctrico legaremos 240.000 años de residuos radiactivos. Debemos detener este crimen contra las generaciones futuras.

5. Porque las centrales nucleares fueron la excusa para la carrera armamentística por poseer las bombas atómicas.

6. Porque ya tenemos demasiados ejemplos de su peligrosidad: primero Harrisburg en 1979, después Chernóbil el 1986, Vandellòs-1 el 1989, y ahora Fukushima (2011). Si no cerramos ahora las centrales nucleares, la próxima catástrofe puede estar al lado de nuestra casa.

Antes de que esto pase debemos cerrar las nucleares. Éste es el momento de pasar a la acción, de dar entrada a la autonomía energética y de abrir el camino a un futuro 100% renovable que es posible y necesario.

 

Fundación Tierra, autora de este artículo, da soporte a la iniciativa de la cooperativa SOM ENERGIA y de  la APPA, la Asociación de Productores de Energía Alternativa a través de su comercializadora Gesternova, para la producción de kilovatios verdes limpios. Así mismo lo dará a otras iniciativas empresariales que sigan esta estela renovable y desnuclearizada.

 

actualizado: 
20/10/2011
parte de: