You are here

Probando unos zapatos biocompostables

Relatamos aquí nuestro análisis sobre unos zapatos anunciados como compostables (100 % biodegradables). En realidad, se trata de una especie de zapatillas para andar en casa, en el ocio o el trabajo, bajo la marca 01M One Moment. Según el fabricante estas zapatillas están hechas de materiales 100% biodegradables de tipo plástico y que, por supuesto, son reciclables. O mejor dicho, al estar compuestas por un bioplástico, son compostables. Al finalizar su ciclo de vida, el fabricante, invita al usuario: “se tira en el contenedor del compost o lo tiráis al contenedor amarillo y así lo que estáis haciendo es devolverlo a su lugar de origen.. ¡la propia naturaleza!”

 

 

Un nuevo concepto de zapatilla fabricada con bioplásticos en España. Foto: Fundación Tierra.

En este primer punto uno ya queda sorprendido por la imprecisión de las indicaciones para su reciclaje. Recordemos que en el contenedor amarillo se recogen exclusivamente envases plásticos, latas y cartones de bebidas que se convierten nuevamente en grazna o materia prima para nuevos envases y otros productos. En el contenedor marrón de compostaje simplemente los materiales que se convierten en “fertilizante” o “tierra”. Los bioplásticos son compostables y reciclables a la vez, pero el término reciclado sería en este caso aplicado de forma restrictiva. 

Las zapatillas de 01M OneMoment se fabrican inyectando un polímero biodegradable, -no especifican el origen del mismo, si se extrae de patata, de celulosa de maiz, etc., aunque dicen que es vegetal. Se trata de una patente mundial, pero el uso de un biopolímero no es ningún secreto. Luego el bioplástico se termoconforma en un molde con el que se obtiene una zapatilla de 1 mm de grosor en el calzado y de 2 mm en la suela, a diferencia de los 3 mm de espesor del calzado tradicional, por lo que el fabricante argumenta que se favorece el confort, la adaptabilidad y la ventilación del pie. 

Aunque son cómodas no transpiran. Foto: Fundación Tierra.

Como sucede en el mundo de los bioplásticos no todos los componentes son “naturales” aunque sean menos agresivos que lo que se emplean en la fabricación de cualquier plástico convencional, -aunque sea reciclable. En este sentido, el fabricante de 01M OneMoment, reconoce que hace un uso mínimo de: colorantes azoicos prohibidos, colorantes y cancerígenos, formaldheído, pesticidas, fenoles clorados, carriers órgano clorados, metales pesados extraíbles, níquel, partículas sólidas de tinte, ftalatos, compuestos orgánicos de estaño (TBT y DBT). Salva el tema en que, según parece, los aditivos de colorantes o “másters” son biodegradables conforme a la norma OKO-TEX y la normativa europea: EN 14046:2003-ISO14855-1:2005, EN 13432:2000 y ASTM D6400-04. Para el embalaje de las zapatillas, que parece un plástico convencional, el fabricante asegura que utiliza también materia orgánica de origen fósil, -o sea, petróleo o derivados.

01M OneMoment ha desarrollado, según publicitan en su web, un calzado práctico, funcional y multi-uso elaborado a partir de materiales 100% biodegradables pensados para profesionales, deportistas, viajeros, amantes de los zapatos cómodos… y, en definitiva, para todo aquel que desea convertir su momento de trabajo, ocio, deporte o descanso en una experiencia única e intensa. Tras probarlos de verdad, más allá de la propaganda, creemos que es una lástima que, -opiniones a parte-, no se centren en que son esencialmente unas zapatillas para andar por espacios interiores. Son cómodos, pero no transpiran. Afirman que permiten la ventilación del pie, sin embargo, al usarlo uno siente el calorcillo molesto que se produce cuando un zapato no transpira y que además de resultar molesto, puede resultar poco saludable si se usa muchas horas. 

La suela de las zapatillas Onemoment tienen un un dibujo para facilitar que no resbalen. Foto: Fundación Tierra.

La empresa que está detrás de esta marca es FIGTREE FACTORY STUDIO S.L y está localizada en Valencia capital. La información que ofrecen en la web es algo sensacionalista, ya que no es un ecoproducto que valga para cualquier situación, ni tampoco explica pruebas respecto a la dificultad de transpiración. Seguro que estas zapatillas de O1M OneMoment serían una buena alternativa a las zapatillas no reciclables que se ofrecen en los establecimientos de lujo de este sector. La empresa debería presentar el producto de forma menos generalista y ambigua. Las fotos que exhiben maquillan la textura plástica del producto real.

Finalmente, hay que reconocer a su favor que el embalaje es mínimo, ya que vienen enrolladas en una cajita de plástico tansparente. Dicen también que ese envoltorio es biodegradable y reciclable. Para el embalaje enumeran sin embargo otros componentes además de bioplástico.  Siendo las zapatillas biocompostables hubiera sido mejor utilizar un cajita de cartoncillo, o incluso una bolsa de plástico también biocompostable, -que las hay por muchos lados. El producto no viene con explicación alguna sobre el mismo en el embalaje. Sería de agradecer que a modo de “instrucciones” llevaran un mínimo de documentación sobre los usos, así como de más detalle sobre la fabricación del producto, -aunque fuera un link a un PDF descargable, por ejemplo. La información que hay en la web actualmente, es claramente insuficiente para un cliente motivado y no está ajustada a la realidad del producto.

Embalaje plástico con el que vienen enrolladas las zapatillas. Por su aspecto no parece un bioplástico y tampoco se etiqueta de acuerdo con la normativa internacional de bioplásticos. Foto: Fundación Tierra.

Encontramos las zapatillas 01M OneMoment en una web de materiales reciclados. No es un zapato fabricado con materiales reciclados. Tampoco es un producto multiuso según nuestra experimentación. Los conceptos compostable o reciclable empleados por el fabricante pueden confundir. Las webs que aconsejamos productos ecológicos, no debemos simplemente replicar informaciones, sino contrastarlas y analizarlas. En Terra.org, estamos comprometidos con ofrecer contenidos propios y vividos.

 

Artículo elaborado por la redacción de terrar.og, textos y fotos.

actualizado: 
23/10/2013
parte de: