You are here

Reduzca, recicle y replante

Los bosques del mundo, que cubren un tercio del área terrestre de la Tierra, nos proveen de muchos servicios esenciales. Absorben el dióxido de carbono de la atmósfera y nos dan oxígeno, reducen la erosión del suelo, ayudan en el control de las inundaciones y la recarga de los acuíferos, y albergan una gran biodiversidad. Pero a medida que las poblaciones humanas han crecido, también lo han hecho las demandas sobre estos sistemas naturales. Mientras grandes extensiones de bosques se han despoblado para la agricultura y el desarrollo, el uso de productos provenientes del bosque también ha subido, provocando presiones cada vez mayores sobre los árboles del planeta.

zoom

Producción mundial de madera, 1961-2008
Rojo: leña; Azul: madera industrial
En millones de metros cúbicos. Fuente: FAO

En 2008, unos 3,4 mil millones de metros cúbicos de madera fueron sacados de los bosques en el mundo, suficientes como para cubrir Manhattan con casi 60 metros de profundidad con madera. Sobre la mitad de esta madera se utiliza directamente como combustible para la calefacción y para cocinar, mientras que la porción restante se utiliza para propósitos industriales, tales como producción de madera para la construcción o producción de papel.

La leña domina el uso de madera en regiones en desarrollo. En Asia, el 76 por ciento de la madera cortada se utiliza como combustible. En África, la leña es responsable del 90 por ciento de la madera cortada. Aunque la demanda de leña esté aumentando, las tecnologías alternativas económicas pueden invertir esta tendencia. En Kenia, por ejemplo, dos proyectos patrocinados internacionalmente han distribuido millares de cocinas de leña muy eficientes y de cocinas solares, que reducen enormemente o hasta eliminan la madera usada por una cocina tradicional. Las nuevas cocinas se pueden utilizar para cocinar y para hervir el agua, y emiten mucha menos contaminación, mejorando la calidad del aire local y salud.

zoom

Producción de madera en África, 1961-2008
Rojo: leña; Azul: madera industrial
En millones de metros cúbicos. Fuente: FAO

En el caso de la madera industrial, donde la demanda mundial es conducida por los países industrializados, aligerar la carga de madera depende de un uso más sabio de los recursos del bosque. Hay enormes posibilidades de reducir el uso de madera sólo substituyendo los pañuelos, las servilletas de papel y las bolsas de la compra por alternativas de tela reutilizables.

haití

La frontera entre Haití (izquierda) y la República Dominicana esta bien definida a causa de la deforestación. Esta aumenta el peligro de catástrofes como inundaciones y deslizamientos de tierra en épocas de lluvias.

Después de frenar la demanda de productos de usar y tirar, podemos recurrir al reciclaje. Las tasas de reciclaje varían ampliamente entre los 10 países mayores productores de papel. Corea del Sur encabeza la lista, reciclando un impresionante 85 por ciento de su papel. Los Estados Unidos, el consumidor de papel número uno, ha aumentado su porcentaje del papel reciclado de solo un quinto en 1980 hasta cerca de la mitad actualmente. China recicla solamente el 35 por ciento. Si todos los países del mundo reciclaran un porcentaje tan grande de su papel como Corea del Sur, la cantidad de madera usada mundialmente para producir papel disminuiría hasta un tercio.

zoom

Tasa de reciclaje de papel para los 10 países mayores productores de papel. Fuente: FAO; Paper Recycling Association

Además de las iniciativas para reducir la deforestación, también se necesitan grandes esfuerzos de reforestación para restaurar bosques. Aquí, Corea del Sur proporciona otra vez un ejemplo: en los principios de los años 60, el gobierno inició una campaña de repoblación forestal para cubrir los montes, deforestados en gran parte. Hoy los bosques cubren el 65 por ciento del país. En Níger, las plantaciones de árboles llevadas a cabo por los granjeros han conseguido reducir la erosión del suelo y revitalizar comunidades en un área que sufría previamente de sequía y de desertificación severas. La campaña de los mil millones de árboles del Programa Ambiental de Naciones Unidas proporciona otro ejemplo inspirador: desde su lanzamiento en 2006, los gobiernos e individuos participantes de todo el mundo han plantado unos 10 mil millones de árboles.

Como demuestran estas iniciativas, la protección y la restauración de los bosques de la Tierra es posible. Alcanzar esta meta también depende de estabilizar la población y el clima, todo parte de la movilización del Plan B para salvar la civilización.

Para más información sobre las metas de restauración de la Tierra del Plan B:

- Descargar los datos discutidos en este artículo.

- Leer el capítulo 8 del Plan B 4.0: Mobilizing to Save Civilization.

- Descargar los datos de apoyo del libro.

 

28 de abril de 2010, actualizaciones del Plan B, traducción con permiso de Earth Policy Institute.

 

actualizado: 
29/04/2010
parte de: