You are here

Secador solar de alimentos de gran capacidad

Septiembre, 2012.- El secado solar es un alternativa recomendable para pequeñas explotaciones agrícolas que tengan excedentes de producción hortícola o se dediquen a las plantas medicinales. Por ahora, no hay más que un sólo consultor-fabricante en España que fabrique llaves en mano este tipo de secadores alimentados exclusivamente con energía solar. Actualmente, en nuestro país existía ya un secador solar dedicado a la producción de plantas medicinales que ha servido para demostrar el interés de este tipo de instalaciones en las explotaciones agrícolas.

zoom

La instalación de secado solar de 90 m2 de superficie captadora antes y después. Foto: Ricard Guiu.

Por encargo de la Cooperativa  Sambucus (que trabaja en el ámbito de la inserción social) el experto en secado solar, Ricard Guiu a través de COECO, este verano estuvo trabajando en nuevo secador solar que permita el secado de planta medicinal pero también de excedentes hortícolas. Para ello se partió de la instalación de una antigua granja de cerdos en desuso, lo que añadía un valor complementario al dotar a la granja de un elemento productor de energía limpia. El resultado final ha sido el al montaje del secador solar de 90 m2 de superficie captadora, lo que  representa una potencia nominal de captación solar de unos 35 kW, una producción de 280 kWh en un día soleado.

Características del secador solar

El colector solar se ha hecho con panel sándwich de color oscuro que hace de cerramiento y de colector a la vez , y consta por un lado de policarbonato ondulado y por el otro, dispone de una cámara entre ambos por la que circula el aire calentado por el sol.

La cámara de secado tiene una superficie total de 25m2 en la que se alojan ocho carros con bandejas móviles y cuatro carros de bandejas fijas, todas hechas de madera y acero inoxidable. La instalación suma un total de 100m2 de superficie de secado. En la que se pueden secar entre 300 - 400Kg. de planta fresca cada 2-3 días que queda reducida, una vez seca, a unos 45 a 60Kg.


La particularidad de este secador solar radica en que se puede seleccionar la temperatura óptima de secado, siempre y cuando esté un mínimo de 5 ºC por encima de la temperatura ambiente. Esta característica se consigue mediante un sistema controlado por un termostato diferencial que se encarga de controlar los equipos de impulsión para que en el momento adecuado introduzcan el aire caliente o mezclado con frío en la sala de secado. La buena ventilación y distribución del calor se asegura mediante un sistema de recirculación interno, que se pone en marcha cuando la temperatura del aire interior es superior a la del colector solar.

Interior de la cámara de secado con las bandejas y el sistema de ventilación. Foto: Ricard Guiu.

La minimización de las pérdidas de calor nocturnas, o de los momentos sin insolación en la cámara de secado, se consigue mediante unas rejillas de ventilación de lamas móviles que se abren por diferencia de presión. Éstas están dispuestas estrategicamente y se encargan de que todas las bandejas de secado reciban el mismo caudal de aire para asegurar un secado homogéneo. Ésta es una de les características del diseño de estos secadores ideados por Ricard Guiu. 

Economía del secador solar

El secador solar consta de una cámara de secado que se encuentra en el centro del edificio. A ambos lados dispone de sendas salas adjuntas, una sirve para la recepción, carga y vaciado de las plantas, y la otra para el almacenaje y posterior envasado, exposición y venta de productos. Estas actividades se incrementarán durante el invierno, de forma que esta sala de envasado y exposición se podrá calentar los días soleados mediante el aire caliente procedente del secador, ya que en esta época del año no habrá plantas para secar.

Otro aspecto clave es el consumo diario de electricidad. De acuerdo con las características de la instalación éste se sitúa alrededor de los 4,5 kWh por día. Esta es la electricidad necesaria para la ventilación y el funcionamiento de los equipos de control. En otras palabras, el consumo eléctrico supone un coste de unos 2€ para obtener 45-60Kg. de planta seca; comparado con un secado con gas, que supondría un coste de unos 47€ para obtener la misma cantidad de producto seco. El secado solar resulta 24 veces más barato que un sistema que utilice combustibles fósiles.

Una obra con menú solar 

El diseñador y constructor Ricard Guiu es quien ha elaborado todo el proyecto. No sólo los trabajos de instalación del apanelado de captación sino también de la construcción  de todas las bandejas de secado ubicadas en el interior. La energía empleada para el ensamblaje de las maderas de las bandejas ha sido electricidad fabricada con paneles solares fotovoltaicos en la instalación del Ecocentro de Mas LluernaEl compromiso de Ricard Guiu es total respecto a la prioridad de uso de la energía solar: durante los días en los que estuvo a pie de obra se marcó el reto de preparar cada día su almuerzo con la energía del Sol. Para ello y gracias a su portabilidad empleó un horno solar ligero SOUL cedido por la Fundación Tierra, aunque también es usuario de los hornos SunOven y de las cocinas parabólicas de alSol. La preparación de alimentos con el horno tiene la ventaja que uno los pone en su interior y no tiene que estar pendiente de la cocción, por lo que esta característica le permitió poder rendir al máximo durante las horas laborales y a la vez disfrutar de un almuerzo con ingredientes ecológicos de su finca, preparados con la radiación solar sin estar pendiente de ellos. Ricard Guiu también es conocido por ser el fabricante de los secadores solares para frutas y verduras domésticos Alsolfruits.

El experto en secado solar Ricard Guiu trabajando en la instalación y mostrando el horno solar ligero en el que se preparaba el almuerzo solar de cada día durante la obra. Foto: Fundación Tierra.

actualizado: 
14/09/2012
parte de: