Un futuro en riesgo en un planeta cada vez más caliente

parte de: 
actualizado: 
03/12/2010
compartir: 
  • Facebook
  • Twitter

Diciembre de 2010.- Estamos entrando en una nueva era, una de cambios climáticos rápidos y, a menudo, imprevisibles. De hecho, la nueva norma del clima es el cambio. Los 25 años más cálidos registrados fechan después de los años 80. Y los 10 años más calientes desde que en 1880 empezaron a conservarse registros globales, han sido desde 1998.

zoom

Evolución de la temperatura media mundial, 1880-2009. Fuente: Earth Policy Institute.

Los efectos del incremento de la temperatura son omnipresentes. Las temperaturas más altas disminuyen las cosechas, derriten los glaciares de las montañas que alimentan los ríos, generan tormentas más destructivas, aumentan la severidad de las inundaciones, intensifican la sequía, causan fuegos forestales más frecuentes y destructivos, y alteran los ecosistemas en todas partes. Estamos alterando el clima de la Tierra, estableciéndonos en tendencias que no siempre entendemos y co0n consecuencias que no podemos anticipar.

Las olas de calor que han marchitado los cultivos han reducido las cosechas de grano en regiones clave para la producción de alimentos estos últimos años. Una con un impacto humano grave directo fue la abrasadora ola de calor que rompió los registros de temperatura en Europa en 2003. El calor intenso, que contribuyó a que la cosecha de grano del mundo tuviera un déficit de 90 millones de toneladas para el consumo, también fue responsable de más de 52.000 vidas.

zoom

Imagen de Dallas, en el estado de South Dakota en 1936, después del paso del "Dust Bowl". Fuente: United States Department of Agriculture.

También ha habido un aumento dramático en las tierras afectadas por la sequía en las últimas décadas. Un equipo de científicos del National Center for Atmospheric Research informa que el área del planeta que experimentaba condiciones muy secas se amplió desde menos de 15% en los años 70 a cerca del 30% antes de 2002. Los científicos atribuyen parte del cambio a una subida en la temperatura y parte a la reducción de precipitación, con las altas temperaturas cobrando progresivamente más importancia durante la última parte del período. Un informe de 2009 publicado por la National Academy of Sciencesl de EE.UU. refuerza estos resultados. Concluye que si el CO2 atmosférico sube a 450-600 ppm, el mundo hará frente a reducciones irreversibles de precipitación en la estación seca en varias regiones del mundo. El estudio comparó las condiciones a las que se vivieron en la era del Dust Bowl estadounidense de los años 30 (traducción literal "cuenco de polvo", más información del fenómeno en Wikipedia).

Los causantes del calentamiento global: CO2, metano y hollín

El calentamiento es causado por la acumulación de gases con efecto invernadero que atrapan calor y de otros agentes contaminadores en la atmósfera. De los gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono (CO2) explica el 63% de la reciente tendencia al calentamiento, el metano el 18%, y del óxido nitroso el 6%, con otros pocos gases que se responsabilizan  del 13% restante. El dióxido de carbono proviene sobre todo de las centrales de producción eléctrica, de la calefacción, del transporte y de la industria. En cambio, las emisiones del metano y del óxido nitroso causadas por humanos provienen en gran parte de la agricultura, -el metano de arrozales y del ganado, y el óxido nitroso del uso de fertilizante nitrogenado.

Las concentraciones atmosféricas de CO2, el conductor principal del cambio de clima, han subido de casi 280 porciones por millón (ppm) cuando la Revolución Industrial comenzó alrededor 1760, a 387 ppm en 2009. La subida anual del nivel atmosférico de CO2, ahora uno de las tendencias ambientales mejor predecible del mundo, es el resultado de emisiones a una escala que sobrepasa de forma aplastante la capacidad de la naturaleza para absorber el carbono. En 2008, unas 7.900 millones de toneladas de carbono fueron emitidas por la quema de combustibles fósiles y 1.500 millones de toneladas fueron emitidas por la tala de árboles, lo que hace un total de 9.400 millones de toneladas. Como la naturaleza ha estado absorbiendo solamente cerca de 5.000 millones de toneladas por año en océanos, suelos y mediante la vegetación, casi la mitad de esas emisiones permanecen en la atmósfera, incrementando los niveles de concentración de CO2.

Se produce el metano, un gas de efecto invernadero potente, cuando la materia orgánica se descompone bajo condiciones anaerobias, incluyendo la descomposición de materia vegetal en pantanos, materiales orgánicos en terraplenes, o forraje en el estómago de una vaca. El metano se puede también emitir en el deshielo del permafrost, la tierra congelada que es la base de la tundra y que cubre casi 2.330 millones de hectáreas en las latitudes norteñas. Juntos, todos los suelos árticos contienen más carbono que el que permanece actualmente en la atmósfera, lo que es una preocupación considerando que el permafrost se está derritiendo actualmente en Alaska, en el norte de Canadá y Siberia, creando lagos y emitiendo el metano. Una vez que empieza el proceso, el deshielo del permafrost, la emisión de metano y CO2, y el aumento de la temperatura crean una tendencia de auto-refuerzo, que los científicos llaman un “bucle de regeneración positiva.” El riesgo es que el lanzamiento de una cantidad masiva de metano a la atmósfera de la capa permanente de hielo podría simplemente abrumar todos los esfuerzos para estabilizar clima.

zoom

Imagen del este de China en color real tomada des de el satélite Aqua de la NASA. Docenas de fuegos queman en la superficie generando un grueso manto de humo y de hollín que tapan el cielo. La niebla con humo llena los valles y los cursos alrededor de los contornos del terreno en las regiones montañosas de China. El terreno más elevado queda menos oscurecido. En la esquina derecha superior, la bahía de Bo Hai queda oscurecida por el penacho de contaminación que sopla hacia el este hacia Corea y el Océano Pacífico. por encima de la esquina derecha inferior, el río de Yangtze está depositando sus aguas marrones cargadas de sedimentos en el Mar Amarillo. Fuente: NASA.

Otro hallazgo inquietante es el efecto de las nubes marrones atmosféricas (conocidas por sus siglas en inglés ABCs, atmospheric brown clouds) que consisten en partículas de hollín que provienen de la combustión de carbón, del combustible diésel, o de la madera. Estas partículas afectan al clima de tres maneras. Primero, interceptando la luz del sol,calentando la atmósfera superior. En segundo lugar, porque también reflejan la luz del sol, tienen un efecto de oscurecimiento, disminuyendo la temperatura superficial de tierra. Y tercero: si las partículas de estas nubes marrones se depositan en la nieve e hielan, oscurecen la superficie de la nieve y aceleran su derretimiento. Estos efectos son especialmente preocupantes en India y China, donde una gran ABC sobre la meseta tibetana está contribuyendo a la fusión de glaciares, que alimentan los ríos principales de Asia. La deposición del hollín causa el derretimiento estacional temprano de la nieve de la montaña, en ámbitos tan diferentes como el Himalaya de Asia y el de Sierra Nevada en California, y también se cree que aceleran la fusión del hielo marino Ártico.

En contraste con el CO2, que puede permanecer en la atmósfera durante un siglo o más, las partículas de hollín en ABCs son típicamente aerotransportadas en cuestión de semanas. Así, una vez las centrales eléctricas de carbón se cierren o los fogones de cocinas de leña se substituyen por cocinas solares, el hollín atmosférico desaparece rápidamente.

La tendencia actual nos lleva al caos climático

Si continuamos con las tendencias actuales, la proyección del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de un aumento de la temperatura media de la tierra de 1,1 - 6,4 grados centígrados durante este siglo parece incluso demasiado posible. Desafortunadamente, durante los años desde que el estudio del IPCC fue lanzado, tanto las emisiones de CO2 globales como las concentraciones atmosféricas del CO2 han excedido sus proyecciones del peor escenario posible. A cada año que pasa el grito de urgencia de la comunidad científica se intensifica. Cada nuevo informe indica que nos estamos quedando sin tiempo. Por ejemplo, un estudio de referencia de 2009 de un equipo de científicos del MIT (Massachusetts Institute of Technology) concluyó que los efectos del cambio del clima serán dos veces más severos que los que se proyectaron recientemente, sólo seis años antes. En vez de una probable subida de temperatura global de 2,4 ºC, ahora ven una subida que exceda los 5 grados centígrados.

Otro informe, éste preparado independientemente como documento de base para las negociaciones internacionales del clima de diciembre de 2009 en Copenhague, indicaba que debería hacerse todo lo posible para retener la subida de temperatura a 2 grados centígrados sobre los niveles preindustriales. Más allá de esto, el cambio de climático peligroso se considera inevitable. Para lograr una subida de temperatura de sólo 2ºC, los científicos indican que las emisiones de CO2 se deben reducir cerca del 60 - 80 % inmediatamente, pero puesto que esto no se considera posible, insisten en que “para limitar la magnitud del exceso, las emisiones deben alcanzar su máximo en un futuro próximo.”

texto Monte Kilimanjaro en África. A la izquierda: foto tomada el 17 de Febrero de 1993. A la derecha: foto tomada el 21 de Febrero de 2000. La disminución de la cobertura de hielo en las décadas recientes en los tres conos volcánicos de la montaña más alta de África es evidente. Fuente: Jim Williams, NASA GSFC Scientific Visualization Studio, and the Landsat 7 Science Team.

El Pew Center on Global Climate Change patrocinó un análisis de unos 40 estudios científicos que relacionan el incremento de temperatura a los cambios en ecosistemas. Entre los muchos cambios divulgados, uno es el avance de la primavera, que llega casi dos semanas antes en Estados Unidos, golondrinas de árbol que anida nueve días antes que hace 40 años, y una progresión hacia el norte del hábitat del zorro rojo que tiene que usurpar espacio del ámbito del zorro ártico. El aspecto de los petirrojos ha sorprendido a los Inuits, un pájaro que nunca antes habían visto. De hecho, no hay palabra en Inuit para el “petirrojo.”

Douglas Inkley, consejero científico senior de la National Wildlife Federation, destaca, “hacemos frente a la perspectiva que el mundo de la fauna que ahora conocemos -y muchos de los lugares en que hemos invertido décadas de trabajo en la conservación de los refugios y los hábitats para fauna-, dejarán de existir como los conocemos, a menos que cambiemos este pronóstico.” Desafortunadamente, esta observación es igual de verdad para los seres humanos también. Si no podemos reducir rápidamente las emisiones de carbono, es la civilización en sí misma la que está en peligro.

 

Traducción con permiso expreso de Earth Policy Institute. Original en inglés disponible en http://www.earth-policy.org/book_bytes/2010/pb4ch03_ss2.

Adaptado del capítulo 3, “Climate Change and the Energy Transition” de Lester R. Brown, Plan B 4.0: Mobilizing to Save Civilization (New York: & de W.W. Norton; Compañía, 2009), accesible en línea en www.earth-policy.org/books/pb4.

Fuentes adicionales de los datos y de información en www.earth-policy.org.