You are here

Un giro mundial hacia la energía renovable

Septiembre, 2010.- A medida que se incrementan los precios del combustible fósil, que la inseguridad del petróleo se agudiza, y que las consecuencias por el cambio de clima ensombrecen el futuro del carbón, una nueva economía de la energía está emergiendo. La vieja economía de la energía, alimentada por el petróleo, el carbón, y el gas natural, está siendo substituida por una nueva economía accionada por la energía eólica, solar y geotérmica. A pesar de la crisis económica global, esta transición de la energía se está moviendo a una velocidad y en una escala que no habríamos podido imaginar incluso hace dos años. Y se trata de un fenómeno mundial.

zoom

Parque eólico Desert Sky Wind Farm en el oeste del estado de Texas (EE.UU). Fuente: Wikipedia Commons.

La energía del viento en áreas rurales o mar adentro

Piense en Texas. De largo, el mayor estado productor de petróleo de EE.UU., es ahora también el generador principal de electricidad eólica del país, superó a California en 2006. Actualmente Texas  tiene 9.700 megavatios de capacidad de producción del viento en operación, 370 más en etapa de construcción, y una enorme cantidad de MW en etapa de desarrollo. Cuando todas estas granjas de viento se completen, Texas tendrá 53.000 MW de capacidad de generación eólica, -el equivalente a 53 centrales eléctricas de carbón. Esta capacidad permitirá no solo satisfacer las necesidades residenciales de los 25 millones de texanos, sinó que también permitirá a Texas exportar electricidad, al igual que tradicionalmente ha exportado petróleo.

Pero Texas no está sola. En Dakota del Sur, un estado ventoso, escasamente poblado, el desarrollo eólico ha comenzado por una extensa granja de viento de 5.050 megavatios (1 megavatio de capacidad eólica abastece 300 hogares estadounidenses) que cuando está terminada producirá casi cinco veces más electricidad que la que necesitan las 810.000 personas que viven en este estado. En conjunto, unos 10 estados en Estados Unidos, la mayor parte de ellos en las Grandes Llanuras, y varias provincias canadienses están planeando exportar energía eólica.

zoom

Turbina off-shore en el estuario del Thames, parque eólico en Kent (Reino Unido). Fuente: phault

Al otro lado del Atlántico, el gobierno de Escocia está negociando con dos fondos de inversión en Oriente Medio para invertir 7.000 millones de US$ en una red en su costa este del Mar del Norte. Esta red permitirá a Escocia desarrollar casi 60.000 megavatios de capacidad de producción eólica mar adentro, cerca de 85.000 MW  de capacidad de producción eléctrica actual para el Reino Unido.

La energía termosolar en los desiertos

Estamos siendo testigos de un abrazo a la energía renovable a una escala nunca vista en los combustibles fósiles o la energía atómica. Y no sólo en países industrializados. Argelia, que sabe que no exportará petróleo para siempre, está planeando construir 6.000 megavatios de capacidad de producción termosolar para la exportación a Europa vía cable submarino. Los algerinos se han dado cuenta que disponen de suficiente energía solar aprovechable en su extenso desierto para hacer funcionar la economía mundial entera. Y no se trata de un error matemático. Otro hecho igual de remarcable es que la luz del sol que alumbra la Tierra durante una hora es suficiente para hacer funcionar la economía mundial durante un año entero.

Turquía, que ahora tiene 41.000 megavatios de capacidad de producción eléctrica total, publicó un pedido de ofertas en 2007 para construir granjas de viento. Recibió ofertas de firmas nacionales e internacionales de desarrollo eólicas para construir escalonadamente 78.000 megavatios de capacidad de producción del viento. Habiendo seleccionado cerca de 7.000 megavatios de las ofertas más prometedoras, el gobierno está ahora publicando los permisos de construcción.

zoom

Planta geotérmica en Jakarta (Indonesia). Fuente: Pertamina Geothermal Energy

Aprovechar la energía de los volcanes

A mediados de 2008, Indonesia, -un país con 128 volcanes activos y por lo tanto rico en energía geotérmica-, anunció que desarrollaría 6.900 megavatios de capacidad de producción geotérmica, con Pertamina, la compañía petrolera estatal, responsable de desarrollar la mayor parte. La producción petrolífera de Indonesia ha estado disminuyendodurante  la década pasada, y durante los últimos cinco años el país ha sido importador de petróleo. Si Pertamina cambia sus recursos de petróleo al desarrollo de la energía geotérmica, podría convertirse en la primera compañía petrolera, -estatal o privada-, que haga la transición del petróleo a la energía renovable.


El camino hacia las renovables y la electrificación de la economía

Éstas son solamente algunas de las iniciativas visionarias para despertar la energía renovable de la Tierra. Pero los recursos son enormes. En Estados Unidos, tres estados, -Dakota del Norte, Kansas y Texas-, tienen energía eólica aprovechable suficiente para hacer funcionar la economía entera. En China, el viento se convertirá probablemente en la fuente de energía dominante. Indonesia podría un día conseguir toda su energía solo de la energía geotérmica. Europa funcionará en gran parte por las granjas de viento en el Mar del Norte y las centrales térmosolares del Norte del desierto africano.

zoom

Plan B 4.0: Mobilizing to Save Civilization, de Lester Brown (Earth Policy Institute, 2009).

Los objetivos para desarrollar las fuentes de energía renovables antes de 2020 que se presentan en mi libro Plan B 4.0: Movilización para Salvar la Civilización (no traducido aún al español), se basa no en qué se cree que es políticamente factible, sino en qué pienso que es necesario. Esto no es el Plan A, los negocios como de costumbre. Esto es el Plan B, una movilización de tiempos de guerra, una respuesta total que se diseña para evitar tensiones económicas/políticas de la desestabilización que vendrán con un cambio de clima incontrolable.

La implementación del Plan B exige que las emisiones netas de dióxido de carbono (CO2) se recorten un 80% antes de 2020. Esto evitaría que los niveles atmosféricos del CO2 excedieran las 400 partes por millón (ppm), solo algo por encima de los 387 ppm en 2009, limitando la subida futura de la temperatura. Para hacer este ambicioso recorte, la primera prioridad es substituir toda la generación eléctrica con carbón y petróleo, por fuentes renovables. Considerando que el siglo XX estuvo marcado por la globalización de la economía de la energía mundial con todos los países adoptando el petróleo, gran parte de él proveniente de Oriente Medio, este siglo relocalizará la producción energética en el mundo hacia el viento, la energía solar y la energía geotérmica.

zoom

Furgoneta eléctrica Aixam. Fuente: Wikipedia Commons.

En este siglo también veremos la electrificación de la economía. El sector de transporte cambiará de automóviles de motor con gasolina a los híbridos gas-eléctricos enchufables, a los coches completamente eléctricos, a los trenes ligeros, y al tren interurbano de alta velocidad. Y para las largas distancias, el cambio será de los coches de motor diésel a los sistemas eléctricos del transporte de mercancías por ferrocarril. El movimiento de personas y de mercancías será alimentado en gran parte por la electricidad. En esta nueva economía de la energía, los edificios confiarán en la electricidad renovable casi exclusivamente para la calefacción, refrigeración e iluminación.

Hay prisa por implantar las renovables

¿Podemos ampliar el uso de la energía renovable suficientemente rápido? Eso creo. Las recientes tendencias en la adopción de teléfonos móviles y de ordenadores personales dan una visión de cómo las nuevas tecnologías pueden diseminarse rápidamente. Una vez que las ventas acumulativas de teléfonos móviles alcanzaron 1 millón de unidades en 1986, se alcanzó la etapa para el posterior crecimiento explosivo, y el número de usuarios de teléfono móvil se doblaron en cada uno de los siguientes tres años. Durante los 12 años siguientes el número se dobló cada dos años. Antes de 2001 había 961 millones de teléfonos, -casi un aumento de 1.000 veces en apenas 15 años. Y ahora hay más de 4.000 millones de usuarios de teléfonos móviles por todo el mundo.

Las ventas de ordenadores personales siguieron una trayectoria similar. Alrededor del año 1980 se vendieron un millón, pero en 2008 las ventas fueron de cerca de 270 millones, -un salto de 270 veces en 28 años. Ahora estamos viendo las figuras de crecimiento similares para las tecnologías de energía renovable. Las instalaciones de células solares se están doblando cada dos años, y el crecimiento anual en capacidad de producción del viento le sigue de cerca. De la misma forma que las economías de las comunicaciones y las de la información han cambiado hasta hacerse irreconocibles durante las últimas dos décadas, también lo hará la economía de la energía durante la década próxima.

Hay una diferencia excepcional. Considerando que la reestructuración de la economía de la información fue modelada solamente por el avance de la tecnología y las fuerzas del mercado, la reestructuración de la economía de la  energía será conducida también por la realización que el destino de la civilización puede depender no sólo de hacerlo, sinó de hacerlo a la velocidad de tiempos de guerra.

Lester R. Brown, Earth Policy Institute. Adaptado del capítulo 5, “Stabilizing Climate: Shifting to Renewable Energy,” del libro de Lester R. Brown, Plan B 4.0: Mobilizing to Save Civilization (New York: W.W. Norton & Company, 2009), disponible on-line en www.earthpolicy.org/index.php?/books/pb4