You are here

Una solución letal




Una solución letal: necesitamos una moratoria de cinco años de paralización de los biocarburantes antes de que hagan naufragar el planeta
Publicado en The Guardian el 27 de marzo de 2007
Hasta ahora había sido un asunto con buenas intenciones que había ido mal. Ahora es simplemente un fraude. Los gobiernos que utilizan biocarburantes para abordar el calentamiento global saben que causan más daño que bien. Pero avanzan sin consideración.




Plantas de etanol en West Burlington (Iowa, USA) y en Sertãozinho (Brasil). Fuente: Wikipedia






Plantación de caña de azúcar, caña de azúcar recolectada y campo de maíz en Sudáfrica (fuente: Wikipedia)


Un coche Ford Taurus "fueled by clean burning ethanol", propiedad de un organismo público de la ciudad de New York (USA). Fuente: Wikipedia


"Estamos intentando que los coches coman pan, y los hombres petróleo". Viñeta publicada por El Roto en El País en 2007.



Marzo, 2007. En teoría, los combustibles producidos con plantas pueden reducir la cantidad de dióxido de carbono emitido por los automóviles y los camiones. Las plantas absorben carbono a medida que crecen – que es liberado de nuevo cuando el combustible se quema. Al alentar a las empresas petroleras a cambiar de plantas fósiles a plantas con vida, los gobiernos de ambos lados del Atlántico afirman estar "descarbonizando" nuestras redes de transporte.

En el presupuesto de la semana pasada, Gordon Brown, anunció que iba a ampliar la reducción de impuestos para los biocarburantes hasta el año 2010. A partir del próximo año todos los proveedores en el Reino Unido tendrán que asegurarse de que el 2,5% del combustible que venden se fabrica a partir de plantas - si no, tienen que pagar una multa de 15 peniques por litro. Esta obligación se eleva hasta el 5% en 2010 (1). Para el año 2050, el gobierno espera que el 33% de nuestro combustible provenga de los cultivos (2). El mes pasado George Bush anunció que quintuplicaría los objetivos de EE.UU. de biocarburantes (3): en 2017, deben suministrar el 24% del combustible para transporte de la nación (4).

Entonces, ¿qué hay de malo en estos programas? Sólo que son un método para alcanzar el desastre ambiental y humanitario.
En 2004 esta columna advirtió que los biocarburantes crearían una competencia por el alimento entre los coches y las personas. El pueblo necesariamente tendría las de perder: los que pueden darse el lujo de conducir, por definición, son más ricos que los que están en peligro de morir de hambre. Asimismo, también llevaría a la destrucción de selvas tropicales y otros hábitats importantes (5). Recibí más insultos que los que he tenido para cualquier otra columna, excepto cuando ataqué a los conspiradores del 9/11. Me dijeron que mis reclamaciones eran ridículas, que daban risa, imposibles. Bien, en un aspecto estaba equivocado. Pensaba que estos efectos no se materializarían hasta dentro de muchos años. Ya están ocurriendo.

Desde el inicio del año pasado, el precio del maíz se ha duplicado (6). El precio del trigo también ha alcanzado el máximo en 10 años, mientras que las existencias mundiales de ambos cereales han alcanzado los mínimos en 25 años (7). Ya se han producido disturbios por la comida en México y existen informes que indican que los pobres están padeciendo esta tensión en todo el mundo. El departamento de agricultura de EE.UU. advierte que "si tenemos una sequía o una muy mala cosecha, podemos ver el tipo de inestabilidad que vimos en la década de 1970, y si no ocurre este año, estamos también previendo existencias aún más bajas para el año próximo" (8). Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO - UN Food and Agriculture Organization), la razón principal es la demanda de etanol: el alcohol utilizado para carburante, que puede hacerse tanto con maíz como con trigo (9).

Los agricultores responderán a mejores precios plantando más, pero no está claro que puedan alcanzar el boom de demanda de biocarburantes. Y si lo hacen, sólo podrán conseguirlo con el arado de hábitats vírgenes.

Ya sabemos que el biocarburante es aún peor que el petróleo para el planeta.
La ONU acaba de publicar un informe que sugiere que el 98% de la selva natural en Indonesia será degradada o habrá desaparecido en 2022 (10). Hace sólo cinco años, los mismos organismos predijeron que ésto no sucedería hasta 2032. Pero sin tener en cuenta la plantación de aceite de palma que se convierte en biodiesel para el mercado europeo. Ésta es ahora la principal causa de deforestación en ese país y es probable que pronto se convierta en responsable de la extinción de los orangutanes en la naturaleza. Pero va a peor. A medida que los bosques se queman, los árboles y el suelo donde se asientan se convierten en dióxido de carbono. Un informe de la consultora holandesa Delft Hydraulics muestra que cada tonelada de aceite de palma genera hasta 33 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, diez veces más de lo que el petróleo produce (11). Siento que necesito decir esto de nuevo. El biodiesel del aceite de palma causa hasta DIEZ VECES tanto cambio climático como el diesel ordinario.

Hay impactos similares en todo el mundo. Los productores de caña de azúcar en Brasil se están trasladando hacia raros hábitats de matorrales (el cerrado) y los agricultores de soja están triturando las selvas tropicales del Amazonas. Como el Presidente Bush acaba de firmar un acuerdo de biocarburantes con el Presidente Lula, es posible que vaya a ser mucho peor. Las poblaciones indígenas de América del Sur, Asia y África están empezando a quejarse de las incursiones en sus tierras de los plantadores de combustible. Una petición lanzada por un grupo llamado biofuelwatch, reclamando a los gobiernos occidentales que paren, ha sido firmado por militantes de 250 grupos (12).

El gobierno británico es muy consciente de que hay un problema. El año pasado en su blog, el secretario de medio ambiente David Miliband señaló que las plantaciones de aceite de palma "están destruyendo un 0,7% de la selva tropical de Malasia cada año, una importante reducción de los recursos naturales (y en el proceso, destruyendo el hábitat natural del orangután). Está todo conectado." (13). A diferencia de la política del Gobierno.

La razón por la que los gobiernos están tan entusiasmados con la idea de los biocombustibles es porque no perturba a los conductores.
Parecen reducir la cantidad de carbono de nuestros coches, sin necesidad de nuevos impuestos. Es una ilusión sostenida por el hecho de que sólo las emisiones producidas en casa se consideran como parte de nuestro total nacional. La tala de bosques en Malasia no aumenta nuestro impacto oficial ni un gramo.

En febrero, la Comisión Europea se enfrentó a una elección directa entre la eficiencia de los combustibles y los biocarburantes. Tenían la intención de comunicar a las empresas de automóviles que la media de emisiones de carbono de los nuevos automóviles en 2012 sería de 120 gramos por kilómetro. Después de fuertes presiones de Angela Merkel, en nombre de sus fabricantes de automóviles, cedieron y aumentaron el límite a 130 gramos. Se anunció que se iba a compensar el déficit mediante el aumento de la contribución de los biocarburantes (14).

El Gobierno británico dice que "será necesario que los proveedores de combustible de transporte informen sobre el ahorro de carbono y la sostenibilidad de los biocarburantes que proveen" (15). Pero no les obligan a hacer nada. No pueden: su consultores ya han demostrado que si tratan de imponer normas ambientales más amplias sobre los biocarburantes, van a entrar en conflicto con las reglas del comercio mundial (16). Y además, los biocarburantes “sostenibles" simplemente ocupan el espacio donde otros cultivos ahora crecen, desplazándolos hacia nuevos hábitats. Prometen que un día habrá una "segunda generación" de biocombustibles, hechos de paja o hierba o madera. Pero todavía hay grandes obstáculos técnicos (17). Hasta el día en que los nuevos combustibles estén listos, el daño ya se habrá hecho.

Necesitamos una moratoria de todos los objetivos y los incentivos para los biocarburantes,
hasta que una segunda generación de combustibles pueda ser producida por menos de lo que cuesta hacer combustible de aceite de palma o de caña de azúcar. Incluso entonces, los objetivos deben ser establecidos a lo bajo y aumentados sólo con cautela. Sugiero un período de cinco años de congelación.

Esto requeriría una gran campaña, más dura que la que ayudó a ganar cinco años de congelación contra las crecientes cosechas modificadas genéticamente en el Reino Unido. Eso fue importante - los cultivos transgénicos dan a las grandes empresas un control sin precedentes sobre la cadena alimentaria. Pero la mayor parte de sus efectos son indirectos, mientras que la devastación causada por los biocarburantes es ya inmediata y visible.

Esta es la razón por la que será más difícil de detener: alentados por la política del gobierno, ahora se están realizando enormes inversiones por parte de los agricultores y las empresas químicas. Frenarlos requiere un infierno de batalla. Pero tienen que ser combatidos.

Puede unirse a la campaña en www.biofuelwatch.org.uk.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Referencias:

1. HM Treasury, March 2007. Budget 2007, Chapter 7.

2. Department for Transport, 21st December 2005. Renewable Transport Fuel Obligation (RTFO) feasibility report. Executive Summary. http://www.dft.gov.uk/pgr/roads/environment/rtfo/secrtfoprogdocs/renewabletransportfuelobliga3849?page=1

3. George W. Bush. 23rd January 2007. State of the Union Address. http://www.whitehouse.gov/news/releases/2007/01/20070123-2.html

4. The US Energy Information Administration gives US gasoline consumption for October 2006 (the latest available date) at 287,857,000 barrels. If this month is typical, annual consumption amounts to 3.45 billion barrels, or 145 billion gallons. http://tonto.eia.doe.gov/dnav/pet/pet_cons_psup_dc_nus_mbbl_m.htmIn the state of the union address, Bush proposed a mandatory annual target of 35 billion gallons.

 5. George Monbiot, 23rd November 2004. Feeding Cars, Not People. The Guardian. http://www.monbiot.com/archives/2004/11/23/feeding-cars-not-people/

 6. Nils Blythe, 23rd March 2007. Biofuel demand makes food expensive. BBC Online. http://news.bbc.co.uk/1/low/business/6481029.stm

 7. Eoin Callan and Kevin Morrison, 5th March 2007. Food prices to rise as biofuel demand keeps grains costly. Financial Times.

8. Keith Collins, chief economist, US Department of Agriculture. Quoted by Eoin Callan and Kevin Morrison, 5th March 2007, ibid.

9. Food and Agriculture Organisation, December 2006. Food Outlook 2. http://www.fao.org/docrep/009/j8126e/j8126e01a.htm

10. UNEP and UNESCO, February 2007. The Last Stand of the Orangutan. State of Emergency: Illegal Logging, Fire and Palm Oil in Indonesia’s National Parks. http://www.unep-wcmc.org/resources/PDFs/LastStand/full_orangutanreport.pdf

11. Wetlands International, 8th December 2006. Bio-fuel less sustainable than realised http://www.wetlands.org/news.aspx?ID=804eddfb-4492-4749-85a9-5db67c2f1bb8

12. http://www.biofuelwatch.org.uk/resources.php#2007Jan31

13. David Miliband, 14th July 2006. Malaysian Diary.http://www.davidmiliband.defra.gov.uk/blogs/ministerial_blog/archive/2006/07/14/1497.aspx

14. Commission Of The European Communities, 7th February 2007. Results of the review of the Community Strategy to reduce CO2 emissions from passenger cars and light-commercial vehicles. COM(2007) 19 final. http://ec.europa.eu/environment/co2/pdf/com_2007_19_en.pdf

15. HM Treasury, ibid.

16. E4Tech, ECCM and Imperial College, London, June 2005. Feasibility Study on Certification for a Renewable Transport Fuel Obligation. Final Report.

17. Robert F. Service, et al, 16th March 2007. Cellulosic Ethanol: Biofuel Researchers. Prepare to Reap a New Harvest. Science 315, 1488. DOI: 10.1126/science.315.5818.1488

George Monbiot
www.monbiot.com