You are here

Venezuela y Francia adoptan singulares medidas de solidaridad internacional





Venezuela y Francia adoptan singulares medidas de solidaridad internacional
  Econoticias 46

Internacional

Singulares medidas de solidaridad internacional


Citizens Energy Corporation, una de las organizaciones que participa del programa de subvención del gasoleo de calefacción donado por el gobierno de venezuela


El tráfico aéreo podría contribuir a la salud planetaria como propone el gobierno francés






24 Noviembre 2005. . La solidaridad internacional de los gobiernos es habitualmente interesada. Sin embargo, a veces puede estar revestida de humanitarismo. El indómito presidente venezolano Hugo Chávez está dispuesto a convertir su riqueza petrolífera en una moneda de cambio para demostrar que no todo es cuestión de dinero. Actualmente, suministra la mitad del petróleo que precisa Cuba a cambio de servicios médicos. Sin embargo, en esta ocasión ha dado un golpe de efecto en el propio corazón del imperio americano, del cual no es novedad alguna que es enemigo acérrimo de su modelo capitalista.

La compañía petrolera venezolana Citgo venderá gasóleo para calefacción a precios subvencionados a las familias pobres de los barrios de Boston y Nueva York en un momento de alza de este recurso, especialmente después del desastre del Katrina. Este proyecto de ayuda venezolana a los norteamericanos más pobres se gestiona a partir de dos ONG americanas: Citizens Energy Corporation - gestionada por Kennedy- y Mass Energy Consumers Alliance que cuentan con la colaboración de congresistas demócratas como Joseph P. Kennedy II, hijo del asesinado Robert Kennedy.

Estas entidades recibirán unos 45 millones de litros de carburante subvencionado que se venderá entre 60 y 80 centavos más barato que el precio de mercado. Los descuentos alcanzarán un valor de 14 millones de dólares y se calcula que beneficiará a unas 40.000 familias.  Citgo, la empresa que ejecuta esta acción es una filial de Petróleos de Venezuela, la compañía estatal que es controlada por el Gobierno, y vende gasolina en EUA. a través de 14.000 estaciones de servicio de propiedad independiente. La petrolera tiene ocho refinerías en territorio norteamericano que suponen el 7% de la capacidad de refino de EUA.

Al otro lado del Atlántico el presidente Francés Jacques Chirac anunciaba una idea para llevar a la práctica la erradicación de las grandes enfermedades que sangran a los países en desarrollo mediante una tasa sobre los billetes de avión. La nueva tasa aprobada por el gobierno francés pretende grabar a los viajes aéreos con entre 1 y 4 euros en el caso de los billetes de clase económica - según se trate de vuelos internos de la UE o con destino a terceros países-, y de entre 10 y 40 euros en los de primera clase o business. Su aplicación empezará el 1 de julio del 2006 y se espera recaudar del orden de 200 millones al año. Sin duda, es un cantidad modesta, pero en cualquier caso supone una medida que invitará a la reflexión de los usuarios del transporte aéreo. El presidente francés planteó por primera vez esta iniciativa en Enero 2005 en el Foro de Davos. Originalmente estaba concebida como una tasa mundial, destinada a combatir enfermedades como el sida o la malaria en los países pobres, para lo que podían recaudarse hasta unos 10.000 millones de euros al año. Sin embargo, la propuesta fue rechazada por gobiernos, como el de Estados Unidos. Así las cosas, la medida francesa se convierte en una peculiaridad (aunque se espera que  la secunden algunos otros países) de la necesidad de volcarse en los problemas globales

Lógicamente las compañías aéreas ya han señalado que esta medida puede afectar duramente a la competitividad del sector puesto que sólo afecta a los vuelos que embarcan desde suelo francés y su billete ha sido adquirido en Francia. Advierten que la medida puede poner en peligro de entre 3.000 y 4.000 puestos de trabajo amén de la pérdida de un millón de viajes al año por los viajeros que se pasarían al tren. También se critica que está mal concebida y aplicación deficiente. Sea como sea, lo cierto es que estamos frente a una medida singular, pero que se basa en aplicar lo que se supone son viajes de placer pues una cuota de solidaridad. Nadie duda que en el mundo global determinadas medidas unilaterales no son más que símbolos. Pero, si estos invitan a la reflexión bienvenidos sean.

Tanto el gasóleo para calefacción subvencionado para las familias con rentas bajas como la ayuda médica a los países no desarrollados son medidas excepcionales pero que invitan a debatir sobre el verdadero sentido de los impuestos o tasas. En el ámbito ambiental, aunque de momento puramente voluntario tiene interés la compensación de emisiones tóxicas a la atmósfera causada por los desplazamientos en avión para convertirlos en proyectos de cooperación internacional para conservar la naturaleza como ofrece la herramienta desarrollada por la Fundación Ecología y Desarrollo y la Fundación Natura bajo el título de CeroCo2.