You are here

2005 ¡ Ecomisión cumplida !





curvaSupTit.gif" border="0">
2005 ¡Ecomisión cumplida!

02112005_solar2
03282005_primavera2
05112005 veja bici
Simplicidad Radical 150
08132005_133
12012005 LEDS terra2

1. Aniversario: 10 años de Encuentro Solar
2. Seducción natural en las vías verdes
3. Dos años de bici totales
4. Simplicidad radical, el libro del año
5. Construyendo con balas de paja
6. Avances en la iluminación led eficiente


Con los leves toques de nostalgia que me han aparecido estos días, que más
bien son de recuerdo de lo lejano y también de lo perdido y vivido, me voy rápido a mirar la parte que me toca de ecologista narrador. Lo hecho este año de calendario que ya se acaba, puedes verlo en el calendario anual, por diversas razones no está todo pero está mucho de lo que he realizado, escrito con sinceridad y ánimo de eso, de animar a compañeros de especie a hacer con sus vidas todo lo que la creatividad y el tesón dejen, para la compleja y
emocionante labor de participar en el rediseño del mundo deseado por sostenible y solidario entre nosotros y de nosotros hacia todas las demás especies.
Pues eso, como hacen los periódicos con lo más destacado desde sus anuarios, yo lo hago desde este espacio, como si fuese un viaje rápido de enlaces por los recuerdos más latentes.

La bicicleta, mi apreciada máquina verde
A punto de hacer dos años de convivencia intensa, la relación de tecnopareja la llevamos muy bien, más de 3000 kilómetros juntos es un buen tramo. La he mimado y puesto guapa continuamente, eso sí, belleza naturalizada, lavado cuando tocaba y engrase prudente. Sobre todo he estado atento a otras bicis de mi entorno, y me he sorprendido de cómo las plegables han invadido la ciudad por la que más pedaleo. Y fuera, sobre las Vias Verdes, me he visto más de tres documentales de esas sendas para el gozo humano a pedales.

Acercándome a la tierra
En un proyecto de vida sostenible rural y activa, Mas Lluerna, he pasado muchos ratos de mi vida durante este año acabado, he aprendido cosas sobre los ciclos naturales de la vida, he conocido más árboles, más plantas y más especies animales, he participado en la construcción de un habitáculo que se está realizando con la mínima huella ecológica posible y he aprendido sobre la práctica que todo lo material tiene un valor que va más allá de lo imaginado. He viajado en un coche con motor diesel pero desconectado de los jeques petroleros, funciona con aceite vegetal local 100%.
No hace mucho visité el Centro de Biodiversidad Agraria en Manresa, tengo la necesidad de acercarme a los frutos de la tierra, no solo para disfrutarlos, sino para participar en su protección. Ah, no me he olvidado de celebrar los cambios de estaciones del año.

Reduciendo mi huella ecológica
Poner mi contribución en el proyecto Llum de Sol, una construcción con balas de paja, madera, tierra del lugar y lo justo de tecnología me ha ayudado a entender como con las manos en la masa, lo que sueñas puedes convertirlo en realidad, sobre todos esos que consumen lo mínimo de recursos para obtener satisfacciones básicas. Ha sido transformador participar durante agosto en el taller de bioconstrucción y convivencia en vida simple y luego seguir haciéndolo durante el resto del año hasta estos días, no solo he aprendido a construir estructuras, también y mucho a reforzar la amistad entre compañeros de especie.
Con mi viejo coche, ahora compartido y al que siempre digo que le quedan otros 15 años por lo menos, he realizado más de 4000 km, y en todos ellos me he atenido a los consejos para una conducción más eficiente energéticamente, correr menos y manejar la máquina con acierto me ha servido para ahorrar algunos cientos de litros de combustible. Y también he realizado gestos para descarbonizándome, es decir, para reducción mi dependencia del petroleo y sus emisones de CO2.

Sí, siempre por las renovables, hasta la victoria
Ahorro y eficiencia en el uso de la energía es lo más cercano que he tenido para la acción responsable. He participado en decisiones de compra de electrodomésticos, por supuesto de la máxima eficiencia, he cambiado más de 10 lámparas incandescentes por elegantes de bajo consumo. Soy usuario de Leds, desde una nueva luz frontal hasta alguna acción de la Guerrilla Eficiente en la que he tenido el gusto de participar, como la de hacer yogurt solar. No me perdí por nada la asistencia al Encuentro Solar de Granada, donde en poco tiempo pude aprender tanto. Y me he leído con devoción el último informe de Greenpeace, Renovables 2050. No he parado de animar algunas inversiones en colectores solares para agua caliente y he seguido cocinando con el sol todo lo que he podido, además he estado muy atento al acontecer de la revolución solar más cercana.
 
En la Guerrilla Eficiente
Ser miembro activo del comando Sol me ha aportado una riqueza inusitada, la de valorar lo que la creatividad, el humor y la acción directa pueden hacer para que cualquiera de nosotros podamos ser actores de una obra valiosa. Imaginación al poder y en acción siempre que puedas. La cisterna consciente, la iluminación con LEDS y lámparas eficientes, la colocación de economizadores de agua y energía han estado y seguirán estando en la lista de prioridades de los guerrilleros eficientes.
 
El Tour No Oil
Me encontré con Jim Merkel en varias ocasiones, e incluso pedaleé algunos kilómetros de esos días de alta intensidad en la Simplicidad radical, su libro, que lo he citado quizás 20 veces, está conmigo de cabecera, sus tablas las voy aplicando poco a poco, y de sus consejos hecho mano con asiduidad. Un gran tipo que me enseño que no hacen falta servilletas de papel cuando comes fuera, porque son parte de árbol transformado que puedes evitar. Aquí puedes conocer más sobre esa ruta con poco petróleo y mucho respeto por lo vivo.

De lo que me apunto a hacer para el 2006, ¡venga que tu seguro que también tienes lo tuyo apuntao!, lo dejo en unos días colocado aquí, iré retornando para colocarle la X de objetivo cumplido o no, aunque he planificado con mesura. Tener objetivos, mejor que sean simples y accesibles y alguno de los soñados, es la mejor terapia para ni por asomo tener amagos de caer en la desesperanza.

Me complace compartir contigo mis cómplices aventuras de un ecologista de a pie todo lo activo que puedo ser. Enamórate o sigue enamorado tu también, aunque suene infantil, de la historia más bella entre los humanos y la tierra que habitan, la ECOLOGÍA con mayúsculas.

Oye, si las uvas y el champán proceden de la agricultura ecológica, chapó, pero si no ha podido ser, chapó también, pero no te olvides el próximo sostenible 2006.



¿Por qué este diario?