You are here

Aterrizaje de alto coste y gran satisfacción

Aterrizaje de alto coste y gran satisfacción

09062006 Oruga ruda
09062006 Mariposa ruda

1. La sorpresa de estos días
2. y lo que será de aquí a un tiempo

 

Ahora que volar regalao está de moda tanto como verter toneladas de CO2 únicamente por darse placeres de ricos y afortunados que para nada responsables, equitativos y solidarios..., ahora que mucha gente volará a desayunar a Roma o París y volverá a casa para no pagar el hotel, porque sus probables vidas hipotecadas no les dejan darse más placeres que los de bajo coste..., ahora regreso yo a la cotidianidad y sin ninguna gana de volar por nada. Mi aterrizaje sobre la ciudad, vía cuatro ruedas y conducción eficiente toa la que puedo, fue sosegado y sin colas. Por cierto, me viene al dedo en plena furia del bajo coste indicarte un artículo crítico sobre el tema, Somos todos asesinos hasta que dejemos de volar, no te lo pierdas si eres de los que piensas que el volar barato es un cuento.

Atrás queda un agosto curioso, disfrutado en vida simple y también en vida acompañada, y es que tener la oportunidad de acercarse a los cercanos aunque sólo sean unas semanas es de agradecer. De periplos ya intentaré dejar constancia, y con más frecuencia, ya que un buen amigo me pasó ayer un artículo de una americana famosa por su diario y apunté con trazo grueso que para que no se muera un diario, dos entradas por semana, mínimo. Me disculpo ante lectores seguidores, que por lo que se hay más de diez, eso sí, quizás me exprese y divulgue sentimientos, acciones y recursos más de combate social y ambiental, porque joer, todavía nada me ha sacao de la desesperanza de ver tanta alegre gilipollez, tiranía y menosprecio de muchos miembros y sus clubs hacia lo vivo, lo bello, lo común, lo necesario, lo importante.

Quien también ha aterrizado en nuestra terraza a la vuelta de vacaciones es la oruga de la mariposa de la ruda (Papilio machao). La ruda, una planta cargada de mitología y efectos curiosos sobre el cuerpo, tiene en la terraza de la oficina un espacio, por lo visto ideal, para su desarrollo. Plantó en su día un miembro del equipo laboral la ruda y nos dijo que igual nos servía para aprovecharnos de sus virtudes popularizadas, atraer la suerte y el bien común a nuestras labores y de ello algo ha ocurrido, porque seguimos todos ilusionados con no alterar lo mucho que nos rodea y propiciar el disfrute y la cultura ambiental de todos los compañeros/as posibles de nuestra especie y de las otras también. Ver como lo vivo crece cerca de ti y disfrutar de sus colores, formas y procesos nos hace más humanos si abrimos los ojos y la mente queda despejada para atender lo mínimo a lo pequeño que siempre es hermoso.

Estamos en pleno flipe viendo como algunas de las orugas se andan preparando la crisálida y ya corren apuestas honestas sobre si prosperará la vida en nuestra pequeña terraza y en unos meses veremos volar una o más mariposas de simetría de colores y belleza natural, de la buena y agradecida para las pupilas. Dónde y cómo se lo montarán, en qué condiciones, en qué lugares, en qué tiempos, todas las preguntas nos acercan desde la maceta a lo más fascinante de la naturaleza, nos hace ello más equitativos y más humildes, te recomiendo disfrutar observando como los miembros de otras especies celebran el ciclo y gozo de la vida.

Y te cuento esto porque me he cansao de no querer ver miserias y cutrerios del acontecer humano durante las vacaciones. La probable cabeza separada del tronco volando por los aires de un humano en el momento que la eficaz bomba llega a su incierto destino me genera ardor interno mientras la muerte fluye en el Líbano y otros rincones menos mediáticos; el fuego económico y dislocao en Galicia quemando vida y aire limpio;  los cuatro vecinos, una familia al completo, caídos en acto de coche me llevó a valorar lo importante que tiene que ser a partir de ahora para mí el saludar desacelerando ritmo y mirando a los ojos a todos los cercanos; el querer entender porqué las medusas están en primera línea de costa y saber que muchos otros sólo se preocupan de no ser picados por ellas, me genera también conocimiento y responsabilidad.

Pero me reconforto todavía recordando los ratos y experiencias vividas en la Conferencia Solar y luego en el Encuentro Solar de Granada del pasado julio, y llegar a la ciudad y el laboreo deseado no ha hecho más que aumentar mi fuerza hacia ese mundo que deseo, ya no para mí, si no para los que también tienen derecho a mirar con alegría el presente y los que mirarán el mundo en el futuro. Por cierto, están disponibles los dossiers en cdrom de las dos actividades, nunca se dió tanto por 5 euros de colaboración, por cada tesoro informativo de cultura de la cocción solar y de las energías limpias.

No me pierdo por nada ese fin de semana de cultura energética que esta al llegar, dentro de las fiestas de la ciudad, los próximos 23 y 24 de septiembre, y claro, como todo lo que me ocupa, mueve e ilusiona te lo paso para que lo valores y también pienses en disfrutarlo.
¡ No te pierdas el Festival Solar ¡

Hasta dentro de poco

 
¿Por qué este diario?