You are here

Barcelona entra en Eurobike con Espaibici





Barcelona entra en Eurobike con Espaibici ##fechadiario##
En bici y tren camino del Eurobike 2008.

El estand de Espaibici en el Eurobike 2008 con la Morabike, Duopower y Demano como protagonistas.

Miguel y David, de Espaibici, con su galardón a la tienda "excelente" otorgado por Brooks

Ignacio y Pablo de Rotor Componentes Tecnológicos mostrando el trofeo a un esfuerzo empresarial sin parangón.

Velotto, una pequeña tienda de bicis urbanas en Zurich descubierta durante un paseo por la ciudad.





Puede que esto del Eurobike suene a rollete mercantil, pero resulta que en un pueblecito al lado del Lago Constanza, tan fácil de pronunciar como de escribir: Friedrichshafen, se celebra anualmente la mayor feria sobre bicicletas de toda Europa. Esta localidad, conocida por ser destino turístico y albergar el museo del Zepelin, cuenta nada menos que con un recinto ferial de casi 80.000 metros cuadrados que se complementa con 12.000 m2 de áreas exteriores para exhibiciones, 5.000 plazas de parking para visitantes y otras 1.000 para las empresas expositoras. En fin, que entre bosquecillos y campos de manzanos se da cita un evento que no pasa desapercibido en el mundo de la bici. Aunque está orientado esencialmente al profesional (más de 36.800 visitantes en el 2008 de 75 países), también tiene un día abierto a todos los aficionados que se zanjó nada menos que con 18.000 fans, que pudieron contemplar más de 200 innovaciones en el mundo de las ruedas, amén de espectáculos deportivos relacionados con la bici.

Un evento de este tipo, como se puede imaginar, reúne a las empresas líderes en el mundo de la bicicleta, o sea alemanas, inglesas, francesas, holandesas, etc. Por ejemplo, sólo en Alemanía –según datos del 2007 aportados por la German Association of Bicycle Wholesalers and Exporters (ZGA)– a través de la red de tiendas ciclistas se pusieron en el mercado 4,58 millones de bicicletas. De estas, 2,4 millones fueron manufacturadas en fábricas alemanas y 2,75 millones provienen de la importación de otros países, aunque por su parte este país exporta unas seiscientas mil. O sea, unos números que contrastan con las ventas de bicicletas en España, que no sobrepasan el medio millón de unidades y en su mayor parte son bicis de montaña para el deporte. En cambio, en Alemania se puso en marcha una campaña para promocionar el uso de la bicicleta para ir al trabajo, "Cycle to work", que supuso  –según confirmó la asociación VFS– que más de 130.000 personas se unieran a la misma y se incrementara la demanda de bicicletas urbanas de alta calidad.

Pero, a pesar de que la bicicleta en España tiene todavía un baja implantación, Eurobike tuvo alguna presencia española destacable: la de las bicicletas MSC, BH y Orbea, o de complementos como Buff. Pero lo que quizás cabe destacar son las aportaciones tecnológicas y en esto quien se lleva la palma es Rotor Componentes Tecnológicos. Su innovador sistema de pedaleo sin punto muerto -el rotor- pero, sobre todo, los platos ovalados Qrings, así como las potencias y otros accesorios de alta calidad, la convierten en una de las singularidades españolas en Eurobike. Además, los amigos de Rotor, en esta edición, pudieron lucir el "mallot amarillo" porque el campeón del Tour 2008 –aunque nadie lo sepa– tenía equipada su bicicleta con Qrings de Rotor. Así que como amante de esta tecnología (más allá de que sea de gran utilidad para competidores), siempre me he interesado por lo que aporta de ayuda al pedaleo y, por tanto, a reducir el riesgo de lesiones en las rodillas. Uno no puede más que alegrarse de que sus fundadores, Ignacio y Pablo, mostraran este "trofeo" en su pequeño pero concentrado stand, que no era sino una muestra del mucho esfuerzo que han puesto para que los platos ovalados Qrings rindan al más alto nivel deportivo.

La visita completa al Eurobike no se logra ni por asomo en un día, pues se calcula que las bicis expuestas se acercan a las cinco mil, y eso sin contar que hay zonas donde se pueden probar algunas de ellas y otras con exhibiciones que sorprenden a los que símplemente utilizamos la bici como sistema de transporte. En fin, una auténtica fiesta sobre dos ruedas. En este marco colosal, donde la bici es la protagonista del mayor espectáculo a pedales, una pequeña empresa como es la tienda barcelonesa de la bici urbana -Espaibici- se dio cita, optando a un miniespacio para exponer dos buenas tecnologías fabricadas en Barcelona: la bicicleta plegable Morabike y los sillines ergonómicos Duopower, a la vez que complementaron con los bolsos ciclistas con material reciciclado de Demano. En un espacio pequeño pero bien significativo, la presencia española añadió, pues, en esta edición, una nueva representación que, sin duda, cabe esperar vaya a tener continuidad dado el éxito que tuvo. Resulta interesante destacar que una pequeña empresa como Espaibici, que cumplió 5 años a principios del 2008, apueste porque los desarrollos tecnológicos a favor de la bici urbana salidos de este país tengan presencia propia en esta feria internacional (que lo es todo sobre el mundo de las dos ruedas). Una visión de servicio al mundo de la bici que sólo se les puede agradecer.

Pero la tarea de Espaibici, dedicada básicamente a prestar servicio a los ciclistas urbanos, tuvo también un pequeño momento de "gloria", pues uno de los expositores del Eurobike aprovechó la ocasión para otorgar un galardón a diferentes tiendas de toda Europa distinguidas como "tienda excelente". La empresa que se fijó en Espaibici es nada menos que el fabricante de sillines de cuero, la prestigiosa marca Brooks, que por primera vez ha querido reconocer  la manera peculiar de mostrar este producto de sus dealers. Espaibici recibió uno de los 50 sillines de la edición limitada que, a modo de trofeo, fabricó Brooks para las tiendas que en toda Europa han destacado a favor de esta marca. Lo cierto es que, aunque Brooks es un prestigioso sillón y bien atendido desde esta tienda del ensanche barcelonés, el objetivo de Espaibici es más bien aportar soluciones idóneas para cada ciclista urbano desde el compromiso por la calidad. Así que, para los que buscan un sillín con distinción como los de Brooks, la tienda de Espaibici los muestra con estilo. Pero para los que buscan un producto a favor de la ergonomía y la salud en el pedaleo, no dudan en aconsejar Duopower: porque, aunque no sea tan estético, protege las partes perineales tanto en mujeres como en hombres y además es un producto local.

Con este pequeño trofeo ciclista de Espaibici y el mallot amarillo ganado "en secreto" por Rotor, uno tiene todavía esperanza de que algún día en España la bicicleta se tome en serio como un vehículo para la movilidad urbana. Un Gobierno progre y con compromiso ecológico de verdad debería impulsar un plan renove de bicicletas urbanas y apostar por el desarrollo tecnológico del pedaleo en nuestro país, para que dejen de circular viejas bicis que se caen a trozos por el miedo a que a uno se la roben (en parte por dejadez de los cuerpos policiales, en parte porque los ayuntamientos tampoco ponen de su parte y en parte porque no hay cultura de invertir en seguridad antirrobo en la bicicleta, aunque esto es leña de otro costal) y que no incitan al pedaleo alegre y saludable. El parque de bicicletas alemán sorprende por la calidad de las bicicletas que circulan. Así que puedo imaginar que quizás algún día valoremos que la calidad de la máquina más verde es, como en cualquier herramienta, una garantía para el mejor servicio de la misma. Destaco de los colegas de Espaibici que hayan sabido imprimir su pasión real por la bici, razón por la cual ofrecen en su tienda un elenco único de bicicletas urbanas (citybike), plegables (folding bikes) y complementos para adaptar cada bici a las necesidades del usuario, pero sobre todo que sean bicis saludables. Por este motivo viajaron hasta Friedrichshafen. Como era de suponer para una empresa comprometida con las dos ruedas, lo hicieron en tren y bici, vaya, con un total ahorro de CO2. El tener un tren nocturno como el Talgo Barcelona-Zurich es una ventaja, aunque preste un servicio poco excelente en la realidad (no es diario, es caro, y va siempre con retraso de vuelta, amén de tardar 14 horas cuando podría hacer el recorrido en menos de diez). Pero lo del tren en España también es harina de otro costal, por mucho AVE que pongamos.


¿Por qué este diario?