You are here

Bobhanger, descubriendo la percha ecológica





Bobhanger, descubriendo la percha ecológica
##fechadiario##
Imagen de la patente de una percha del archivo de la Oficina Española de Patentes y Marcas fechada en el 1915.

Una percha clásica de madera no sostenible ni ecológica.

Detalle del bobhanger, la ecopercha del diseñador Joan Nadal patentada en el 2007.

Mi primera ecopercha con una no menos activista camiseta.

Cómo se prepara el bobhanger, un bonito y ecológico perchero de  diseño.





Entre diseñadores andaba el juego y es que se crían por separado pero siempre acaban juntos... Lo mismo que los dibujantes de cómic Jean Claude Mezières y Jean Giraud (Moebius), que llevan décadas colaborando juntos en álbumes de cómic que son puras joyas de arte gráfico y literario. Pero vaya, no va de cómics la historia de diseñadores que quiero contar. Resulta que hoy he conocido a Joan Nadal, un diseñador andorrano que ha colaborado a menudo con los proyectos de otro diseñador ya conocido en este diario, Josep Mora, autor entre otros diseños de reciente bicicleta plegable más rápida del mundo: la molabike.

De todos modos, lo siempre emocionante para mi de estar frente a uno de estos diseñadores es poder ser testigo en primera línea de su capacidad para imaginar. Y es que me resulta igual de placentero que cuando te cuentan un sueño. Pero si, como en el caso de Joan Nadal, su ingenio está a favor de la ecología, pues éste se eleva a las alturas. Es evidente que hay webs especializadas en esto de descubrir lo mejor del diseño mundial, como la conocida Treehugger, por citar una de popular. Aunque las hay más entrañables y más nuestras como la simpática Ecofactory, que nos descubre algo más que nuevas realidades en beneficio del medio ambiente... Pero bueno, a lo que iba, creo que por una vez se me ha puesto a tiro divulgar en primicia mundial un ecoinvento que me ha dejado pasmao: el bobhanger.

Cada uno tiene sus pasiones; la mía es la de colgar bien la ropa con elegantes perchas y considero que en esto de colgar la ropa, más allá de lo funcional, tengo sensaciones placenteras cuando se contemplan las prendas en toda su forma. Ver un mogollón de ropa en una tienda perfectamente colgada tiene algo de arte a la vez que de toque erótico, pero este último aspecto lo dejaremos aparcado. Así que frente a mi está Joan Nadal, que me muestra su ecoinvento, con el que ha trabajado más de un año hasta llevarlo a patente y hacerlo realidad. Pero lo interesante es que su ingenio tiene como punto de partida una preocupación ecológica personal: ver tantas botellas de agua mineral abandonadas y que podrían tener otra utilidad. Y así le nació la idea de la percha ecológica bobhanger; él mismo define BoB como el acrónimo de: Bottle "object" Bottle (Botella objeto Botella)... que es el triángulo que forma este ecoperchero para aprovechar las botellas vacias de agua mineral. Me comenta que las de 250cc o 330 cc son ideales para colgar camisetas (t-shirts) o ropa íntima femenina. En cambio, para camisas y prendas con más "percha" pues lo mejor son las botellas de 500 cc. Lo interesante es que el bobhanger es ideal para que las hombreras conserven su forma original. Además, facilita una mejor ventilación de la ropa, por lo que es ideal para que un vestido recién lavado se seque más rápido e incluso con una mejor forma. Por último, las botellas de plástico no dejan ninguna marca -como puede suceder con algunas perchas-, además es ligera y puede llevarse siempre encima, ya que plegada ocupa muy poco espacio y encontrar un par de botellas de agua mineral es de lo más fácil en nuestra sociedad, lamentablemente.

El precio -menos de 2 euros- en este lanzamiento es más que razonable, ya que se vende directamente desde el propio diseñador. Y si a alguien le puede parecer algo caro respecto a unos percheros de madera que al por mayor pueden comprarse por 1,2 euros, que recuerde que el bobhanger es totalmente respetuoso con el entorno, ya que el material es cartón reciclable. En unos días, la ecopercha de Joan Nadal va a ser el gadget estrella del salón de la sostenibilidad francés que se celebra en París a primeros de Abril. Y es que innovar en esto de la perchería no es tan sencillo y mucho menos con la genialidad que permite el bobhanger, reciclable al 100 % tanto el cartón como las botellas, a las que da un segunda vida. Todo sin olvidar que tiene un mínimo consumo en su transporte, dado que la ecopercha sólo pesa unos 20 g la unidad. O sea que no podía ser más interesante y, además, permite una personalización individual, ya sea con nuestro propio arte pintando sobre el cartón o, en ediciones impresas, por parte de alguien que quiere identificarse con un producto ecológico. La industria de los percheros tiene en el plástico su principal aliado y en la madera la elegancia. Ahora, con el bobhanger, a las perchas de todo el planeta les ha salido una hermana ecológica. En fin, tras haber podido mantener amigable diálogo con este diseñador andorrano que estudió en la escuela barcelonesa Elisava, que ahora reside en París y que fabrica sus bobhanger en Cornellá, pues como que me recuerda otras historias de bellos diseños. Sin ir más lejos, pronto aparecerá también la nueva cocina solar parabólica AlSol y que se fabricará, mira por donde, también en un taller de Cornellá, aunque en este caso su diseñador es alemán.

Y para terminar, me entero que el perchero  fue inventado en 1869 por el amerciano O. A. Norte. Aunque se explica que fue en 1903 que el empleado  Albert J. Parkhouse, de la empresa Timberlake Wire y Novelty Company de Jackson, del Estado de Michigan, quien, cansado de oír las quejas de sus compañeros de trabajo sobre la escasa cantidad de percheros de que se disponía en la fábrica, dobló un pedazo de alambre en dos óvalos y torció los extremos juntos para formar así un gancho, es así como fue inventado el primer gancho básico de alambre. Del museo de la Oficina Española de Patentes he pillado una sofisticada percha española de 1915... En fin, la de Joan Nadal es la simplicidad ingeniosa y, sin duda, constituye otro hito en el mundo de las perchas. El bobhanger nos permite escapar de un mundo dominado por unas pocas multinacionales de la perchería. Me alegra un montón poder dejar constancia de este tan interesante producto en este diario de emociones ecológicas... y eso sin quedarse colgado...


¿Por qué este diario?