You are here

Buenas noticias sobre petróleo y guerras





curvaSupTit.gif" border=0>
Buenas noticias sobre petróleo y guerras
 
05122004_petroleo
05122004_paz

 

05122004_moore

1. Sangre con petróleo, plato del año
2. Unico camino lógico
3. Moore en acción

 

 

Leer la prensa estos días tiene un punto de especial. Ya te habrás fijado de que el que petróleo está más caro que nunca en el mercado global fósil. Las economías de muchos países importadores tiemblan, entre ellos por supuesto el nuestro. Y es que la economía está en jaque, el barril a 37$, el precio máximo que se ha pagado en los últimos 14 años. Lo cierto es que no sé si algún día llegaré a entender como funciona el mundo de la macroeconomía, porque me pierdo. Ya con controlar mi microeconomía personal ando bien ocupado. Por más que lo intento, no comprendo la mecánica económica que mueve el sucio petróleo.

Lo que no ignoro es que una economía fósil dependa lógicamente de su fuente de energía asociada. Esto es evidente, todo lo que veo a mí alrededor, ya sean plásticos, medicinas, fertilizantes y alimentos, materiales de construcción, movilidad, etc, todo es petróleo barato. Siempre me ha parecido que Irak es el primer síntoma de una nueva relación con lo fósil. Estos días algunas compañías comienzan a desmentir que sus reservas son menos de lo esperado, en otras palabras que el petróleo barato está comenzando a acabarse. Los mentirosos hablan de que hay para rato, los sinceros avisan que igual esta década comenzamos a cepillarnos las reservas, vamos, que ya mismo nos hemos zanpao la mitad del petróleo que hay conocido en el mundo.

De todas formas, como sueño con una nueva economía basada en las energías renovables y limpias, cuando el mundo se intranquiliza yo me reafirmo. No sé si será o tendremos tiempo de que un petróleo cada vez más caro obligue a las economías a usar el sentido común global. Dejar de tirar CO2 como nadie, y evitar así que la Tierra se caliente. Quizás haya suficiente petróleo para no tener tiempo de quemarlo, ya que las consecuencias del cambio climático parecen visualizarse como imprevisibles y muy complejas para los terrícolas.

Quizás estamos comenzando unos buenos tiempos, aunque presumiblemente duros, para que las fuentes de energías limpias, que son limpias porque no ensucian y porque no contienen sangre humana, comiencen a mover los motores del cambio de paradigma social y energético.

Tengo que volar en breve y lo cierto es que me pesa mucho que mi huella ecológica pese tanto. Simplicidad es el único camino, y por ello me preocupa como recorrerlo, pero la sensación es que necesito avanzar más rápido. Ahora, es la mente la que está comenzando a presionar al corazón verde.

Y es precisamente por el control del sucio petróleo que hemos metido la mano en la más aberrante y humillante aventura  de los últimos tiempos. Irak es ya un Vietnam para los americanos y sus amigos mercenarios. Por lo menos alivia que los guerreros de aquí anden ya donde siempre tendrían que haber estado. Una retirada aunque sea tarde, es el mayor acto de humanidad que se ha podido realizar después de participar en la tragedia.

Los tiranos andan molestos porque en las cárceles impuestas, lo que siempre pasa en las guerras, ahora se retrata y vuela. La moralina bien pensante se avergüenza de lo que los representantes de su país sean capaces de retratar cuando humillan al débil.
Quizás aquello de que la tecnología también nos hace mas humanos sea bien cierto, unas cámaras digitales baratas igual sirven para desmontar una puerca trama y sus resultados con la burla a los servicios secretos más sofisticados del mundo.

Eso sí, siempre nos queda el entretenimiento necesario de un rellenito y bonachón norteamericano, Michael Moore, el director de la genial Bowling for Columbine. Ahora mismo a este artivista le están censurado su ultima peli, Fahrenheit 9/11 sobre las relaciones y negocios entre dos familias muy nombradas, los Bush y los Osama Bin Laden. Creo que le están haciendo la mejor campaña de publicidad de la historia, y es que muchos queremos saber más. 
Todo ello antes del paseo de los republicanos por Nueva York en agosto y de las elecciones de octubre, ¿qué votaría la gente si se le ocurre ir al cine a ver el montaje de un consagrado y ético director de cine, que dice verdades a raudales?
Después de todo lo se pueda suponer, yo casi no sé en que dirección meter mis neuronas. Bueno hay una cosa, no entiendo el futuro sin una vida simple, intensa, cercana, amigable, ligera, activa, responsable, crítica, solidaria, ecológica y antitodo lo que huele mal...


¿Porqué éste diario?