You are here

Comida solar y datos intolerables





curvaSupTit.gif" border=0>

Comida solar y datos intolerables

 
02192004_amicssolares

 

02182004_jani

Scheffleros Club

Janicke y el sol en acción

 

El lunes comenté la acción de preinstalación de un reflector Scheffler de 8 m2 para que se convierta en una cocina solar para el primer restaurant solarizado de Europa, y atender las actividades pedagógicas del Museo de la Técnica y la Ciencia de Catalunya en Terrassa (Barcelona).  Hoy el mismo club de admiradores de esta tecnología solar hemos tenido un breve encuentro. Estos amigos de la Escola Agraria de Manresa están montando la 2ª cocina de reflector Scheffler de 2 m2 en nuestra zona y han dialogado con Marta, nuestra experta en la tecnología, la cual les ha mostrado los detalles y truquillos a partir de la que nosotros tenemos. De momento sólo hay 4 cocinas Scheffler en el país, pero el virus tecnosolar avanza sin prisa, pero sin pausa.

Aprovecho para presentar uno de los centros de formación agraria ecológica y en energías renovables más fascinante que conozco, la Escola Agraria de Manresa.  Durante todo el año ofrecen formación profesional en temas de horticultura, fruticultura y ganadería ecológicas, gestión agraria, energías renovables y todo lo necesario para la formación del sector más importante en cualquier sociedad sostenible: los trabajadores rurales. En algunos momentos ofrecen cursos para ciudadanos de otras comunidades autónomas. Recomiendo, a los que estéis como esponjas buscando formación conozcáis a esta ecorganización y a los Amics de la Escola Agraría, responsables de la estupenda revista Agro-cultura.

Una de las más destacadas cocineras 0 emisiones que conozco, Janicke, nos ha brindado hoy una comida solar de rechupete. El limpio menú ha tenido de primero, ensalada variada, de segundo patatas cocidas, salteado de verduras, arroz risoto y sepia. De postre, un bizcocho insuperable.
Ha puesto en funcionamiento todas las cocinas y hornos solares de los que dispone la Fundación. Con una cocina solar parabólica Ksol 12 y un horno que funciona por acumulación de la energía solar, ha preparado platos para 6 comensales. Todos han quedado satisfechos; doy fe de ello por ser uno de los afortunados. Con la cocina de reflector Scheffler de 2 m2 ha preparado el salteado de verduras y la sepia. El postre, un supremo bizcocho a la mermelada de fresa con manzana, lo ha preparado con una cocina solar parabólica Ksol14 usando la olla solar negra. Esta actúa como un horno de aire caliente y en su interior se elabora, sin ninguna la más exquisita y limpia repostería.

Y no creáis que es fácil cocinar con el Sol en BCN por estas fechas. Cuando uno se programa, el riesgo de falta de radiación parece que aumente. Este otoño e invierno no han abundado los días limpios azulados. Pero, pronto, con la primavera y como si de un premio se tratara, los días de alta potencia solar se multiplicarán.
Una comida solar, con 0 emisiones de CO2 en su preparación es uno de esos gestos domésticos y sabrosos que se pueden realizar desde un balcón amplio o una terraza soleada, o desde cualquier jardín o huerto, o incluso en alguno de los numerosos espacios públicos. Estupendo sería disponer de una cocina solar por comunidad de vecinos y para su uso en la terraza comunitaria. Entorno a tan fascinante máquina es seguro que las relaciones vecinales encontrarían espacio para la armonía y el disfrute. Aunque quien más se beneficia, es la casa común.

Hoy he sido también asaltado por una noticia que me ha impresionado, produciéndome a su vez una inmensa rabia contenida. Hasta tal punto ha sido el nivel de emoción que casi se me salta alguna lágrima. Eso me ha ocurrido cuando me han pasado la información publicada en la prensa de hoy con el siguiente titular, España ya es el país que más invierte en investigación militar después de EE.UU. Jolín, cuan importante es medir las cosas; que necesario es manejar la información apropiada para poder generar una opinión crítica y contundente contra esa cultura de guerra de la que somos accionistas involuntarios.

No suelto mucho datos, para no abrumar. En los últimos 8 años, las inversiones en I+D militar han aumentado más en España que el ningún otro país del mundo. España destinará este año 1.373 millones de euros a I+D. De ellos 21,19 millones de euros serán para el desarrollo del avión de guerra Eurofighter. Destinamos el 0,25% del PIB para la investigación y el desarrollo militar. Cada día, 3,76 millones de euros, o mejor en las antiguas pesetas, casi 630 millones cada día. El lobby político-financiero-industrial de la cultura de la guerra, con frecuencia, llora pidiendo más dinero para invertir, ¡¡necios¡¡. Mientras, las investigaciones sanitarias recibirán este año seis veces menos de dinero que las militares: 221 millones de euros frente a los 1.373. No sigo, no puedo...

Recomiendo a todos los que tengáis un poco de tiempo e interés, el conocer la Campaña por la Paz: No a la investigación militar. Dos mil científicos ya se han comprometido a no investigar para la guerra. Yo sin serlo, pero considerándome investigador amateur de la vida simple y pacífica, además de admirador de todos los científic@s que trabajan desde la cultura de la Paz,  también voy a firmar,... y tu a que esperas...
 

 


¿Porqué éste diario?