You are here

De camino a un lugar en el sol: Parc Agroecologic de l’Ampurdan (I)





De camino a un lugar en el sol: Parc Agroecologic de l’Ampurdan (I) ##fechadiario##
silbador energético limpio y renovable

diversión colgaos de un pino


El silbido casi continuo de una aerogenerador Air 403 (aquí un video) me lo puso duro lo del descanso campestre nocturno, la culpable fue una casi tramontana, habitual por tierras de l’Ampurdan gironés, viento periódico conocido más allá de las zonas que ventila y no veas como. Al fin y al cabo he sido victima nocturna de la energía solar que mueve, con efectos retardados, corrientes de aire halla donde sea. La tienda de campaña de genial diseño y considerable diámetro, esas que se tiran al aire y caen ya montadas listas para entrar a hacer uso, fue el cobijo nocturno de unos humanos de vacaciones con pretendido mínimo impacto ambiental.

Tener la oportunidad de obsequiar con afectos en vez de con efectos/objetos se ha convertido desde hace ya un buen tiempo en lo único que me interesa compartir con los cercanos y animar en los lejanos. Y como me ha tocado coordinar una especial semana de hacer poco y disfrutar lo que se pueda en este mundo convulso, no cuento aquí con detalle el orgasmillo cósmico de observar las Lagrimas de San Lorenzo o lo que es lo mismo el mayor regalo estelar del año, hasta 70 estrellas fugaces por hora allá en la constelación de un tal Perseo: recursos utilizados: 16 km de coche con 4 ocupantes en busca de un cielo nocturno digno, ardua tarea, varias esterillas y un buen rato tumbaos pal disfrute de observar lo que pasa en otros mundos.

O tampoco detallo mucho el rato en el parque local, donde a parte de estrenar un kit de bádminton de 4 raquetas y una frustración deportiva, ...madre que baja forma la mía, nos costo, con guía en mano, identificar más de 5 especies de árboles, sabedores por la literatura y la evidencia visual que por lo menos hay mas de 20 en el lugar.

Para compensar nuestro analfabetismo vegetal y aprovechando una ruta móvil tirando CO2 por un tubo del ya un viejo utilitario, la parada para visitar un espacio lúdico de aventura entre árboles resulto tener un efecto de afecto extraordinariamente valioso. Dos horas de tirolinas y puentecillos colgantes, de acrobacias forestales entre enorme pinos y abetos en territorio de las grandes moles de la región, el Montseny, con segura seguridad nos dejo bien despiertos en nuestro viaje camino a un lugar en el sol: Parc Agroecologic de l’Ampurdan (II)




¿Por qué este diario?