You are here

De cicloturista solar por tierras de l'Empordà (II)





curvaSupTit.gif" border=0>

De cicloturista solar por tierras de l'Empordà (II)

 
04102004_bici5
04102004_bici6
04102004_bici7
04102004_bici9
04102004_bici10
04102004_bici11

1. Ruteros ilustrados
2. Tortugas y tortugos
3. Santa señal ecológica
4. Un puente de madera en el camino
5. Eril en pleno reparto del arroz solar
6. Cocina solar, bicis y humanos, ...menudo trio

 

 

La mañana ha comenzado con la planificación final de la ruta, que hoy se presenta divertida, larga y con sorpresa. Los amigos biciguías se toman con esmero el que haya el mínimo asfalto en la ruta, y echar mano de adecuados mapas les ha sido necesario.

Con buen tiempo, nada que ver con la previsión, y algo de viento, la bajada ha sido rápida y emocionante. Aunque he sentido caer una pieza, que luego he confirmado al no tenerla por la tarde. La primera parada ha sido Garriguella, donde mira por donde se celebra la VII Feria de la Garnatxa y el Brunyol de l'Empordà. El mundo ya está animado en santo sábado lo cual parece ser motivo para echar mano de vino y dulces. La garnatxa es un vino dulce, generoso y elaborado con la uva de esta variedad, y que una vez envejecida en barriles de buena madera, adquiere toda la riqueza de sus múltiples virtudes. Se elabora con las variedades garnatxa blanca y la roja, las típicas de la zona. Y como dice un cronista del lugar, la garnatxa y los buñuelos de la tierra forman un binomio perfecto. De ello doy fe, ya que me he me puesto fino de ambos en las catas populares ofrecidas en la feria.

En la misma población, la siguiente parada ha sido para la visita al Centro de Reproducción de Tortugas de l'Albera, donde se cría en cautividad la Tortuga Mediterránea, especie que está en gran peligro de extinción y que se mantiene en el centro como la ultima población peninsular. Nos ha servido para ponernos al día de tan lento reptil, y de como se corre para protegerlo.

Siempre por pista hemos ido camino del Parc Natural dels  Aiguamolls, aunque varios pinchazos han parado al grupo, que no se crean, mientras unos pocos reparan otros se conocen mejor y los más puestos se estiran como gomas para calentar músculos.

Y en el afán de no tocar asfalto nos hemos colado por caminos poco ciclables pero de alta belleza y las primeras aves, muy cerca de nosotros, nos regalaban sus vistas en apacibles charcas.

Por caminos embarrados mi bici apenas avanzaba; incluso caminando junto a ella y empujándola, se hacía duro moverse. Hemos pasado algún vallado y puentes de madera que han dado al itinerario un cierto aire de aventurilla rodada. Anulada la visita, por falta de tiempo, al interior del Parque dels Aiguamolls. Este paraíso es la segunda zona húmeda de Catalunya. Un montón de lagos y prados inundables en la confluencia de los dos ríos de la región, la Muga y el Fluvià. Ambos constituyen constituyen un hábitat privilegiado para la fauna, especialmente las aves acuáticas.

Rodando por un excepcional camino para bicis, caballos y humanos en el perímetro del parque y sobre la población de Empuriabrava, la caravana ha llegado a un área de esparcimiento donde nos espera Erik Tops, el más activo cocinero solar de la región y uno de los más convencidos de que las cocinas son realmente útiles. La mayoría de los días soleados el se prepara su papeo sin tirar CO2 a al atmósfera. Provisto de una cocina solar parabólica Ksol 14 y un horno solar nos ha preparado un arroz salvaje que ha causado sensación. Una charla sobre el funcionamiento y los truquillos del manejo de tan fascinantes artefactos ha sido como el postre.

Con la hora encima el pelotón ha partido rumbo al albergue, que no estaba cerca. Me he llegado a cansar, y eso que estoy probando un revolucionario sistema de pedaleo, el Rotor, del que en unos días comentaré con detalles. Por el camino otro pinchazo, y es que ir por pistas con cubiertas desgastadas no es nada práctico, una simple piedrecilla colada por un minúsculo corte es suficiente para reventar la cámara.

Ya con la noche a cuestas, no hay nada como una ducha frugal para relajarse. Después de la cena me sorprende ver como las compañeras de ruta son bailarinas excepcionales.


¿Porqué éste diario?