You are here

Decrecer, esa es la única cuestión





Decrecer, esa es la única cuestión ##fechadiario##
Libro para no crecer

Latouche y 300 decrecientes

Manual radical para el decrecimiento








De lo rápido que vamos hacia no se sabe bien donde, pero sí que cada vez parece que se intuye por más gente un destino emocionante, cuando se presta la correspondiente atención reflexiva claro, sale que el escenario no es el mundo feliz de tantos cuentos y sueños. Jolines...

Cuando el concepto de desarrollo sostenible ha calado en la mayor parte de los actores sociales, y cada uno le saca el partido que mejor le viene, algunos babean y otros dividen, resulta que en esencia no sirve para nada. Que siga avanzando una especie dominante de forma llamada sostenible en un biotopo de recursos limitados bajo la tutela del capitalismo salvaje es simplemente imposible, si no se desarrolla un cambio mental profundo y radical y se acaba con la gran pirámide asesina. Y esto nunca ha ocurrido, ni se ha comentado mucho, ni se quiere pensar en ello, porque es un camino muy duro. Creo que tardaremos mucho en asistir con la cabeza a lo real y mientras, lo que vaya pasando pertenece ahora a la evolución mágica e incierta de las acciones y decisiones de los humanos sobre este solo y genuino planeta.

Nos hemos olvidao que al contar lo que hay en la gran caja no hemos contao a las otras especies, quizás porque sólo pensamos en comérnoslas o en sustraerles sus espacios naturales. Aquí no hay desarrollo sostenible ético que valga. Los acomodaos globales no queremos acercarnos mucho a los números porque son para flipar, 1.000 millones de consumidores humanos lanzaos nos hemos cepillao ya el capital natural de la Tierra, 5.500 millones que restan nos quieren y siguen a toda pastilla, ¿donde están los recursos para este voraz y democrático apetito? No cuesta mucho imaginarlo, y que no hay para todos.

Hay veces que en mi interior se contiene una sensación de rabia, de duda, hasta de dolor por saberse beneficiario de una sociedad global cutre llena a rebosar de perdedores. La retahíla de términos que definen nuestro estado actual no te la cuento porque ya te la sabes, sobre todo lo referente al CO2 en la biosfera y los escenarios que ya vienen. Yo que destaco por mantener el ánimo contentillo para no caer en la desesperanza, debes saber que hago todo lo que puedo para que, por lo menos mi pisada sobre esta tierra, sea la mínima posible. Y es que se me ha metío en el tarro dejar la porción que no deboro por voluntad para que otros puedan simplemente intentar acceder a ella. ...romántico el nene.

Y qué hacemos 6.500 millones de humanos para que en esta bola cósmica podamos simplemente estar y dejar estar, esperar quizás a que el caos ordenado del universo nos altere algún parámetro y esto haga simplemente que dejemos de estar o seguimos jugando a la lotería sin premio en la que nos hemos enfrascao camino al destino incierto? Decrecer a nivel energético y de uso de los recursos es lo sensato, lo lógico, lo ético, lo humano superior, lo posible, lo más sencillo... Si no estás al día del término, aquí puedes leer qué es esto del decrecimiento.

Estuve hace unos meses en la presentación de un libro importante, Objetivo Decrecimiento,  dedicado a presentar de qué va esto de dejar de crecer y comenzar a decrecer en el desarrollo sostenible de una gran duda global sobre el futuro de nuestra especie. El comentario en esta web sirve de sobras para saber de qué va y si decides avanzar, hacerte con un ejemplar en alguna biblioteca o por inversión personal pensando en pasarlo a los que tienes cerca.

Esa presentación era el comienzo de una aventura en red fascinadora, ahora  llevo unos meses siguiendo el trabajo de preparación de la puesta en escena de las voluntades de una malla de personas y colectivos que han parido decreixement.net, (en catalán) defendiendo lo que creo, que la única solución a los problemas ambientales, energéticos y sociales es decrecer. Gracias a su ilusión y trabajo hace unos días me dio para disfrutarme la primera actividad de unas jornadas sobre ideas para deshacer el crecimiento y rehacer el mundo. Fue Serge Latouche el que llenó la Aula Magna de la Universidad de Barcelona, más de 300 humanos lo escucharon a él y a parte de miembros de esta necesaria red. El objetivo fue descolonizar el imaginario del desarrollo sostenible. Yo que de francés entiendo poco y además llegué algo tarde, me encontré sin receptor de traducción hasta que me tocó uno averiado, me gustó mucho compartirlo con una activista que me propuso poner entre su oreja y la mía el auricular.

Le siguieron los días posteriores varios espacios de activismo para decrecer, de ello ya van saliendo conclusiones. Otro libro se incorpora a la biblioteca del activismo, Sobrevivir al desarrollo, también del Serge y editado por Icaria.
La prensa ha tratado con gusto y aprecio el nacimiento del movimiento, y espacios de alto nivel informativo han dado cobijo al nuevo virus necesario. Me saco una pregunta con respuesta, de las muchas que han atraído estos días mi atención:
P. Dice que el desarrollo sostenible es lo mismo que no hacer nada. ¿Cuál es entonces la salida?
R. El desarrollo sostenible es imposible porque ya no podemos desarrollar más. Sólo lo que emite cada año la población mundial al respirar, unas 3 gigatoneladas de dióxido de carbono, es lo mismo que quema Europa de combustibles fósiles en un año.

En búsqueda de la temperatura del estado cultural activo sobre decrecieminto me encontré ayer un blog estupendo, que recoge videos y textos que seguro te van a ser de gran utilidad. No te pierdas los videos de Voces contra la globalización, divinos para saber y pillar energías de cambio y emitidos en TVE hace unos meses, aquí un diario.

Y por último y desde hace ya más de dos años, debo recomendarte el manual radical para simplemente ponerte en marcha hacia tu decrecimiento personal, Simplicidad Radical es ahora si acaso más actual, más necesario y útil para animar el camino arduo, duro y emocionante que tiene más sentido transitar. Déjame que te recomiende algunos ingredientes para la batidora emocional: mete una buena dosis de aprecio, equidad, humildad, compasión y compromiso con todo lo vivo ahora y lo que será después y sobre todo añade unas enormes dosis para el gozo en la alegria de vivir con sentido y compromiso.

Una muy sostenible decreciente primavera a punto de llegar.


¿Por qué este diario?