You are here

Descarbonizándome (II)





curvaSupTit.gif" border="0">

Descarbonizándome 2005 (II)

01072005_eco2
05162005_cisterna3
01072004_eco4
12012004_bolsa6

1. Acción de colocar un economizador Perlaqua en el lavabo
2. Cisterna consciente y ahorradora, a punto
3. Con electricidad verde de verdad
4. Elegante bolsa plegada


Descarbonizándome (I)

 

Continuo comentando más acciones personales que voy haciendo para quitarle a mi vida carbono, dejando paso a otras formas de funcionar menos sucias, que no es fácil del todo.

 

He colocado reductores de caudal en las griferías.

Siempre me ha parecido un despilfarro que salgan por los grifos la enorme cantidad de caudal y presión que es habitual en nuestros espacios. Los reductores de caudal permiten que salgan hasta la mitad menos y oxigenando el chorro no dan la sensación aparente que sale lo mismo, pero no. He instalado más de una docena en estos últimos tiempos, tanto en ducha como en fregaderos, y todo mi enotrno y yo mismo estamos contentos ahorrando agua divina y mcuha energía cuando esta es caliente, aqui tambien menos CO2. He utilizado siempre los de la marca Perlaqua, pues por ahora son los mejores que he encontrao.

 

He montado más de dos cisternas conscientes.
Mira cómo y conoce la campaña de la Fundación Tierra, puedes hacerte con las gomas, mejor de 14 cm de largo. Saca unas copias del documento y distribúyelas entre tus colegas para que puedan convertir su cisterna a eficiente en sólo unos minutos de divertida y amena acción ahorradora de recursos. El agua potable cuesta mucha energía de bombeo, depuración y tratamientos, por lo que cada litro ahorrado es una pequeña dosis de C02 evitado.

 

He contratado electricidad verde.
Es fácil, de momento  hay poco para elegir, pero hay una empresa pionera que cumple con sus promesas, ElectraNorte la cual comercializa electricidad verde de verdad, no como las grandes mentirosas, que eso sí, algunas avanzan a toda pastilla en las renovables aunque no quieren cerrar nucleares y siguen a toda máquina con la térmicas de gas.

Puedes mírarte su página web web, en la cual puedes obtener el contrato. Si tu instalacion está en orden no dudes en contratarles y en unos meses de gestiones por su parte tu dosis de electricidad se estará generando en algún lugar sin machacar ni calentar el planeta, menos CO2, menos combustibles fósiles y nucleares (que también cuestan muchas emisiones aunque sus parlanchines digan que las emisiones de CO2 no existe en ellas)

 

Viajo en tren siempre que puedo.

Soy un bicitren adicto, lo reconozco, la música del mp3 me sale mejor que nunca mientras voy disfrutando del paisaje y cuando este no existe por bello disfruto de los rostros de la gente. Apúntate a recorrer alguna Vía Verde,  a muchas se llega con tren. La bici es una herramienta del ecoturismo, el disfrute está garantizado y tiene un CO2 mínimo.

 

En el coche me aplico en la conducción eficiente.

Unas nociones de cómo ahorrar hasta más de un 15% menos haciendo poco mientras conduces me ha inspirado más calma y tranquilidad cuando conduzco el coche compartido con mi hermano, que suele ser poco y que cuando toca, disfruto con cierto amargor y continuo agradecimiento. Llevo un temporada haciendo más kilometros de los que me tocan, creo haber ahorrado entorno a 30 litros de gasolina durante este año que suman una reducción de emisones de unos 60 kg y me han dado para 500 kilometros más.

 

Pertenezco a una cooperativa de consumidores ecológicos.

No lo dudé. Me apunté volao a la que está más cerca de mis movimientos, compro el buen pan, algo de fruta, algunas hortalizas, todo de procedencia de la agricultura sin venenos, todo producido muy cerca de donde me lo como. Voy en bici con mi cesta y disfruto del transporte nutritivo.

He reducido progresivamente el consumo de alimentos envasados

Cada vez me nutro con más alimentos frescos, cuando compro envasados intento que sus envases sean los minimos.

Cuido siempre los pequeños detalles, que son poderosos para el cambio

Siempre llevo bolsas de tela y tambien de plástico (bien plegaditas como estas), rechazo siempre las que me entregan en los centros de consumo. Demasiado lujo tanto plástico de usar y tirar, despues de utilizar algunas como bolsa de basura. 

 

No uso cosméticos casi nunca, para los mosquitos me protejo con ropa, o en todo caso utilizando aceites vegetales. Ahorro todo el proceso industrial que mueve materias primas, quimica dura y transporte.

 

En breve en Montreal, se reúne todo el mundo consciente, político, industrial y social, para tratar de frenar las emisiones de gases promotores del cambio climático. Yo no estaré por allá, que se prevee activo en lo social, pero desde aquí me siento ya un ciudadano más PROKioto. Para el 2006, mis planes de un ciudadano con menos CO2 giran en entorno a una reducción según los niveles personales del 2005, en un 10% como mínimo. Tu ya me contarás tus pasos.



¿Por qué este diario?